KTM 990 Adventure Dakar Edition

Prueba rápida de la KTM 990 Adventure Dakar Edition. La poderosa KTM 990 Adventure Dakar Edition recibe una nueva configuración en edición limitada, con acabado y decoración especiales que acentúan sus valores transgresores como trail salvaje de uso mixto, asfalto y tierra.
Santiago Ayala. Fotos: Tonya Colson -
KTM 990 Adventure Dakar Edition
KTM 990 Adventure Dakar Edition

Los buenos motivos para las celebraciones no tienen que ser desaprovechados, filosofía que KTM ha aplicado a su trail de mayor cilindrada, la Adventure.

Diez victorias consecutivas en el Dakar y el 30 cumpleaños del rally todo terreno más importante del mundo han sido considerados por la marca austriaca para conmemorarlo con una versión especial de su 990 Adventure. La Dakar Edition es una simbiosis entre las dos variantes ya existentes de esta trail, la normal y la más deportiva, denominada R.

Combinación

De ésta toma el chasis pintado en naranja, así como el motor en máxima confi guración de potencia, 115 CV frente a los 105 de la «básica». De la otra mantiene las suspensiones de corto recorrido –más largas en la R– así como el ABS del que prescinde la «erre».

Esta mezcla se completa con una decoración especial en azul metálico, como recuerdo del carismático color de los principales patrocinadores –marca de tabaco y de bebida energética– de KTM en estos años en los raids, a lo que suma unos grafismos incluyendo el anagrama del Dakar y su símbolo del touareg.

Los cubremanetas plásticos, las parrillas metálicas protectoras de caídas de los depósitos, en color naranja, y la funda de asiento en piel vuelta completan las señas de identidad de esta llamativa variante, disponible al mismo precio que la Adventure R de 13.490 euros –12.989 la «sencilla»–. Nada menos que en Dubai, en pleno desierto árabe, ha sido presentada esta pieza de coleccionista que es tan seductora a la vista como al resto de sentidos.

Porque los amantes del trail radical y poderoso encontrarán en la KTM la opción a seguir, sobre todo por la brillante respuesta del bicilíndrico en V a 75º que la impulsa. Un motor de carácter, que sólo con oírlo nos expresa sus ganas de ser exprimido para que le saquen el máximo.

Aunque sabe comportarse con buenos modales, lo cierto es que a la austriaca le gusta más ser chica mala que bondadosa. Este propulsor es de lo mejor que encontramos para tener sensaciones fuertes, pues cuenta con un empuje excepcional en todo el abanico de revoluciones, aportando máximas aceleraciones, tanto en carretera como en caminos.

Nos encanta ese sentir que transmite de poderío permanente avalado por 999 cc, un pozo sin fondo del que podemos sacar agua al ritmo que deseemos y con el volumen que nos guste. Porque en el puño de gas de la Adventure hay de todo y para todo. ¿Que necesitamos aceleraciones tipo dragster? Las tenemos. ¿Que buscamos realizar largas derrapadas sobre tierra aplicando control en el deslizamiento? Lo ofrece. ¿Que nos apetece ir por autovía con altos promedios? También lo tiene.

Desde luego, el motor por potencia y elasticidad resulta proverbial. Lo menos favorable es su alta rumorosidad, su tacto algo tosco de embrague y cambio, así como el elevado calor que genera, incluyendo en ello los dos silenciadores con los que, si no prestamos atención, podemos quemarnos con cierta facilidad.

Asentada

La Adventure es una buena rutera que nos brinda una posición a los mandos, dominante y bastante cómoda, sentados en un asiento ancho que nos abre algo las piernas. Los mandos quedan bien posicionados así como la instrumentación, bastante completa aunque no siempre intuitiva para leer la información, con ciertos grafismos algo pequeños.

El volumen general de la Adventure es notable, de moto musculosa y corpulenta que, sin embargo, tiene un manejo más ágil del que alguno pueda pensar. Sorprende por su talla esa deportividad, similar a la que pueda tener un alto y pesado pívot de baloncesto. En carretera la Dakar Edition es buena viajera, y en campo, sin duda, sorprende porque se puede ir muy deprisa y por sitios increíbles.

Es la maxitrail más polivalente del mercado, apoyada en una suspensión efectiva que sujeta bien los más de 200 kg de Adventure que tenemos y que nos deja hasta saltar sin miedo a romper nada. Eso sí, las inercias, sobre todo en campo, hay que considerarlas porque el motor corre lo que nosotros queramos, pero llegado el momento de frenarla en la tierra nos pueden entrar sudores.

Más aún si tenemos el ABS conectado, sistema que igual nos puede beneficiar que perjudicar, y cuyo uso debemos valorar –se puede desconectar fácilmente–. Nuestro criterio es disfrutarlo en carretera y apagarlo en «off road». La frenada, con doble disco delantero, es de las buenas y contundentes, a pesar del excesivo recorrido que necesitamos aplicar en la maneta delantera para tener mordiente. Detrás hay cierta tendencia al bloqueo y si abusamos demasiado de él, nos podemos quedar sin su servicio pues, a veces, se viene abajo.

Galería relacionada

KTM 990 Adventure Dakar Edition

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...