KTM 250 EXC 2017, prueba y ficha técnica

Totalmente renovada, la 250 ha conseguido optimizar a su predecesora y mantenerse como el centro de atención, la moto de tendencia, la más relevante enduro 2T del momento. Montura divertida y locuaz, de gran imaginación con mucho ingenio y gran percepción.
Santi Ayala | Fotos: Jaime de Diego -
KTM 250 EXC 2017, prueba y ficha técnica
KTM 250 EXC 2017, prueba y ficha técnica

Mucha expectación había ante el nacimiento de las nuevas KTM de enduro «model year 2017». Renovar lo exitoso no siempre resulta fácil, sobre todo cuando representas la referencia y eres la líder que todos miran y al que las rivales vigilan. Incluso aunque tengas asegurada una gran base de fans incondicionales pasar del éxito al fracaso, a veces, tiene una distancia muy corta. No vale todo, el público no traga todo y vivir del éxito pasado es una errónea posición. Centro de todas las miradas, el número 1 siempre tiene la obligación de desarrollar, de modernizar y de intensificar sus virtudes, corrigiendo sus defectos. En Austria han realizado minucioso trabajo para agrandar los valores de sus motos con atributos mejores bajo un slogan claro “lighter, stronger & faster”. O lo que es lo mismo, como se diría en argot olímpico, “citius, altius, fortius” -del latín, más rápido, más alto, más fuerte-.

Obsesión

El peso representa uno de los aspectos a los que en KTM siempre le han dado mucha importancia. Rebajarlo ha sido una constante en su trabajo evolutivo de sus modelos y en la nueva EXC han dado un notable paso para meterse en la «linde de menos 100». No vamos a repasar todas y cada una de las novedades (ya lo hicimos con motivo de la presentación en MOTO VERDE 455) pero sí un detalle sobre el motor. Más compacto, ligero, con detalles como los 8 mm más elevado que antes que se posiciona el embrague o los 27 mm. que se ha elevado el cigüeñal. Con el motor de arranque integrado ahora en el bajo cárter, olvidando el «añadido» anterior sobre el rotor del encendido. ¿Resultado? Mejor centralización de la masa para aportar más manejabilidad, condición presente en todo momento en esta nueva moto. Y otro detalle del motor, es el retorno al uso del eje de balance. Puede parecer un contrasentido que, teniendo los ingenieros la premisa de aligerar todo lo posible, se haya montado una pieza que suma gramos, en vez de restar. En Austria dicen que el haber ganado tanto peso de otras partes les permite la ventaja de poder montar el eje y, aun así, lograr que la moto sea en su conjunto más ligera. Un «gol» a la competencia que no dispone de este interesante artilugio, eliminado años atrás, por motivos de aligerar y de disponer de una respuesta más chisposa del propulsor, pero que de la mano de KTM vuelve a primera plana, para eliminar vibraciones que reporten mayor confort al conducir y más fiabilidad de las piezas con menor desgaste por las oscilaciones.

Quizás el componente que está generando más debate es el nuevo carburador Mikuni en detrimento del anterior Keihin. Cuestionamiento que ha aparecido entre los que ya tenéis la moto y habéis sentido las reacciones del motor y la sensibilidad ante los reglajes. KTM decidió el cambio por motivos de poder superar mejor la normativa de contaminación así como porque contribuye a que la respuesta sea más suave y la entrega de potencia más controlable. Añadid que, según KTM, el Mikuni se ve menos afectado en los reglajes por factores ambientales como la altitud y la temperatura.

De la parte ciclo, es la suspensión WP, actualización de la estructura precedente pero sin resultar una completa renovación de lo conocido, con la horquilla rebautizada con el apellido Xplor y el amortiguador PDS en formato 2017 -visible por su mayor botella de gas, además de que vuelve a la orígenes con el muelle blanco, depósito negro y cuerpo plata-.

Tras haberla probado en la presentación oficial, ya en el lejano mes de mayo, donde me quedé con buenas sensaciones, rodando sobre el terreno catalán de la finca Les Comes, tenía muchas ganas de exprimirla en los recorridos habituales que uso de pruebas, dos en esta ocasión, uno por Madrid y otro en Alcañiz, Teruel. Sabéis que nunca monto ni pruebo suelo y que gusto de contrastar opiniones, formato que he mantenido.

Opinión general, antes de arrancar, es que la 250 se ve muy pequeña, muy compacta, que en parado ya se nota su ligereza. Confirmado en nuestra báscula -por la que pasan todas las motos que probamos, los únicos que lo hacemos- resolvemos la duda. La cifra del peso real: ¡101,2 kg.!, nada menos que 2,5 kilos por debajo del modelo anterior aunque, resulta cierto, que, al menos nuestra unidad, no pesa los ¡100 kilos declarados por la marca! Llena, esta 250 pesa 108,7 kg -lo mismo que muchas de sus rivales 2T pero en su caso ¡vacías!-. Resulta incuestionable que en materia de peso, KTM ha dado dos pasos delante en el aumento de la ventaja sobre la competencia, posición que va a tener durante años, pues, para aligerar, hasta esas cifras, las otras marcas tendrían que hacer otros motores, lo que ahora mismo parece poco probable.

Fichas Técnicas

KTM

EXC 250


Comenta el artículo

Publicidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.