Qué moto comprar: Scooter 125

Las scooter 125 han incrementado sus ventas de manera espectacular en el último año. Los efectos de la crisis han contribuido a dejar el coche y apostar por una de estas scooter perfectas para la ciudad. Recomendamos las 20 más vendidas hasta ahora en 2012.

Motociclismo.es | 25/07/2012
Votar
0 votos

El nombre de Dink es uno de los más arraigados en el panorama español del scooter y en buena parte responsable del actual prestigio de que goza KYMCO en nuestro país. Desde el primer Dink hasta este Super Dink, pasando por el Grand Dink, esta denominación ha estado asociada a modelos muy bien dotados en cuanto a equipamiento, de gran confort, pero también con una estética un tanto particular. El Super Dink rompió ese tabú, con una imagen perfectamente al  día y con actualizaciones importantes también en su diseño, como por fin un hueco bajo el asiento con capacidad para dos cascos integrales. El motor (de última generación) está también a la altura, con refrigeración líquida, cuatro válvulas e inyección electrónica. En el aspecto negativo, el gran puente central motivado por un nuevo chasis más reforzado, y un asiento demasiado duro.

Pese a definirse, según Honda, como un scooter económico, el nuevo Honda PCX 125 tiene una completa serie de innovaciones tecnológicas realmente interesantes. Entre las más destacadas se encuentra el sistema de "paro al ralentí", que cuando está activado (mediante un interruptor en el manillar) detiene el motor después de tres segundos de funcionar al ralentí y poniéndose de nuevo en marcha con tan solo girar el puño de gas, con el fin de no malgastar gasolina en los semáforos. El motor de arranque es del mismo tipo que ya vimos en el Zoomer, sin escobillas, muy silencioso y que a la vez ejerce de dinamo con la moto en marcha para ofrecer corriente al encendido. En su parte ciclo hay que destacar sobre todo las dos llantas de 14 pulgadas, que le sitúan a medio camino de los «rueda alta» y el prominente puente central, muy poco práctico.

El éxito siempre ha acompañado al Honda Scoopy, desde su primera versión de 80 cc y dos tiempos hasta la que ahora nos ocupa: 125 con inyección electrónica y motor cuatro tiempos. Uno de sus principales reclamos reside en sus llantas de 16 pulgadas. En 2009 recibió una completa  revisión estética en la que se afilaron las líneas y se añadió una pequeña cúpula. Para mayor control se redujo la altura del asiento. Por fin, a petición popular, incorporó un disco trasero. Ofrece mayor estabilidad y aplomo que los scooter de rueda pequeña. En ciudad ofrece confort y absorbe muy bien los baches precisamente por su medida. El motor, la parte ciclo y la postura de conducción son una delicia. Están disponibles una versión "Sporty" y otra Confort (con detalles estéticos lujosos), ambas con baúl opcional, para compensar la escasa capacidad bajo el asiento.

Todo en el Honda Scoopy 125  ha cambiado para que todo siga igual. Es decir, la marca japonesa ha corregido las carencias del Scoopy anterior para que vuelva a ser el scooter más vendido. ¿Cómo lo ha hecho? Básicamente, aumentando su capacidad de carga bajo el asiento para que le quepa un casco integral, montando un caballete lateral y montando un motor totalmente nuevo que mantenga el nivel de prestaciones que ya eran buenas en el modelo 2009, pero que consiga rebajar el consumo por debajo de los 3 litros a los 100 km.

Hace ya unos años Suzuki metió en una coctelera todos los ingredientes para el scooter urbano perfecto y nació el Suzuki Burgman 125 , modelo compacto, ágil, manejable y con una capacidad de carga que sus rivales aún siguen envidiando. Su geometría permite ratonear libremente en el tráfico de la ciudad, su pantalla de última adquisición soluciona sus primeros problemas de protección aerodinámicay su bajo asiento hace sentirse cómodo y confiado hasta al más inexperto. La frenada integral aporta mayor seguridad y sólo un cuadro de instrumentos un poco sencillo deja algo que desear. Este año Suzuki ofrece además dos nuevas versiones Executive y Racing con un equipamiento y acabado especial, costuras de color en el asiento, horquilla en negro, faro en azul, llantas negras, pantalla con derivabrisas para el primero y una decoración muy deportiva para el segundo.

