Informe: Cargadores de batería

Llegas al garaje después de días, o semanas, sin tocar la moto, das al contacto y... ¡nada! Si esta escena te resulta familiar, te interesa nuestro informe.
Texto: Josep Armengol. Fotos: Fabricantes. -
Informe: Cargadores de batería
Informe: Cargadores de batería

Las motos tienen dos almacenes de energía, el depósito de gasolina contiene el más grande y es el combustible que quemamos en marcha. Pero hay otro que es la batería y no es menos crítico que la gasolina, porque la batería debe contener suficiente energía para poder arrancar el motor. Una vez en marcha, el alternador provee de energía a los sistemas necesarios (y carga la batería) pero si nos falla esa energía inicial, estamos perdidos: sin cerilla no hay fuego, y sin carga en la batería no nos moveremos.

Más vale prevenir

Es éste de las baterías uno de los temas en que más claramente sirve ese popular dicho: «más vale prevenir que curar». Te lo explico fácil: si siempre que aparcas la moto le conectaras un cargador inteligente o un «mantenedor» de batería, posiblemente cambiarías de moto antes que de batería... Y es que las baterías que usamos (plomo, pero las nuevas de litio se portan de igual manera a largo plazo) agradecen estar siempre en torno al cien por cien de su carga, muy al contrario por ejemplo que las baterías ya en desuso de níquel (NiCd o NiMh) que había que dejarlas descargadas si no queríamos que perdieran capacidad.

Cuando vas en marcha y salvo si hay un problema en el sistema de carga (alternador y regulador) la batería se recarga a un ritmo bastante rápido, por eso aquellas veces que estás «justito» por la mañana pero has conseguido arrancar, el resto del día ya no sueles tener problema... aparentemente: realmente si la batería mostró debilidad, es que no está en su mejor forma, y precisamente la carga rápida que le da el motor no es lo mejor en esas condiciones.
Esta historia acabará más temprano que tarde con una batería incapaz de arrancar, y dañada internamente, porque cada vez que una batería se queda sin carga entra en un proceso irreversible de pérdida de capacidad. Es decir que tu batería que el primer día era de 10Ah, por ejemplo, tras una descarga completa seguramente ya sólo pueda almacenar 9Ah, y tras un segundo «fallo» (otra vez descargada del todo) estará en apenas 7Ah (cada vez cae más). Sí, aunque la conectes al mejor cargador durante una semana, no podrá almacenar más energía porque habrá perdido esa capacidad.

Otra cosa a tener en cuenta es que las baterías de plomo además de durar más y mejor si se mantienen cargadas, agradecen que su carga se realice, y sobre todo se termine (a partir del 80-85 por ciento de carga) de forma suave, reduciendo progresivamente la corriente que les entra. Eso es precisamente lo que hacen los cargadores inteligentes, así que aquí tienes otro motivo más para tener uno en casa, o en el garaje si tienes esa suerte.
Volviendo al tema de la «prevención», pues, si conectas ese cargador sistemáticamente (no solo el día que falla, pues como hemos visto ahí ya habrás empezado el proceso irreversible de pérdida de capacidad) no solo te asegurarás de que tu batería esté siempre en una forma óptima, sino que alargarás su vida.

Cargadores

Ya lo tienes claro, pero... ¿qué cargador comprar? Esperamos ayudarte con este informe, en el que hemos traído desde algún modelo muy sencillo hasta los más sofisticados.
Lo más sencillo y que por poco que puedas te aconsejamos hacer, es un aparato que por menos de 20 euros puede servir para cargar una batería (aunque tardaría un día entero) pero cuyo objetivo realmente es compensar las pérdidas internas o por algún circuito de la moto y mantener la batería al cien por cien durante largos periodos de tiempo, sin dañarla (esto es importante pues debe detectar el voltaje de la batería y evitar sobrecargarla).

Los demás son todos cargadores modernos, los llamamos «inteligentes» porque deciden cuánta corriente dan a la batería en función de cómo ésta responde. Básicamente hay dos fabricantes que dominan este mercado: el sueco Ctek y el belga Optimate. Sus cargadores son tan buenos que a veces se encuentran con otras marcas de primer nivel, sin ir más lejos en este informe traemos uno de Honda (Optimate) y dos Yamaha (Ctek). Pero también hay «réplicas» suyas de origen oriental, como el que a veces se encuentra en los supermercados Lidl, más asequibles lógicamente pero no siempre con las últimas funciones disponibles.
Un cargador es una inversión: te recomiendo comprarlo, pero ¡no lo metas en un armario esperando a quedarte sin batería! Úsalo (prevención) para mantener tu batería en buen estado y te olvidarás de ese problema.

