BMW R nineT Racer, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

BMW ha presentado la esperada R nineT Racer, junto al resto de la nueva saga heritage. Esta versión inspirada en las motos clásicas de carreras de los años 60 no dejará impasible a nadie.
Sergio Romero. Fotos: BMW / Juan Olivares -
Fotos: Juan Olivares / BMW

La familia heriatge de BMW, como la marca llama a las clásicas modernas, ha crecido con dos nuevos modelos en 2017, la R nineT Pure y la R nineT Racer, una moto que se inspira en la R 90 S de 1963 y también toma algunas ideas de la preparación Concept 90 de Roland Sands.

Un semicarenado muy retro y los semimanillares bajos han conseguido, entre otro detalles que veremos, convertir a la R nineT en una moto de carreras clásica, con corazón moderno. Vista en persona llama todavía más la atención que en foto, como tuvimos ocasión de comprobar en su conseguida puesta de largo en Madrid, en un local adecuado a la estética de la moto. La decoración blanca con la franja roja y azul, que diferencia a la línea deportiva M de BMW, también tiene mucho que ver en su atractivo.

Cualquiera que la tenga en su campo visual no podría evitar fijar su atención en ella ya sea una amante de las motos y o no. El punto de partida es el motor bóxer de 1.170 cc de 110 CV de la R nineT, refrigerado por aire de la generación anterior, que precisamente por eso se integra perfectamente en un diseño clásico y además cumple con la normativa Euro4. Otra diferencia a nivel mecánico está en un nuevo escape 2 en 1 de diseño deportivo pero con esa filosofía de las carreras de club de los años sesenta, que además le da un sonido muy personal al bicilíndrico.

El chasis en cambio el chasis es el que se equipan la Scrambler y la Pure, con menos lanzamiento y con una estructura de tres piezas, en lugar de las cuatro de las que se compone la primera R nineT y que ha sido clave por sus posibilidades de personalización al poder quitar la parte trasera. Las suspensiones también cambian y se confía en una horquilla telescópica convencional, más sencilla que la de la naked, y con pinzas de cuatro pistones pero en este caso no son de anclaje radial. El depósito de gasolina es de acero en su caso, mientras que la aleta delantera es de plástico y las llantas de aluminio de cinco palos.

Cualquiera que la tenga en su campo visual no podría evitar fijar su atención en ella ya sea una amante de las motos y o no

BMW R nineT Racer, una deportiva diferente

Lo que hace de ella realmente otra moto y que te lleva a pensar que estás en una época pasada es la posición de conducción, ya que se ha buscado una ergonomía muy de carreras. No es como las deportivas actuales en las que el piloto carga mucho peso sobre el tren delantero, aquí el puesto es alargado, con los semimanillares muy bajos y alejados, de modo que tu cuerpo queda “tendido” sobre la moto como si fuesen un piloto de los que corrían en “blanco y negro” el asiento monoplaza es compacto y aunque tiene un diseño un poco peculiar ofrece un buen mullido y no está muy lejos del suelo, a 805 mm. Esto unido a unos estribos elevados y retrasados con respecto a la R nineT hace que te sientas totalmente al ataque.

Si circulas tranquilo en una conducción turística notas que cargas mucho peso sobre el tren delantero y no vas en la posición más cómoda del mundo, pero si cambias un poco el chip y te mueves en una zona de curvas la cosa cambia. Te encuentras como en casa y la moto responde muy bien, algo que ya sabemos por lo probado que está el conjunto formado por el chasis multitubular combinado con el motor bóxer. El hecho de utilizar unas suspensiones más sencillas no supone un hándicap y la moto se comporta bien, incluso en carreteras con muchos baches, como por las que tuvimos la oportunidad de rodar. El ABS, como es habitual, está muy bien ajustado, de modo que puedes sacarle partido a ese tren delantero sin miramientos. También ha mejorado mucho el control de tracción ASC, opcional, de modo que puedes acelerar con ganas en asfaltos con poco agarre y entre en acción son suavidad y rapidez. Desde luego que es una moto que no te deja impasible, por diseño, posición y comportamiento. Pero todavía se puede ir más allá con la amplia gama de accesorios y equipamiento que BMW ha dispuesto para ella.

BMW R nineT Racer

Lo mejor:
  •  

    Estética y calidad de acabados

  •  

    Motor robusto y con mucho par

Mejorable:
  •  

    Posición para rutas largas

  •  

    Posición de la instrumentación

Galería relacionada

BMW NineT Race 2017

BMW R 1200 GS Adventure

16500 €

  • 46000 km
  • |
  • Año 2014
  • |
  • Potencia: 1200 cc / 125 CV
  • |
  • 3
10/08/2016

BMW F 650 GS

4000 €

  • 40000 km
  • |
  • Año 2007
  • |
  • Potencia: 650 cc / 650 CV
  • |
  • 17
15/08/2016

BMW F 800 GS

7500 €

  • 60000 km
  • |
  • Año 2011
  • |
  • Potencia: 800 cc / 85 CV
  • |
  • 13
10/09/2016

BMW R 1200 RT

15000 €

  • 31000 km
  • |
  • Año 2013
  • |
  • Potencia: 1200 cc / 110 CV
  • |
  • 13
13/09/2016
Fichas Técnicas

Te recomendamos

¿A qué esperas para tener la moto soñada? BMW pone al alcance de todos excelentes mot...

Es muy difícil resumir la vida de Ángel Nieto en un solo libro, pero desde MOTOCICLIS...

Hace unas semanas dos lectores de la revista LA MOTO tuvieron la ocasión de probar el...

No hay duda de que Bridgestone se ha convertido en la firma de neumáticos más activa ...

También te puede interesar

Con la Pure, BMW ha querido hacer más asequible su NineT....

BMW ha anunciado que introducirá una serie de cambios en sus modelos 2017 para cumplir con los requisitos EU4....

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.