PRUEBA DE SCOOTERLIFE DEL SUZUKI BURGMAN 125

El objetivo del KYMCO Agility, disponible en versiones de 50 y 125 cc, ambas con motores de 4T refrigerados por aire, está bien claro: ser una herramienta útil, funcional y económica para desenvolverse en el día a día urbano sin más preocupaciones que alimentarlo con poca gasolina. Una buena muestra de estas intenciones es el uso de plásticos pigmentados (no pintados) en su carrocería, más sufridos, o detalles que se agradecen mucho en el uso cotidiano, como la plataforma plana con gancho para bolsas o unas dimensiones en las que se ha cuidado especialmente la estrechez, clave a la hora de salvar atascos. Otro detalle práctico en el caso de la versión de 50 cc es el asiento transformable en monoplaza, que permite aumentar la capacidad de la parrilla portaequipajes trasera. KYMCO ha lanzado una versión del Agility “naked”, con manillar al aire.

La Piaggio Liberty es todo un clásico dentro de los rueda alta. Aporta como principales valores una elegante silueta de estilo neoclásico, y unas dimensiones más contenidas que en sus rivales más directos, a los que supera en ligereza y agilidad. Como hasta ahora, los Liberty siguen disponibles en dos cilindradas, (125 y 50 cc), aunque en 2011 recibieron retoques en la parte ciclo, estéticos y ergonómicos; entre otros, llantas de diez palos y asiento más bajo. La plataforma plana compensa un hueco bajo el asiento puramente  simbólico; llantas de 16 pulgadas. El conjunto es ligero y está pensado también para el público femenino, tanto por sus formas como por facilidad y las sensaciones que ofrece su parte ciclo. En las versiones de 50 cc podrás elegir entre motores 4T o 2T, o aprovechar la convalidación de carnet con el 125 en varias versiones.

PRUEBA SCOOTERLIFE DEL PIAGGIO LIBERTY 125

El X-Max 125 se renovó a finales de 2009. Aunque ha perdido parte de sus cualidades GT a cambio de mayor deportividad, hay que reconocer que visualmente el X-Max es mucho más atractivo que su anterior versión. Mantiene una capacidad de carga envidiable, con un maletero digno de ese nombre, en su interior entran dos cascos integrales sin problemas. Su moderno propulsor es una delicia tanto por funcionamiento, carece de vibraciones, como por su tacto, muy progresivo, y, aunque se muestra un tanto soso al primer golpe de gas, en cuando coge algo de velocidad, sus prestaciones son más que notables. Pero la principal novedad es la incorporación del ABS, un sistema eficiente que viene a reforzar la seguridad de este GT de bandera. Nueva también es la versión especial Sport que viene con parabrisas corto, respaldo para pasajero y asiento bicolor.

La Vespa LX Touring nace inspirándose en las múltiples posibilidades de personalización de Vespa. En una única coloración bautizada Marrón Terra di Toscana, la nueva serie especial de Vespa hace referencia a su carácter de gran viajadora. Los portaequipajes cromados de serie enriquecen el cuerpo rígido y compacto tanto en la parte delantera como la trasera de este scooter, e incrementan de manera notable su capacidad de carga. La cúpula, redondeada y transparente, envuelve el ojo de Vespa, otorgándole un toque de elegancia y aumentando la protección frente al viento. Su moderno propulsor dotado de inyección electrónica, sigue siendo un ejemplo de equilibrio entre prestaciones y suavidad, siendo muy agradable y elástico. Además, Vespa, sigue ofreciendo en su catálogo las versiones de 50 cc, con motores de 2T y 4T, respectivamente.

PRUEBA SCOOTERLIFE DE LA VESPA LX 125.