CTEK XS 0’8

ANÁLISIS

El cargador perfecto para cualquier moto: si la batería está descargada (hasta 2’0 V como mínimo el cargador la detecta) empezará con pulsos para reavivarla, luego la carga a corriente constante y el llenado final es a voltaje constante (como cualquier cargador inteligente). Después de esto pasa a modo mantenimiento. Dada la corriente de carga baja tardaría mucho con baterías grandes pero sí sirve para mantenerlas en perfecto estado.

  • Precio: 49 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V y entre 1 y 32 Ah (hasta 100 Ah para mantenimiento). LED indicadores multifunción. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima a 0’8 A.
  • Sumario: El benjamín de la familia pero perfecto para una moto.

 

CTEK MXS 5 (Producto recomendado)

ANÁLISIS

El hermano mayor del XS 0’8 no solo añade más corriente de carga (seleccionable entre los mismos 0’8 A para moto, o 5 A para coche) sino más programas de recuperación de baterías descargadas (también arranca si ésta está con por lo menos 2 V) y programas dedicados para baterías de tipo AGM (plomo con fibra) y para baterías envejecidas (reacondicionamiento). Por supuesto también puede dejarse conectado en modo mantenimiento (automático).

  • Precio: 101 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V o entre 1 y 110 Ah (hasta 160 Ah para mantenimiento). LED indicadores multifunción y selector. Corriente de carga máxima selecionable de 0’8A o 5A.
  • Sumario: La solución universal para moto y para coche.

 

CTEK LITHIUM XS

ANÁLISIS
Recién llegado a la gama CTEK, este cargador está orientado a las nuevas baterías con base litio (éste no lo recomendaríamos para usar con plomo). Aporta programas específicos de recuperación de descargas profundas (las de litio lo aguantan más pero necesitan reiniciarse de forma diferente a las de plomo) y también programa específico de finalización de carga y mantenimiento. Carga a 5 A y permite reiniciar la carga en caso necesario.

  • Precio: N. D.
  • Descripción: Cargador para baterías de 12 V y entre 5 y 60 Ah (hasta 120 Ah para mantenimiento). LED indicadores multifunción y selector. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima a 5 A.
  • Sumario: Especializado en litio, usar excepcionalmente con plomo.

OPTIMATE 4

ANÁLISIS

Como el CTEK básico, el Optimate 4 solo carga a 0’8 A máximo y por tanto está limitado a baterías de moto (tardaría mucho en cargar una de coche, que sí puede mantener). Es más capaz a la hora de reavivar una batería muy descargada y tiene más programas e indicadores para eso. Tras la carga inteligente (a corriente constante y luego voltaje constante) pasa a un excelente modo de mantenimiento: eso y sus funciones de reanimación lo hacen un favorito.

  • Precio: 82 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V. LED indicadores multifunción. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima a 0’8 A. Disponible versión compatible con Bus CAN (BMW).
  • Sumario: Carga a solo 0’8 A, pero muy bueno para baterías de moto.


OPTIMATE 6 (Producto recomendado)

ANÁLISIS

Optimate ofrece más prestaciones al subir en la gama: este cargador añade mayor corriente de carga (5A pero el ajuste automático nos gusta menos) para poder usarse con baterías grandes (coche) y como el 4 es de los mejores para reanimar baterías muy descargadas (que podrán tener daños irreversibles lógicamente). También su función de mantenimiento, tras la carga, lo hace muy atractivo como solución universal para tener en el garaje.

  • Precio: 133 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de 12 V y hasta 240 Ah. LED indicadores multifunción y selector. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima de 5 A (ajuste automático).
  • Sumario: Al cargar hasta 5 A se puede usar para moto y para coche.

 

OPTIMATE LITHIUM

ANÁLISIS

Otro recién llegado dedicado a mantener lo mejor posible las (caras) baterías de litio... aunque su ventaja suele ser precisamente que no necesitan tantos cuidados. Este cargador ajusta su corriente de carga automáticamente hasta 5 A y dispone de modos propios para litio de reanimación y mantenimiento: son similares a las aplicadas para plomo pero este cargador no debería usarse más que para cargar baterías de plomo en buen uso (o litio claro).

