Derbi CR 250 1983, así era la moto del Campeón MX Toni Elías

La leyenda del motocross ya había conseguido junto a la Derbi dos títulos nacionales, en 1981 y 1982. En 1983 se creaba la última cuarto de litro MX de la marca española.
Joan Carles Orengo | Fotos: J.C.O. -
Derbi CR 250 1983, así era la moto del Campeón MX Toni Elías
Derbi CR 250 1983, así era la moto del Campeón MX Toni Elías

Un David representado por la marca española y un Goliath formado por una pléyade de marcas foráneas, tanto japonesas como europeas representadas principalmente por KTM, que ya habían entrado en nuestro mercado para quedarse, con unos medios y tecnología más potentes y avanzados y con el «agravante» de que, en el caso de las japonesas Honda, Yamaha y Suzuki, ya contaban incluso con equipos oficiales propios al estar instaladas como fábricas en nuestro país.

Pero Derbi era la marca que había dominado la categoría en los dos últimos años con el as Toni Elías a sus mandos, y en 1983 volvía a la carga para revalidar el título, aunque con el convencimiento de que tenía que renovar a fondo su armamento para poder luchar de tú a tú con una competencia cada vez más seria, encabezada por la Yamaha del propio hermano de Toni Elías, Jordi, la KTM de Pablo Colomina y la Honda de Toni Arcarons.

Para ello desarrolló una motocicleta muy especial, que nada tenía que ver con la vencedora de años anteriores refrigerada por aire. La refrigeración líquida era la novedad más evidente, aunque no era un aspecto técnico nuevo para la marca catalana, dada su gran experiencia en la velocidad y en el motocross en cilindradas inferiores y de hecho, el depósito y los deflectores del radiador procedían de la 125 de Derbi, que ya disponía de los encajes y formas adaptadas a este tipo de motor.

PIEZAS PRESTADAS

Pero las novedades no se acababan en el tipo de refrigeración, y podíamos hablar de una moto completamente nueva, que además recibía piezas adaptadas de otros modelos del mercado con el fin de acelerar el proceso de disponer de una motocicleta competitiva completamente nueva en poco espacio de tiempo. Lo más destacado a la vista era el basculante proveniente de una Honda CR, modelo del cual se aprovechaba también el escape, mientras que la palanca de cambio era de origen Yamaha. Aún ahora, algún concesionario de las citadas marcas recuerda las visitas de gente de Derbi para comprar recambios…

El carburador era un Dell’Orto de 38 mm, acoplado a la caja de láminas de forma totalmente artesanal por un lado y a un airbox sobredimensionado por el otro. Soldaduras en el acoplamiento del carburador Dell’Orto con la caja de láminas delatan lo artesanal, así como los golpes en el tirante inferior derecho del chasis para que pudiera girar la palanca de arranque, de una Yamaha YZ. El basculante era de una Honda Elsinore, así como el escape, con el tramo inicial del codo adaptado al cilindro Derbi. La palanca de freno estaba mecanizada en de aluminio. El depósito y deflectores del radiador N.G. procedían de la 125 de la marca.

En la parte ciclo, además del citado basculante al que se había acoplado un amortiguador White Power «oficial» con reglaje de hidráulico con un sistema de bieletas Monoflex de Derbi, la novedad más interesante eran las dimensiones de la rueda trasera, que pasaban de ser las clásicas 3,50 x 18” a unas 5,00 x 17”, más en línea con las tendencias del momento. En el tren delantero destaca el refuerzo en el soporte de la pinza de freno Brembo, acoplado a la horquilla Marzocchi, ambos elementos idénticos a la moto de serie de la marca.

 El esfuerzo tuvo la recompensa del título de marcas, aunque no el más codiciado, el de pilotos, que fue a parar a Toni Arcarons, acabando Elías tercero.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...