Yamaha YZF-R6, guía de compra

La tercera generación revolucionó el segmento de las Supersport con sorprendentes reclamos como situar la zona roja de su tacómetro a 17.500 rpm... Aunque la marca tuvo que rectificar tan optimista dato es una excelente base todavía a la venta.
Marcos Blanco | Fotos: MPIB -
Yamaha YZF-R6, guía de compra
Yamaha YZF-R6.

Yamaha sorprendió a su más directa competencia presentando un modelo enteramente nuevo y que apenas aprovechaba componentes de la versión previa.

Salvo las pinzas de freno delanteras y, evidentemente, esa misma denominación iniciada allá por el año 1999. Debido a un exceso en su stock de la exitosa versión del 2005 en nuestro mercado, Yamaha España decidió renombrar a la novedad añadiendo una R a sus ya de por sí deportivas siglas de cara a su campaña de promoción, pero que no figuraba por ninguna parte en su afilado carenado. Todo con el único objetivo de diferenciarlas sobre la tarifa de precios durante las dos temporadas que convivieron en el catálogo ambos modelos.

De circuito

Su volumen era mucho más reducido, así como afiladas las formas que en la anterior generación ya daban a entender sus intenciones mucho más deportivas. Diseñada para un uso más exigente en circuito, enseguida se comprobó poblando las parrillas de salida en todo tipo de campeonatos.

Estrenaba bastidor y motor, y se anunciaba una drástica reducción de peso. Aunque, sin duda, uno de sus más sorprendentes reclamos se encontraba en el cuadro de mandos, donde el tacómetro ubicaba su zona roja a unas increíbles 17.500 rpm. Dato un tanto optimista -nuestro Centro Técnico sólo llegó a registrar unas más que honrosas casi 16.000 rpm- aunque tal récord se conserva aún imbatido una década más tarde.

Su primera renovación llegó un par de temporadas más tarde donde se optimizó el bastidor y el motor incorporando admisión de trompetas variables como estrenó un año antes la Yamaha YZF-R1. Además, la marca aprovechó para rectificar el régimen máximo declarado, situando la zona roja ahora mil vueltas antes (16.500 rpm). Aunque sin registrar nuestras medidas cambio alguno. Pero si algo diferenciaba a estos «revolucionarios y revolucionados» tetracilíndricos de su competencia era ofrecer su mayor rendimiento unas dos mil vueltas más arriba.

En cualquier caso unas máquinas fantásticas, por sus elevadas prestaciones y excelente fiabilidad, como nos tiene acostumbrados la producción nipona pero que, prácticamente, como el resto del mercado, sucumbieron en la reciente crisis. Desapareciendo de las listas de ventas y quedando en anecdótica su comercialización entre los aficionados a la competición.

Te recomendamos

¿A qué esperas para tener la moto soñada? BMW pone al alcance de todos excelentes mot...

Es muy difícil resumir la vida de Ángel Nieto en un solo libro, pero desde MOTOCICLIS...

Hace unas semanas dos lectores de la revista LA MOTO tuvieron la ocasión de probar el...

No hay duda de que Bridgestone se ha convertido en la firma de neumáticos más activa ...

También te puede interesar

Suzuki renovó a finales de 2007 su Bandit de toda la vida incorporando en ella varios elementos de clara inspiración GSX-R para mantene...

Guía de compra para adquirir la Ducati Monster 1100/S/EVO, un acierto definitivo con el concepto...

Guía de compra para adquirir de segunda mano la Kawasaki Versys 650, una moto con gran versatilidad y con la baza turística como uno de...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.