Ya le tocaba el turno al más pequeño de los rueda alta de la marca taiwanesa. El Symphony S estiliza sus líneas y es ahora más sofisticado, en línea con la evolución de los gustos de los usuarios de scooter de Europa, mercado en el que está entre los más vendidos desde su mismo nacimiento. Los cambios se aprecian principalmente en el frontal, con diversos cromados y una nueva parrilla en negro, que le da un toque más exclusivo y elegante. Aparte de estéticamente, el Symphony también cambia por dentro, adoptando el nuevo motor "carburado" de 125 que supone un incremento de potencia en torno al 16 por ciento con respecto al modelo anterior. Además monta amortiguadores traseros regulables en precarga. Por lo demás, sigue siendo un excelente scooter para ciudad, con su plataforma plana y un hueco bajo el asiento en el que cabe un casco integral.

Después de unos años ausente, Honda vuelve al mercado de los ciclomotores con la versión de 50 cc de su Honda Vision 110, que tanto éxito ha cosechado en los primeros meses de su lanzamiento. La marca del ala dorada ha desarrollado ambas versiones a la vez, por lo que la economía (de adquisición y uso) y la calidad de los materiales están garantizadas. Con los 5,5 litros de depósito el Vision puede recorrer, según Honda, más de 286 km, un buen punto a favor para un scooter ciudadano. Su espacio de carga bajo el asiento permite alojar un casco integral y alguna cosa más y dispone de guanteras abiertas en el escudo. Monta tambor trasero, pero lo compensa manteniendo la frenada combinada. Su motor es un monocilíndrico 4T con inyección electrónica y refrigerado por aire forzado. Pesa en torno a 100 kg así que estamos ante uno de los scooter más ligeros.

El desenfadado Peugeot Tweet puede considerarse heredero del concepto del desaparecido Looxor como opción económica de rueda alta dentro de la gama de la marca francesa, dejando al Geopolis para los que buscan algo más exclusivo en cuanto a equipamiento y precio. Con una estética moderna y a la vez elegante, este modelo se ofrece en dos posibilidades de motorización, 50 y 125 cc, ambas de 4T y refrigerados por aire. El aspecto práctico y ciudadano se reafirma en detalles como una amplia plataforma plana o un hueco bajo el asiento mayor que la media de su clase en el que tiene cabida un casco jet con visera. La versión de 125 cc cuenta con frenos de disco en ambas ruedas (de tambor trasero en el 50 cc) y un neumático trasero de mayor sección, con llantas de 16” en los dos modelos. El Tweet está también disponible en versión RS con decoración deportiva.

Pocos lo esperábamos, puesto que justo en 2010 les llegó una profunda remodelación, pero la apuesta de SYM por su GTS 125 EVO es total y  va a renovar toda la gama. En 125 habrá versión alimentada por inyección y otra más sencilla y económica de carburador. El cambio estético es total y espectacular y se nota, sobre todo en el frontal. Las ópticas son totalmente nuevas y sólo mantienen del anterior modelo las luces de día de LED. Viene equipado también de serie con luces antiniebla (en los laterales) y los intermitentes se han mudado a la carcasa de los espejos retrovisores. Su pantalla se ha alargado y su carrocería es también más envolvente y protectora.  Su asiento cuenta con soporte lumbar para el piloto y respaldo para el pasajero. Su instrumentación también ha cambiado dominando la información analógica. En la guantera tiene toma USB de 5V.

La Daelim S3 125 se ha convertido en la estrella de la marca coreana. Monta un moderno motor de refrigeración líquida e inyección electrónica y supone la máxima expresión de la marca coreana pese a su cilindrada de 125 cc. Se trata casi de un “GT” por sus generosas dimensiones y completo equipamiento, en el que destaca el asiento de doble nivel con respaldo regulable para el conductor o la llave de contacto “inteligente” (funciona por proximidad a la moto) con inmovilizador electrónico. La instrumentación es también muy completa, combinando información analógica y digital. La altura de asiento es muy reducida, permitiendo llegar con comodidad al  suelo. En el hueco bajo el asiento caben dos cascos (uno de ellos integral). La plataforma plana, compensa en parte este problema. La versión Touring monta pantalla alta y respaldo para el pasajero.

