Cruces peligrosos

Una moto circuila en línea recta… Un automóvil espera detenido en un cruce a que pase para incorporarse… ¡Pero un 65% de los accidentes de moto son choques! ¿Cómo prevenirlos?

Pere Casas -
Cruces peligrosos
Cruces peligrosos

El efecto visual de desenfoque que aparece en la fotografía resulta muy explícito para explicar uno de los más típicos accidentes de motociclistas en carretera: un 41% de los accidentes mortales se producen por colisiones. Y un 50% de las colisiones ocurren, precisamente, en cruces.

En este caso, «parece» que el motociclista circula a una velocidad relativamente alta, para él con seguridad en plena recta, pero lo hace en una «zona de cruce» donde se pueden incorporar vehículos.

Aunque solo en un 25% de los accidentes por colisión la culpa es de las motos, en un 70% los conductores de los vehículos contrarios indican problemas de «percepción» de la velocidad y dinamismo propio de las motos.

Las frases habituales en estos casos son del estilo de estas: «una moto es algo pequeñito (…) estaba lejos (…) no creí que viniera tan rápido y pensé que tenía tiempo de incorporarme». Incluso más de la mitad declaran directamente «no la he visto».

Esto a veces realmente significa «no he mirado» pero en otras muchas ocasiones es, desafortunadamente, cierto… Simplemente, los automovilistas, se equivocan, sin mala fe, por mera desatención o desconocimiento, o error de cálculo, y nosotros los motociclistas acabamos pagando este error.

Y más si prospera la recomendación discriminatoria, -pero lógica bajo la idea de Pere Navarro de que «las motos son para las ciudades, los coches son para las carreteras»-, de que los coches circulen con las luces normales encendidas a diario, quitándonos precisamente nuestro elemento distintivo, las luces diurnas, que nos dan seguridad.

Pero también es totalmente cierto, y te habrás dado cuenta millones de veces, de esto: ¿cuántas veces el automovilista no ha pensado «vienen tantos coches seguidos y en caravana que no puedo incorporarme ni a tiros… pero por suerte, ahora viene una moto, y como es más pequeña, yo salgo y sea lo que dios quiera… ¡y ya frenará!?».

En todo caso, piensa, repetimos, que un 65% de los accidentes de moto son choques… y que en ellos siempre llevamos las de perder (físicamente) aunque tengamos razón (en lo legal).

Muy a menudo el automovilista indica que «no le he visto» o, más frecuentemente aún, «me pareció que estaba muy lejos, pero es que venía muy deprisa, a gran velocidad, de manera que pensé que tenía tiempo de salir».

Si bien lo de «apreciar velocidades» es, claro, subjetivo, piensa que el atestado de la autoridad (Guardia Civil, Mossos d’Escuadra, Ertzaina…) puede no engañar: si realmente circulabas a velocidad fuera de lo legal (¿80 en zona 50?), además de sufrir las consecuencias físicas del accidente, puedes también perder la razón a la hora de reclamar responsabilidades derivadas del golpe.

  1. Aún en una recta despejada, el motorista debe prever que pueda haber intersecciones ocultas por donde puede aparecer un automóvil. El motero debe «presentir» que aunque él tenga «prioridad de paso», el otro aplicará la «prioridad de peso»…
  2. Cuando vayas tranquilo disfrutando de un tramo de curvas, recuerda que al apercibirte de un cruce en una recta debes aminorar la velocidad, sobre todo si hay accesos.
  3. Es posible que el automovilista no se aperciba de nuestra velocidad en un tramo recto. En cualquier caso, disfrutemos de la moto -y a la velocidad que toca- en los tramos virados. ¿Qué placer podemos encontrar en circular a alta velocidad en una recta?
  • Asegúrate de que la luz de cruce funciona, cada mañana, al iniciar la marcha. Basta pasar la mano por delante del faro, por ejemplo.
  • Comprueba, también, las largas. Y, por supuesto, el piloto y la luz de freno posterior (toque al freno).
  • Al encarar un tramo en el que percibas -por visión directa, o por «intuición motera»- que puede haber intersecciones y, en ellas, automóviles esperando para salir, da un toque a las largas para anunciar tu llegada.
  • Además de señalar tu presencia, el toque de largas «despertará » la atención del contrario… e incluso le animará a esperar a salir después de tu paso si tenía alguna intención de hacerlo. Ten el dedo preparado en el mando de ráfagas como tendrías el de la bocina en ciudad.
Te recomendamos

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...