  • Precio: 140 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V. LED indicadores multifunción y selector. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima entre 1’2 A y 5 A (ajuste automático).
  • Sumario: Carga baterías de Litio hasta 5 A, válido para todo.

BMW CARGAD. MOTO

ANÁLISIS

Este cargador es necesario para quien tenga una BMW moderna ya que su sistema eléctrico bloquea los convencionales (aunque existen algunos compatibles de otras marcas). Como cargador funciona bien pero usa una corriente algo alta.

  • Precio: 110 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V, adaptado al sistema eléctrico BMW Bus CAN y válido para cualquier moto. Corriente de carga máxima de 2’5 A.
  • Sumario: Ideal si tienes una BMW con sistema eléctrico CAN.

CARTREND 80223

ANÁLISIS

En la tienda online Amazon hemos encontrado este compacto y barato cargador que es ideal para mantener la batería durante el invierno: cuando ésta lo necesite le dará una baja corriente (300 mA) y puede estar enchufado permanentemente sin gastar apenas electricidad.

  • Precio: 19 euros.
  • Descripción: Cargador optimizado para mantenimiento, 0’3 A de corriente, disponible en oferta en Amazon.
  • Sumario: Una solución muy barata para mantener tu batería cargada.

FERVE F2201

ANÁLISIS

Es «lo mínimo» que hay que tener: un cargador que podría cargar una batería normal en un día, pero que usarás mejor dejándolo puesto siempre: el LED rojo indica que está cargando y al pasar a verde estará en modo mantenimiento.

  • Precio: 45 euros.
  • Descripción:Cargador para baterías de moto de 12 V y entre 4 y 45 Ah de capacidad. LED rojo y verde. Cable de 4 m con pinzas y cable de instalación fija. Corriente de carga máxima 0‘75 A.
  • Sumario: Cargador de baja capacidad, bueno para mantenimiento.

 

FERVE F2502

ANÁLISIS

Similar al modelo 2201 pero con mayor capacidad (2A), será más rápido cargando la batería y con él es posible cargar una de coche (para eso harán falta 24 horas). Tras la carga pasa a modo mantenimiento, con lo que tambié sirve para eso.

  • Precio: 45 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de plomo/ácido de 12 V y entre 4 y 45 Ah de capacidad. LED indicador. Cable con pinzas y cable de instalación fija. Corriente de carga fija a 2 A.
  • Sumario: Carga a 2 A, buen compromiso entre moto y coche.

     

FERVE F2504 (Mejor compra)

ANÁLISIS

Un cargador completo, con tres funciones: carga batería de moto (a 0’8A), de coche o grandes (a 4A) y puede cargarlas hasta mayor voltaje (final en 14’8V) para hacerlo en tiempo de frío intenso. Siempre pasa a modo mantenimiento al final.

  • Precio: 59 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de plomo/ácido de 12 V, de 1’2 a 120 Ah. LED indicador. Funciones: moto, auto, nieve. Cable con pinzas y cable de instalación fija. Corriente de carga seleccionable entre 0’8 A y 4 A.
  • Sumario: Cargador ideal para moto o coche, a buen precio

LIDL ULG 3.8 (Mejor compra)

ANÁLISIS

Hay que encontrarlo cuando lo tienen en oferta, pero es una buena compra: un cargador moderno, con modos «moto», «auto», «frío» y capaz incluso para baterías de 6 V. Tras la carga pasa a modo mantenimiento y si la batería estaba baja la reanima.

Precio: 20 euros.
Descripción: Cargador para baterías de plomo de 6 V o 12 V y entre 1 y 120 Ah de capacidad. LED indicadores y botón de selección. Corriente de carga máxima a 0‘8 A o 3’8 A.
Sumario: Si lo encuentras... ¡cómpralo! Es un buen cargador.

OXFORD OXIMISER 600

ANÁLISIS

El fabricante británico más conocido por sus puños térmicos (entre otras cosas) tiene una completa gama de cargadores inteligentes: éste es el más básico pero perfectamente válido ya que carga a suficiente corriente y pasa a modo mantenimiento después.

  • Precio: 36 euros.
  • Descripción:Cargador para baterías de moto de 12 V y 4 a 30 Ah de capacidad. LED indicadores. Corriente de carga máxima de 0‘6 A.
  • Sumario: El Oxford básico, una buena opción para mantenimiento.

