Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

Vive en el lado oscuro, no ocupa portadas y muchos ya pensaban que ni se vendía. Pero sí, esta Beta de trial sigue vivita y coleando. Opción para trialeros aventureros, con gusto por lo bueno.
Santi Ayala. Fotos: Juan Sanz. Con la colaboración de FIAT Professional. -
Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente
Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

No estaba muerta que estaba de parranda… Podría ser la letra de la canción que acompañase a la Beta EVO 300 4T (6.763 euros), aniquilada por muchos de vosotros, pero que para nada aparece en las esquelas. Diez años después de su nacimiento, la opción trialera de la marca italiana con válvulas sigue viva y disfruta de muy buena salud. No solo eso, sino que además continúa recibiendo actualizaciones, como ha ocurrido para su versión 2018.

Nacida en 2008 primero con motor de 250 cc, por seguir la pauta del momento, iniciada por Montesa con la Cota 4RT, al año siguió la mecánica ya subió a los 300 cc. Ello se logró con el aumento de 7 mm de diámetro del cilindro respecto al de la 250, en el ánimo de implementar las reacciones del propulsor para adecuarlo al trial del momento, más de golpes de gas ante los obstáculos que de linealidad para trazar.

Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

Actual

La Evo –acrónimo de Evolución- 300 2018 incorpora una nueva centralita con doble mapa, que además de poder escoger entre dos curvas garantiza una completa combustión, incrementando así las prestaciones y la precisión de la respuesta al acelerado. Llega también una bujía con un nuevo electrodo, ubicado más al interior de la cámara de combustión. Esto permite un encendido más inmediato y preciso del combustible, garantizando una mejor estabilidad de la carburación en todas las condiciones de uso.

La 300 recibe otra bomba de aceite de mayor caudal que reduce sensiblemente el freno motor y elimina el efecto «todo/nada» a bajo régimen. El interior del escape se ha revisado para un aumento de las prestaciones y una entrega de potencia más lineal, ahora más aprovechable a cualquier régimen.

En la suspensión, como en las 2T, la horquilla tiene nuevo reglajes y el nivel de aceite se ha unificado entre cada barra para facilitar el mantenimiento –antes era distinto según la que llevaba el reglaje de compresión y el de extensión-. El amortiguador igualmente estrena más progresivos para absorber mejor los impactos más violentos. Equipa neumáticos Dunlop montados sobre llantas con bujes reforzados en las zonas de fijación de los discos y corona, que incrementan la fiabilidad frente a los golpes.

Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

Se ha revisado el diseño con unos nuevos gráficos y colores (mucho negro) sobre el chasis en aluminio anodizado y las llantas negras con adhesivos en blanco/rojo. Hablando del chasis, sigue siendo el de aluminio, hidroformado, con la estructura central que aprovecha como depósito, incorporado en el propio chasis.

La EVO sigue teniendo carburador, así que para arrancarla hay que tirar, según la temperatura del motor, del mando del aire en frío -de color negro-, o del pulsador rojo para arranque en caliente –ambos tiradores están muy accesibles-. En cuanto a la puesta en marcha nos ha parecido algo caprichosa, teniendo para arrancar que dar una patada bien acompasada junto a una ligera apertura del gas. Por cierto, lleva la palanca a la derecha, al revés que sus hermanas 2T.

Como cabía esperar el 300 rinde a más potencia y par que la homóloga 300 4T, pero lo hace de forma muy diferente. Lógico para tratarse de una 4T y por eso el disponer de mayor par hay que aprovecharlo. Pese a ser 300 y a sus 18 CV, la mecánica responde con un primer toque de gas suave, que nos quita el posible respeto al empuje. En las versiones anteriores se apreciaba de más el freno motor al cortar el gas, pero en ésta se ha suavizado, que no eliminado.

El embrague mantiene su respuesta rápida y directa, seña de identidad de Beta, pero es verdad que en esta 4T podremos prescindir mucho de su uso, sobre todo si utilizamos la moto para trial aventura, que es donde tiene más utilidad y efectividad. Además, tiene un tacto muy cambiante y no es del todo fiable su respuesta, donde actúa al soltar la maneta y cómo actúa. El cambio, de cinco marchas –no seis como la 2T-, trabaja preciso y asegura el buen engranaje de cada velocidad. Si os gusta hacer las cosas con pausa y calma, es bueno su proceder.

El medio régimen nos encanta para poder hilar en esos pasos donde el motor debe ofrecer continuidad pero la subida de vueltas hacia arriba sigue siendo algo perezosa. Digamos que la estirada no la hace redonda y la potencia en la zona no se aguanta. No es una moto agresiva, sin duda, ni nacida para competir en las zonas del trial moderno actual. Pero para un trial fuera de los grandes escalones resulta exquisita. Eso sí, en las empuntadas y grandes escalones le cuesta mantener la potencia arriba. Justo ese momento de atacar un escalón, con el motor acelerado, alto de vueltas, soltando el embrague, arriba del obstáculo echamos en falta el aguante de la potencia, debiendo aguantar el uso del embrague. Lo bueno que es Aplomo.

Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

El bastidor de aluminio es su aliado, si te gusta la rigidez que aporta, que se traduce en gran estabilidad, con un equilibrio destacado, neutra en sus reacciones, de gran confianza para efectuar movimientos con la moto. Resulta precisa en sus acciones aunque, frente a otros bastidores, no es tan espontánea. Es muy tiralíneas de precisión, cualidad que habrá pilotos a los que les encante y otros que no se entenderán con ella.

La Evo 300 es altita, algo por encima de las rivales, lo que eleva algo su centro de gravedad. Eso, unido a que el peso queda por encima de las 2T -75 kg en vacío, similar al de la Cota 4RT- hace que la sintamos diferente, aunque eso sí, muy aplomada. En un primer momento no se la aprecia ligera, pero según montamos con ella, en el trial de aventura, podemos olvidar su peso, si no competimos y nos dedicamos al trial aventurero.

Al buen manejo y control de la italiana ayuda una buena posición a los mandos, la buena estrechez de la moto en la parte central y la abundante superficie de contacto con las piernas. El piloto siempre se mueve con facilidad y libertad sobre ella y la maneja con precisión.

Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

La suspensión ha mejorado con el nuevo setting, gran tacto el sentido, cumpliendo en la 4T con ese doble papel: el de amortiguar y, el de enmascarar algo el peso de la moto. Sus reglajes se mantienen más asentados y controlados que antes pero siguen siendo vivos en extensión y con poco freno en compresión, transmiten sensación de una moto más ágil, pese a su peso, y mucho más dinámica. Aunque ello pueda suponer ligera imprecisión pues no siempre sientes llevar la moto totalmente controlada dado que detrás aún puede parecer que rebota de más. Pero es verdad que la suspensión aporta mucho control de la Beta y es culpable también de esa gran capacidad de la EVO para trazar muy fina, aguantando la posición y la línea de trazada.

En los frenos, gran trabajo del material Braktec con mordiente y tacto, aunque seguimos notando que el pedal de freno trasero es algo corto. Una clara alternativa para el trial que no vive de las zonas es la Evo 300, moto elegante en sus formas y en su comportamiento. Una vez más, la honorable dama del trial.

Beta Evo 300 4T: Alternativa diferente

Lo más
  •  

    Chasis preciso

  •  

    Motor fácil

  •  

    Linealidad

Lo menos
  •  

    Falta de rabia

  •  

    Respuesta en alta

  •  

    Embrague preciso

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...