Con unas líneas muy similares a las del X-City, la Yamaha X-Enter llega al mercado para cubrir un hueco que existía en el catálogo de la marca de los diapasones: un rueda alta ciudadano. La propuesta de Yamaha es un scooter por tres mil euros, que no deja de lado la tecnología. El propulsor, monocilíndrico de 125 cc 4T, refrigeración líquida e inyección, es muy compacto y monta un pequeño radiador lateral. Como buen urbanita, su plataforma es plana y ofrece frenada combinada. La suspensión trasera se confía a un único amortiguador horizontal. Ni la capacidad de carga ni la protección aerodinámica son sus puntos fuertes, por ello se ha lanzado la versión Urban Edition,con baúl y pantalla alta, con un ligero sobreprecio. Su agilidad es brutal, con un radio de giro casi de bici. Su instrumentación es completa y toda digital, con ordenador de a bordo.

El concepto es el ya conocido de la saga Dink, un scooter GT compacto, pero que ofrezca gran agilidad en ciudad y ahora con inyección. KYMCO Grand Dink propone una modernización total, pero manteniendo la amplia plataforma plana con gancho portabolsas del modelo precedente. La calidad es muy superior y se nota en detalles como el doble amortiguador hidráulico que mantiene el asiento elevado, los dos amortiguadores traseros regulables en precarga y el hueco bajo el asiento con luz de cortesía, de forma rectangular en el que cabe un casco integral y una chaqueta de verano o un chubasquero. La frenada es de disco en ambos trenes y dispone de una práctica guantera en el escudo. El frontal es su parte más característica, con su doble parrilla y una gran óptica que abraza también los intermitentes. Su instrumentación combina información analógica y digital.

La versión Evo sustituyó en 2010 al X7 estándar, manteniendo sus lineas puras y muy armoniosas, con un diseño que entra por los ojos. Así mismo dispone de unos acabados a la altura de lo que se puede esperar de una marca líder en este segmento como es Piaggio. Su cuadro de instrumentos es visual, pero tiene la información justa. Por ergonomía y protección, su gran pantalla se nota una barbaridad, es un scooter a medio camino entre un "gran turismo" y un ciudadano. No dispone de un gran hueco debajo del asiento, de hecho no entran dos cascos integrales, sin embargo, sus cuadradas formas sí permiten albergar un ordenador portátil. El propulsor de este X7 Evo es el LEADER de Piaggio de última generación, es decir, un monocilíndrico refrigerado por agua e inyección electrónica, con una respuesta progresiva y llena desde bajas revoluciones.

Siendo ya un modelo bien conocido y apreciado, la última evolución del Sportcity presentada en 2009 copia la estética de su hermana mayor de 300 cc para mejorar en equipamiento y ergonomía de anteriores versiones. Su estética es de sobra reconocida ya que se trata de uno de los «rueda alta» más populares del mercado, con plataforma plana y escasa protección. La instrumentación es básica pero suficiente, y la guantera frontal permite mayor capacidad. El asiento es cómodo para piloto y pasajero y su tapizado adherente. Bajo el asiento, debido a las dimensiones del neumático trasero, la capacidad es limitada, por lo que sólo se puede guardar un casco abierto. La parte ciclo se completa con suspensiones de cómodo reglaje y discos de freno en ambos trenes. El apartado motriz no varía, el motor LEADER de Piaggio se muestra enérgico en la ciudad.

En Europa se comercializa bajo las siglas PS («Perfect Scooter»), pero a nuestro país llegó como Honda Passion 125 , y desde su aparición se ha encargado de no pasar desapercibido y sustituir a sus hermanos Dylan y @, ya descatalogados desde 2009, ya que se situaba a medio camino entre ambos, aunque los nuevos tiempos le permitan al Passion un plus en tecnología al contar con inyección electrónica, acercándose más a los Scoopy aunque más asequible a los bolsillos. Esto le confiere una buena autonomía y economía de consumo. La frenada del Passion es combinada; en su contra hay que poner el tambor trasero. La suavidad de su propulsor es marca de la casa, progresivo, dulce y, aunque las suspensiones son cómodas, su horquilla es algo blanda. Adicionalmente, se comercializa una versión denominada «Sport», sólo diferenciada por su decoración deportiva.

