Joël Smets, el león flamenco que nunca se rendía

Este piloto belga de motocross consiguió cinco títulos del Campeonato del Mundo, cuatro de ellos en 500 cc.

Joël Smets
Joël Smets

Durante muchos años el motocross belga fue el gran dominador de esta modalidad en todo el mundo, con grandes figuras que han pasado a la historia de la competición por su capacidad para ganar en cualquier circunstancia. Ese fue el caso de Joël Smets, uno de esos pilotos que se hicieron a sí mismos y que lograron probar las mieles del éxito a base de talento, arrestos y mucha dedicación. Por algo le llamaban el león flamenco, ya que destacaba por no rendirse nunca y ser capaz de arrebatar victorias a un mito como Stefan Everts, el hombre récord del Campeonato del Mundo de Motocross.

Joel Smets & Pit Beirer
Joel Smets y Pit Beirer, rivales en la pista y ahora compañeros de marca en KTM.

¿Qué saber sobre Joël Smets?

Nacido en abril de 1969, Smets no solo marcó una época en el motocross como piloto, sino que después continuó su labor cuando se bajó de la moto. No obstante, a continuación daremos unas pinceladas sobre los momentos más importantes de la biografía de este pentacampeón del mundo que compitió en el mundial entre los años 1989 y 2005, sumando un total de 57 victorias en grandes premios:

  • El caso del león flamenco no fue el típico de niño prodigio que desarrolla sus capacidades a lo largo de la niñez y la adolescencia, ya que no participó en ninguna carrera hasta que tuvo 17 años, edad a la que algunos ya han formado parte de unas cuantas competiciones.
  • En 1993 consiguió ganar su primer Gran Premio en la cilindrada superior, la de 500 cc, finalizando el año en tercer lugar de la clasificación. De ese modo Smets comenzaba a dar de qué hablar. 
  • Al año siguiente repitió puesto pero se hizo con un par de carreras, lo que le llevó a convertirse en uno de los favoritos de la afición. Sobre todo después de que en 1995 corriera con una Husaberg de cuatro tiempos, marca con la que nadie había ganado y que se encontraba alejada en prestaciones a otras como Honda, Husqvarna, KTM o Yamaha. Pues bien, no solo compitió de igual a igual, sino que logró ganar el título de campeón del mundo en la última carrera.
  • Ni que decir tiene que tal logro lo llevó a ser conocido en el mundo del motocross y a sumar aún más seguidores. A fin de cuentas, alguien que no se rinde nunca y que trata de llevar al máximo cualquier moto siempre es admirado. Pero los logros de este belga no quedaron ahí. Después de que en 1996 no pudo defender su título por una lesión de rodilla, volvió a la acción en 1997, año en el que reinó de nuevo sobre una KTM, y 1998, cuando repitió título de nuevo con una Husaberg. De ese modo, Smets se convertía en el mejor piloto del momento. 
  • Los problemas mecánicos le privaron de poder luchar por la corona de 1999, finalizando en tercer lugar. Eso sí, se resarciría en 2000, acabando el siglo con su cuarto entorchado aplastando a sus rivales, pues llegó a ganar 12 de las 16 carreras que disputó.
  • Su último título llegó en la categoría MX3 para motos con motor de 650 cc en 2003, año en que llegó a su victoria 57 y a su quinta corona.
  • Después de colgar las botas, Smets ha sido mánager deportivo del equipo Suzuki en el Mundial de Motocross y también seleccionador nacional del equipo belga en el Motocross de las Naciones, hasta que en 2015 entró en las filas de KTM para ser manager de los pilotos en MX2 y MXGP.

Archivado en:

Stefan Everts y Jorge Prado opinan sobre la decadencia del motocross belga

Relacionado

Stefan Everts y Jorge Prado opinan sobre la decadencia del motocross belga

Piloto de motocross en plena carrera. Fuente: iStock / skynesher

Relacionado

Ránking de países con más campeonatos del mundo de motocross

Stefan Everts

Relacionado

Algunos de los nombres propios de la historia del Mundial de Motocross

Nuestros destacados