 

OXFORD OXIMISER 900

ANÁLISIS

Es una evolución del 600 (existe un 601) con mayor capacidad de carga (casi 1 A) y modos de recuperación si conectamos una batería muy descargada. Con esa corriente tardaríamos mucho en cargar una batería de coche, sin embargo.

  • Precio: 60 euros.
  • Descripción: Cargador en 5 fases para baterías de plomo de 12 V y 4 a 30 Ah de capacidad. Pantalla. Detecta y recupera baterías descargadas. Corriente de carga máxima de 0‘9 A.
  • Sumario: Es adecuado para cualquier moto, carga y mantenimiento.

 

OXFORD MAXIM. 3800

ANÁLISIS

Este cargador de original estética y muy práctica pantalla es equivalente a otros del estudio por sus tres modos: «moto», «auto» y «frío» (para coches terminando en voltaje mayor). Pero informa mejor de lo que ocurre (pantalla con V y A). Puede reavivar baterías, y tiene mantenimiento.

  • Precio: 78 euros.
  • Descripción: Cargador en 7 fases para baterías de plomo de 12 V y hasta 110 Ah de capacidad. Pantalla completa. Corriente de carga máxima a 0‘8 A y 3’6 A. Modo «frío» (coches).
  • Sumario: Equivalente a los más completos, con tres modos.

HONDA OPTIMATE 3+

ANÁLISIS
El del catálogo Honda es un cargador Optimate y no lo esconden ya que es una marca líder. Es el más sencillo, carga a muy poca corriente y tardará muchas horas en completar la carga. A cambio tiene un arranque seguro y al final pasa a modo mantenimiento.

  • Precio: 69 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de plomo de cualquier tipo. Varios algoritmos de evaluación, recuperación y mantenimiento, con indicadores luminosos claros. Corriente de carga máxima de 0’6 A.
  • Sumario: La puerta de acceso a los Optimate: un buen cargador.

YAMAHA YEC-8

ANÁLISIS

Es éste otro cargador sencillo pero inteligente y eficaz: corriente fija de 0’8A perfectamente adaptada a baterías de moto (en una noche la cargas), y paso a modo de mantenimiento una vez finalizada la carga, para poderlo dejar permanentemente conectado (hibernación).

  • Precio: 57 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V. LED indicador. Cable con pinzas y cable de instalación fija. Corriente de carga máxima a 0’8 A.
  • Sumario: Es sencillo pero eficaz, para carga y para mantenimiento.


YAMAHA YEC-40

ANÁLISIS

Como Honda con Optimate, estamos ante un CTEK XS 4 (anterior generación casi equivalente al MXS 5 de estas páginas), vendido por Yamaha. Un excelente cargador, capaz de cargar baterías grandes a 5A o pequeñas a 0’8A, y con indicación clara de su estado.

  • Precio: 101 euros.
  • Descripción: Cargador para baterías de moto de 12 V. LED indicadores multifunción y selector. Cable con pinzas y de instalación fija. Corriente de carga máxima a 0’8 A o 4 A.
  • Sumario: Cargador polivalente (coche y moto) y muy avanzado.

EL ABECEDARIO DE LAS BATERÍAS

V Y AH

El voltaje (en Voltios o V) de la batería en nuestro caso será siempre «12 V» y lo pongo entre paréntesis porque realmente rara vez mediremos ese voltaje: una batería bien cargada tiene 12’8 V entre bornes (al 50 por ciento estará entre 12’2 y 12’3 V y por debajo de 12’0 V estaría descargada); con el motor en marcha (y por lo tanto el alternador cargando) lo normal es medir entre 13’5 y 14 V. Y al final de la carga con cargador, estará en unos 14’4 V.
La «capacidad» se mide en Amperios-hora y representa cuánta corriente (Amperios) nos puede dar esa batería durante una hora: una de 7 Ah daría 7 A durante una hora antes de quedarse descargada, por ejemplo. Es una medida de energía, y como un Watio es el producto de un Amperio por un Voltio, esa batería realmente tendría una capacidad energética de 7 x 12 = 84 Wh. El Watio-hora es una medida más correcta de energía, pero no da ninguna idea de cuánta corriente puede dar una batería, ni de cuánta necesita para cargarse, de ahí el uso de los «Ah».

