Cruzando Gales con la Africa Twin y John McGuinness

La Aventura Honda Africa Twin en tierras galesas tuvo como alicientes disfrutar de una entretenida jornada off road y alguna que otra sorpresa más...
Texto: Marcos Blanco. Fotos: Francesc Montero & Zep Gori -
Aventura Honda Africa Twin en Gales

La Aventura Honda Africa Twin en Gales nos proponía recorrer una buena parte del país británico. Intercalando actividades definitivamente extraordinarias, así como descubrir algunas interesantes sorpresas durante el transcurso de la aventura.

La primera no se hizo esperar, una vez reunidos en el hotel, y rodeados de un campo de golf perfectamente mantenido, nos enteramos de que durante la Aventura Honda Africa Twin en Gales íbamos a contar con un acompañante de lujo, ni más ni menos que John McGuinness, el célebre piloto de Honda de las no menos famosas Road Races británicas. 

Y que este mismo año ha cumplido dos décadas de participación en el mítico Tourist Trophy de la Isla de Man. La carrera más rápida del mundo, y donde sus participaciones prácticamente se cuentan por victorias. Muchas son las preguntas con las que le mantendríamos durante un buen rato secuestrado a McGuinness, para saber qué opina el segundo piloto más laureado en la carrera más antigua, y no menos peligrosa, disputada en el mundo. Entre las preguntas: «¿John cuál ha sido tu moto favorita para correr el TT?» La respuesta es instantánea: «La Honda RS250 de dos tiempos». 

Para mí era la primera vez que visitaba Gales y para McGuinnes sería la primera vez que probase el off road. Al igual que el resto de integrantes de la Aventura Honda Africa Twin en Gales, lo haríamos con la nueva Honda CRF1000L Africa Twin. Un modelo que recupera un nombre ya mítico y que, por méritos propios, tiene reservado su titio en la Historia de la Moto. Además, la Honda CRF1000L Africa Twin retoma las cualidades, un tanto distorsionadas últimamente, y que son la original razón de ser de aquellos modelos que presuman de llamarse trail: los capacitados para circular tanto por asfalto como fuera de él. Teníamos tres días por delante para comprobarlo.

«Training day»

Estamos al sur de Gales, cerca de Cardiff, en la impronunciable Ynysybwl y donde Honda tiene un Centro de Aventura especializado en la conducción off road, y dirigido por el cuatro veces Campeón Mundial de Motocross Dave Thorpe. Reconocido piloto británico que consiguió tres campeonatos del mundo a mediados de los ochenta -con aquellas brutales Honda CR500 de 70 CV de dos tiempos- y otro más reciente en la Copa del Mundo FIM para Veteranos en el año 2007 ¡Quién tuvo retuvo! Por cierto, con Dave y su equipo todo es amabilidad en el trato, además de transmitir las eficaces nociones para iniciarse en la conducción por campo. La escuela cuenta con diferentes modelos off road de Honda, así como dispone de la equipación necesaria para usarlas. Por 500 libras puedes hacer un cursillo de dos días de duración con todo un campeón del mundo como instructor. El único requisito es trasladarse hasta allí pero sin la necesidad de cargar ni con tu equipo ni tu moto.

Nosotros lo hicimos con la mayor de las CRF que la marca japonesa tiene actualmente en su catálogo: la Honda CRF1000L Africa Twin. Convenientemente equipada con neumáticos Metzeler Karoo 3 y provista de unas eficaces defensas para el carenado, así como retirados los espejos y los protectores de los estribos. Nada más. Y nada menos, para poder apreciar las cualidades de la nueva Honda CRF1000L Africa Twin fuera del asfalto, a lo que se adaptan muy bien las dos versiones que hay disponibles del modelo: estándar (manual) y DCT. Una vez comparadas ambas in situ sobre tierra y barro resulta más cómoda y eficaz la versión DCT. Provista de una transmisión semiautomática gracias a su sistema de doble embrague. Que permite utilizar el cambio de manera automática, y a su vez con dos modos de uso: normal (D) y deportivo (S) que realiza los cambios a un superior régimen de giro del motor, o de manera tradicional, es decir manual, pero sin la necesidad de utilizar la maneta de embrague. Entre otros motivos porque prescinde de ella, empleando dos gatillos situados en el conmutador del puño izquierdo para subir o bajar de marchas. La versión estándar ofrece semejantes sensaciones a los mandos, y debido al poderío del bicilíndrico de 95 CV no resulta necesario llegar a tirar del embrague, como suele ser habitual en los modelos de campo. Aunque hay que tener en cuenta que no es imposible llegar a calar el motor en alguna reducción.

