¿Cómo le fue a MBA en el Mundial?

Nacida de las motos de Morbidelli, esta marca se convirtió en la más habitual en las parrillas de 125 cc a comienzos de los 80.

Bruno Kneubühler con la MBA de 125 cc en 1982. Fuente: Maurice Büla © FIM
Bruno Kneubühler con la MBA de 125 cc en 1982. Fuente: Maurice Büla © FIM

La historia de MBA en el Mundial está íntimamente ligada a la de Morbidelli, toda vez que las motos de esta empresa creada en 1975 son réplicas de las que surgieron del proyecto que Giancarlo Morbidelli comenzó a finales de los años 60 y que culminó ganando varios campeonatos del mundo.

Las motos de Morbidelli se habían hecho un hueco poco a poco en las cilindradas menores, especialmente en 125 cc, donde Paolo Pileri se llevó el primer título para la marca con una autoridad incontestable. En esos momentos, las motos de Morbidelli ya eran las mejores de la categoría con la única excepción de Bultaco, las cuales conseguían algún que otro triunfo gracias a las manos de Ángel Nieto.

MBA en el Mundial

Esta hegemonía llevó a la creación de MBA, el acrónimo de Morbidelli-Benelli Armi, que tenía como objetivo la producción de réplicas de las motos de Morbidelli para seguir su legado en los equipos privados. Se podría decir que con el tiempo MBA se convirtió en el fabricante que representaba a Morbidelli en el campeonato. De hecho, durante algunas temporadas la parrilla de 125 cc estaba repleta de MBA, con las que competían otros fabricantes como Minarelli o Garelli.

  • 1978. A las primeras de cambio, las MBA comenzaron a dar de qué hablar, ya que Eugenio Lazzarini se proclamó campeón del mundo en el octavo de litro por delante de las Minarelli de Ángel Nieto y de Pier Paolo Bianchi. Si bien se benefició de la lesión del segundo y de que el primero se pasó media temporada ejerciendo de escudero, Lazzarini conquistó cuatro grandes premios que le dieron el ansiado título.
  • En 1979, aunque los 125 cc estaban plagados de motos MBA y Morbidelli, nadie pudo con el poderío de Ángel Nieto y su Minarelli. No obstante,  Maurizio Massimiani y Hans Müller terminaron en segunda y tercera posición al final.
  • Un brillante Pier Paolo Bianchi le sacó todo el jugo a su MBA en 1980. Sus dos victorias y su regularidad consiguiendo buenas posiciones le permitieron ganar a Nieto en un año en el que la mala suerte se apoderó de su temporada. De este modo, Bianchi ganó el segundo título de las MBA, el último que conseguirían estas motos réplica. Ni Minarelli primero, ni Garelli después permitirían sorpresa alguna en un mundial donde la mecánica italiana dominó hasta la aparición esporádica de Derbi con Jorge Martínez “Aspar” en 1988 y de JJ Cobas con Álex Crivillé.
Iván Palazzese en un GP de 125 cc en 1981. Fuente: Maurice Büla © FIM
Iván Palazzese con una MBA en un GP de 125 cc en 1981. Fuente: Maurice Büla © FIM
  • No obstante, ha.y que señalar que Bianchi fue tercero en 1981, que Roland Freymond consiguió una victoria en 250 cc e Iván Palazzese un par de ellas en 125 cc en 1982; que Bruno Kneubühler logró el subcampeonato del octavo de litro con dos victorias de 1983 (Maurizio Vitali y Ricardo Tormo sumaron una cada uno en sendas MBA); que Vitali repitió victoria en 1984; que Pier Paolo Bianchi logró el subcampeonato en 1985 con tres victorias; que Domenico Brigaglia ganó el último GP con Una MBA en 1986 en SPA, y que 1987 fue el último en el que alguna moto de esta marca disputó el mundial.

Archivado en:

Ángel Nieto en la Minarelli de 125 cc en 1979. Fuente: Maurice Büla © FIM

Relacionado

¿Cómo le fue a Minarelli en el Mundial?

Álex Crivillé en la JJ Cobas con la que ganó el mundial de 125 cc. Fuente: Maurice Büla © FIM

Relacionado

¿Cómo le fue a JJ Cobas en el Mundial?

Ángel Nieto en el GP de Inglaterra 1982 con la Garelli

Relacionado

¿Cómo le fue a Garelli en el Mundial?

Los mejores vídeos