LIPO/LILO/LIFEPO

Existen muchos tipos de baterías bastante distintas que usan Litio en su química, pero todas pueden llamarse correctamente como de «iones de Litio» porque a fin de cuentas son exactamente eso. Pero la clave está en qué otro metal se usa con el Litio (cobalto, hierro, manganeso…), con qué construcción física y qué tipo de electrolito, que definirá diferentes voltajes de trabajo, densidad energética (peso por capacidad), estabilidad (las hay muy potentes pero poco estables y por tanto no recomendables en vehículos para personas), etcétera. A nosotros nos interesan las que usan Litio con fosfato de hierro (de ahí su denominación, LiFePO4) puesto que cuatro elementos de este tipo coinciden en voltajes de uso y carga con las baterías de seis celdas de plomo, es decir, las «de toda la vida» de motos y coches. Gracias a eso se puede cambiar una por otra sin modificar nada del sistema eléctrico.

VRLA

Estas siglas vienen del inglés, por Valve-Regulated Lead-Acid battery, es decir, batería de ácido y plomo controlada por una válvula. Eso significa que la batería no está «abierta» sino «sellada», es decir que no necesita que le añadamos agua porque no sufre evaporación y además al emitir menos gases puede funcionar en espacios reducidos o mal ventilados. Además de la evaporación, estas baterías necesitan menos agua porque recombinan el oxígeno e hidrógeno generados durante la reacción química del ácido y el plomo, formando así agua internamente. Y precisamente por eso no deben ser abiertas una vez activadas, porque se pierde el equilibrio de esos gases y con ello parte de su capacidad. Existen dos tipos de estas baterías: las de «Gel» y las «AGM».

GEL
En estas baterías el ácido está mezclado con algún material conglomerante con el que forma un gel inmóvil. Se usan mucho en SAI informáticos y cada vez más en motos de pequeña o mediana cilindrada porque permiten un montaje muy libre al no necesitar estar verticales ni ventiladas. El Gel las hace teóricamente resistentes a las vibraciones, pero su capacidad de corriente en el arranque no es alta y a la larga hemos visto que estas baterías no resultan tan bien en este uso: por eso no las recomendamos, aunque muchas motos las traigan de serie.

AGM

También son siglas del inglés, por Absorbed Glass Matt o tela impregnada de fibra de vidrio, impregnada precisamente del ácido de la batería para, de esta forma, mejorar su estabilidad física. Aquí sí se consigue buena resistencia a las vibraciones y buena, incluso muy buena, capacidad de corriente en el arranque, incluso se mejora la resistencia a la degradación tras descargas profundas. Este tipo de baterías se desarrolló para la aviación militar y hay algún vídeo que muestra cómo resisten impactos de bala sin derramar ácido y funcionando... La contrapartida es que son caras y es raro encontrarlas en tamaños para moto (sí para coche o todo-terreno, son populares entre los aficionados a eso o al car-audio).

TRUCOS

  • Asistencia en carretera. Asegúrate de tenerla contratada en tu seguro, los avisos más frecuentes que reciben son por baterías descargadas. Asegúrate de que la batería de tu móvil sí está cargada por lo menos...
  • Atento a los niveles. Si tu batería es ventilada, con tapones accesibles y visión del nivel, ¡hay que vigilarlo! Si algún vaso está bajo (hay que mirar uno a uno, los seis) añade agua destilada (no del grifo) hasta que cubra las placas, o donde indique el nivel.
  • Bornes limpios. Los bornes pueden ensuciarse u oxidarse por pequeños efluvios ácidos de la propia batería. De vez en cuando cepíllalos y asegura el apriete (si se aflojan el contacto empeora mucho) para saber que aprovechas toda la capacidad.
  • Abriga tu batería. Las baterías «heladas» son mucho menos capaces así que si puedes aíslala con una manta térmica o espuma (que también puede venir bien contra el calor del motor en marcha).
  • Cables con pinzas. Si no tienes asistencia o llega antes un «buen samaritano», puedes arrancar haciendo un puente con unos cables adecuados. Cuidado: rojo con rojo, negro con negro (no hace mucho evité por poco un incendio... ¡en una gasolinera!).
  • No abras una sellada. Si tu moto tiene un batería «sellada» no la abras nunca para mirar el nivel, y si se descarga ponla a cargar pero evita abrirla pues no evaporan. Abrir estas baterías perjudica su equilibrio químico interno causando daños irreversibles.
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...