Si me das a elegir me quedo con la versión DCT. El mayor peso que implica el sofisticado sistema de transmisión apenas interfiere en marcha, y damos por hecho que no nos vamos a meter en un berenjenal en el que resulte imprescindible empujar la moto para salir del atolladero. Se puede llegar a hacer Enduro con la Honda CRF1000L Africa Twin pero no del tipo extremo, aunque disfrutar de estrechos senderos no será un impedimento para la Africa Twin. Los vastos dominios de la «Reina de África» se han ampliado hasta los escurridizos barrizales de Gales. 

Eso es lo que dio de sí la primera jornada en suelo británico. Para el día siguiente había previsto una ruta de unas 170 millas (270 km) por carretera hacia el norte. 

«On the road again»

Tras la soleada jornada off road, el día abría muy cerrado y con amenaza de lluvia. Algo habitual por estas latitudes y que no interfiere en la vida cotidiana de sus habitantes. A pesar de la temprana hora, el campo de golf ya estaba tomado por entusiastas jubilados que simplemente cambian su indumentaria para disfrutar de su pasión. 

Nos ponemos en marcha con una fina lluvia como acompañante, prácticamente constante hasta nuestro destino más al norte. Ayer ya tuvimos un primer ensayo de circular por la izquierda, pero hoy nos haríamos un completo «Master Left» durante toda la jornada.

La ruta propuesta utilizaba carreteras secundarias en el que su asfalto, sin llegar a estar perfecto, destacaba por no almacenar agua. Otra cosa no, pero convivir con el agua es algo a lo que sus pobladores están más que acostumbrados. La recompensa de tal incomodidad es que los escenarios por los que transitamos son inmensamente verdes, algo muy de agradecer cuando uno sale del actual paisaje amarillento del centro de la Península Ibérica. La temperatura también es agradable y no supera los 20ºC en ningún momento. 

Nuestra primera parada se sitúa en Elan Valley, la también conocida como Región de los Lagos de Gales. Por cierto, éstos son artificiales al contener las aguas de los ríos Elan y Claerwean con presas del tipo rebosadero. Como las construcciones tienen bastantes años, algunas hasta más de un siglo de antigüedad, su edificación está completamente integrada con el paisaje y no desentonan en absoluto. Su piedra de tono oscuro, también empleada en las demás edificaciones más añejas, son el denominador común junto al infinito e intenso verde de este idílico escenario de ambiente rotundamente húmedo. 

«From the top»

Cruzamos el Parque Nacional de Snowdonia, donde a medio día se llega a hacer de noche por la tupida vegetación y que hace de paraguas al cruzar sus bosques. Snowdon, con sus 1.085 m, es el pico más alto de Gales y de las Islas Británicas, si excluimos a Escocia. Una serpenteante carretera nos planta muy próximos a su cima para volver a bajar hasta prácticamente el nivel del mar, y donde haremos la siguiente noche. 

La última jornada de la Aventura Africa Twin empezó antes que ninguna y más lluviosa que la anterior. A las ocho de la ¡madrugada! teníamos ya cita en una tirolina cercana para empezar el día con la adrenalina a tope. Situada en una mina a cielo descubierto, es la más larga de Europa y la más veloz del mundo... Se recorren más de 1.500 m en 26 segundos, alcanzando puntas de más de 160 km/h.

Qué quieres que te diga, una vez probada la espeluznante atracción, me quedo con la Honda CRF1000L Africa Twin. Sobre todo con la versión DCT, con la que voy jugando con el cambio en el modo manual y disfrutando del bronco sonido del bicilíndrico, así como del particular empuje que ofrece el calado a 270º de su cigüeñal. Suavidad, pero no carente de intensidad. A los mandos la protección es buena y la posición ergonómica, y ofrece comodidad y solvencia al para llevarla, incluso yendo de pie. El control de tracción llega a actuar en alguna zona con el asfalto muy sucio, además de empapado, pero podemos modularlo en dos posiciones menos restrictivas. Incluso quitarlo en marcha como hacíamos durante la divertida sesión off road.

La aventura llega a su fin, la ciudad de Birmingham es nuestra meta final. Con el buenísimo detalle por parte de Honda de acabar la ruta en el Museo Nacional de la Motocicleta. Inmenso y muy interesante testigo de la Historia de las glorias y multitudinaria variedad tecnológica de la industria de la motocicleta británica.

Sin ningún género de duda, la majestuosa Reina de África ha extendido sus dominios desde el Continente Negro hasta los húmedos territorios del País de Gales.

También te puede interesar

Presentación Honda CRF1000L Africa Twin

Prueba Honda CRF1000L Africa Twin

La hazaña de John McGuinness

Te recomendamos

La nueva Benelli Leoncino está lista para su comercialización, que se producirá en la...

Coincidiendo con el reciente Puente del Pilar, Ducati España organizó la travesía Dos...

Los intercomunicadores Sena ofrecen gran calidad de funcionamiento. Y ahora, con el n...

La firma Energica es una referencia dentro del segmento de las motos eléctricas de al...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.