Prepara tu equipaje para ir en moto este verano

Equipamiento. Todo lo que necesitas para viajar en moto este verano. Hacer la maleta no resulta fácil cuando se viaja en moto, pues el espacio es escaso. Hay que utilizar la cabeza y no dejarse en casa ningún elemento imprescindible, como los que te mostramos a continuación.
Luis López. -
Prepara tu equipaje para ir en moto este verano
Prepara tu equipaje para ir en moto este verano

Una vez puesta la moto a punto (si no eres muy manitas mejor que la revisen en tu taller habitual), hay otro aspecto que debes revisar con sumo cuidado antes de partir de vacaciones: el equipaje. No es lo mismo irse en coche, en donde casi hay sitio para todo, que hacerlo en moto (y más si no estamos hablando de una rutera con maletas y guanteras por todos los sitios).

Además, con las prisas es fácil dejarse en casa algunos elementos esenciales que seguro los vamos a necesitar cuando lleguemos al destino. Llevar un buen equipamiento motorista, cómodo y con protecciones es esencial.  Preparar el equipaje para viajar en moto necesita algo de previsión, para que no nos pille el toro y nos dé tiempo a revisar al menos un par de veces lo que hemos metido en las maletas.

Para empezar, lo primero que tienes que analizar es qué tipo de bolsas o maletas tienes, si son sobredepósito, o tipo alforja o baúl trasero. Eso sí, nunca mochila, y si la llevas, no la cargues con peso pues terminarás con un dolor de espalda tremendo.

A continuación, te exponemos los elementos que nunca deberán faltar en tu maleta cuando viajes en moto:

  • Ropa variada. Aparte del jersey gordo o sudadera "por si las moscas", lleva ropa interior suficiente, dos pares de pantalones, camisetas, calzado ligero... ¡y bañador!
  • Guía de viaje. Te informa de todo lo que necesitas en tu viaje, lugares de interés que ver, algo de historia y curiosidades del lugar, sitios para comer, dormir,...
  • Mapa de carreteras. Además del GPS navegador, tenlo siempre a mano, en la bolsa sobredepósito para una consulta rápida y fácil.
  • Documentos de la moto. Lleva la documentación original a buen recaudo. Cuídala, no la deteriores y por supuesto no olvides incluir el recibo del seguro.
  • Linterna. Para percances nocturnos, incluidos la falta de corriente para obtener luz de la moto. Plantéate la posibilidad de un frontal que te deje las manos libres.
  • Gafas. Bien las de sol o "las de ver", no puedes permitirte el lujo de prescindir de ellas por cualquier circunstancia.
  • Set básico de herramienta. Si la moto no lo lleva bajo el asiento, hazte con un set con lo mínimo (atornilladores, alicates, pequeña llave inglesa, linternita, fusibles,...).
  • Dinero. Cuidado con llevar grandes cantidades. Es preferible confiar en el "dinero de plástico". Siempre habrá algún cajero en alguna localidad de paso.
  • Teléfono móvil. Fundamentalmente para cualquier tipo de imprevisto, siempre en contacto con el mundo exterior. No olvides el cargador.
  • Bolsa  de aseo. Cada uno tiene sus manías para rellenarla... pero la necesitarás, seguro.
  • Kit antipinchazos. Te saca del apuro hasta que puedas reparar "como es debido" el agujero en tu neumático.
  • Cinta americana. Una cúpula rajada molesta con el azote del viento. La cinta "parchea" al instante, ¡y tiene mil utilidades más!
  • Aceite motor. No lo olvides, sobre todo si tu moto es especialmente "bebedora" del viscoso elemento.
  • Antirrobo. No sabes dónde dormirá la moto. Llévate dos antirrobos, uno pequeño para el disco y otro de arco para pasar por la horquilla.
  • Bridas. Sujestan piezas que deberían ir unidas "en circunstancias normales".
  • Pañuelos de papel. Fosas nasales siempre limpias... y la pantalla del casco, y la cúpula de la moto, y los espejos retrovisores, y... ¡todo un multiusos!
  • Toallitas húmedas. Para cualquier imprevisto, desde la llamada de la naturaleza hasta cualquier tipo de limpieza.
  • Engrasacadenas. Tal vez te llueva o circules por carreteras en obras. La transmisión debe estar siempre en forma.
  • Mono de agua. Si no llevas ropa impermeable, el mono de agua es imprescindible. Bien doblado ocupa poco espacio.
  • Juego de lámparas. No querrás quedarte a oscuras por una lámpara fundida.
  • Funda de casco. Evita golpearlo cuando entras a visitar un museo o paras a comer. También es más discreto, lo que no viene mal para evitar a los amigos de lo ajeno.
  • Bolsas de plástico. Valen para todo: impermeabilizan el teléfono móvil, separan la ropa sucia de la limpia, mantienen controlado el kit de limpieza. Las del "súper" van bien.
  • Pantalla de casco. Puede arañarse seriamente o, lo peor, partirse por la mitad. ¡Que el viento no te incomode!
  • Condones. Para él y para ella... Nunca se sabe lo que te puede deparar el viaje.
  • Llaves de repuesto. Llave de contacto y de los antirrobos por duplicado. Llévalas en un lugar más bien escondido, siempre separado del juego de uso habitual.
  • Faja. Con el paso de los kilómetros no sólo se te entumecerán las posaderas, sino que los riñones pueden acabar muy resentidos.
  • Guantes alternativos. Ante cambios de temperatura o riesgo de agua necesitas un repuesto para tus guantes.
  • Cámara de fotos. Las actuales son muy pequeñas y de muy buena calidad.

Para cargar con todo lo que te hará falta en tu viaje tienes varias opciones de accesorios. Puedes elegir la rigidez y la seguridad de unas maletas rígidas, con un "top case" como tercer elemento. O si prefieres algo ligero y más barato tienes la alternativa de unas alforjas o una bolsa de colín, incluso de una mochila si te ves muy desesperado. Elijas lo que elijas siempre te hará falta una bolsa sobredepósito donde tener todo a mano, unos pulpos y una red para sujetar lo más inesperado.

  • Red. Te ofrece un servicio impagable y cabe en cualquier lugar si no la utilizas.
  • Pulpos. Para dejar todo sujesto y bien sujeto. Ni te imaginas la de usos que les podrás dar y la de apuros que te evitarás. Imprescindibles.
  • Top-case. Será algo que siempre lleves encima, es seguro y fundamental para viajes cortos. Una vez que has dejado las maletas en el hotel te será muy útil.
  • Maletas rígidas. Aunque pesadas y algo molestas por su rigidez, son perfectas para mantener en buen estado su contenido.
  • Mochila. Cuando no disponemos de otro sistema siempre se puede recurrir en recorridos cortos a llevar las cosas sobre nosotros. Hay que cuidar la espalda.
  • Maletas tipo alforja. La ausencia de herrajes para montarlas facilita su uso, pero pueden llegar a ser engorrosas... ¡y cuidado con el escape!, podrías quemar tus pertenencias.
  • Bolsas de colín. Alternativa al top-case, y si viajas solo puedes aprovechar el asiento del pasajero,
  • Bolsa sobredepósito. Todo a mano, pero cuidado con sobrecargarlas o con darle mucha altura. Hay que ver el cuadro de relojes en todo momento.
Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...