PRUEBA DE SCOOTERLIFE

Lo especial del carácter del Daelim Besbi se encuentra, sin duda, en lo estético, ya que combina sus compactas dimensiones con plásticos curvados, cófanos simulados, multitud de cromados y otros detalles de acabado, todo ello montado sobre unaparte ciclo simple, robusta y sólo penalizada en el apartado dinámico por el reducido diámetro de llantas y neumáticos. La parte ciclo se completa  con suspensiones de recorrido contenido y una práctica combinación de disco delantero con un espartano tambor posterior. En cuanto a equipamiento, en ausencia de la guantera delantera, el suelo plano compensa la falta de espacio, a lo que se suma un espacio bajo el asiento de escasa capacidad. Sin embargo, el atractivo del Besbi distraerá la atención de estas carencias ya que,  sobre todo, su principal reclamo consiste en ser un scooter diferente y atractivo.

KYMCO Like, que se ofrece en cilindradas de 125 y 50 cc, ambas con fiables motores de 4T refrigerados por aire, se presenta con una agradable estética de líneas claramente retro, pero sin entrar en excesos los barrocos repletos de cromados de otros modelos. La amplia plataforma plana, junto con la guantera cuadrada tras el escudo y el baúl trasero opcional compensan un hueco bajo el asiento en el que no llega a caber
un casco integral por culpa de la ubicación del depósito de gasolina. Aparte del motor, la diferencia más importante entre ambas versiones la encontramos en el freno trasero de tambor y la suspensión trasera por un solo amortiguador del modelo de menor cilindrada, contando con llantas de 12” en los dos modelos. La amplia ergonomía y la escasa altura de asiento acaban de configurar un interesante y atractivo scooter urbano.

PRUEBA DE SCOOTERLIFE

El mayor golpe de efecto el nuevo Scoopy lo da con el hueco bajo el asiento con espacio para un casco integral. Aquí es donde marca la diferencia real con su competencia y es la característica que le puede abrir las puertas de un nuevo cliente que nunca se había planteado comprarse uno. Y también es un puntazo a favor la posibilidad de adquirirlo con ABS.

Respecto al motor, Con el llamado ESP (Enhanced Smart Power), Honda ha conseguido sus tres grandes objetivos: en primer lugar, construir un motor que pueda montarse en todos sus modelos de 125 cc. Segundo, reducir el consumo y las emisiones para pasar "de calle" las restrictivas futuras normas sobre emisiones de CO2. Tercero, atraer la atención de los usuarios con detalles tecnológicos como el "Idle-stop" (el motor se para en los semáforos), que ya ha seducido a miles de personas.

La firma india ha dado un nuevo paso al lanzar el mismo modelo con un propulsor de 200 4T. Por dentro de la LML Star 200 4T encontramos un motor más grande, con culata de dos válvulas, carburador Keihin de 20 mm y refrigeración por aire forzado, con una potencia declarada de 11,7 CV a 6.250 rpm. Pese a que el scooter es fabricado en India, la supervisión técnica sigue a cargo de LML Italia, con la patente que dejó Vespa en una de sus factorías en aquel país. Así pues, hallamos un motor sencillo que permite hacer incursiones más seguras por vías interurbanas. En cuanto a versiones, LML vuelve a desplegar velas con cuatro terminaciones (Classic, Glamour, Vintage y Prestige) y sus 18 combinaciones de colores.

Es un scooter grande y voluminoso, de hecho comparte con su gemelo de 350 cc toda su estructura amén de la parte ciclo. Su peso lleno supera los 200 kilos, aceptable para un 'tres y medio' pero excesivo para un 125. Y eso que Piaggio le ha dotado con la última evolución de propulsores de la firma italiana, con inyección electrónica, culata de cuatro válvulas y 15 CV de potencia. El X10 es el primer scooter de la historia con control de tracción desconectable, se llama ASR y, en contra de lo que se pueda pensar, se trata de un sistema muy sencillo ya que utilizando la misma ECU, un sensor se encarga de comprobar cuándo la rueda trasera patina para retrasar el avance del encedido. En marcha lo que notas es que de repente el motor 'corta', como si se ahogara. En la versión 350 entra en acción en más ocasiones, sobre todo en las salidas desde los semáforos, pero en el 125 es difícil que entre en funcionamiento por su discreta aceleración, a no ser que el pavimento esté mojado o haya tierra.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.