Prueba de la Husqvarna FC 350 2014

Hemos sometido a la 350 sueca a la voz del pueblo «crossero», la de los aficionados comunes de nivel amateur. La consulta era clara: «tres y medio», ¿sí o no?
Marcos Abelenda / Fotos: Juan Sanz / Colabora: Circuito de MX Sevilla La Nueva -
Prueba de la Husqvarna FC 350 2014
Prueba de la Husqvarna FC 350 2014

La nueva gama de motocross de la renovada Husqvarna incluye en su catálogo la FC 350. Una montura que, ya sabéis, es la prima gemela de la KTM 350 SXF. Su concepto de cilindrada intermedia lleva ya entre nosotros tres temporadas. Tiempo suficiente para que conozcamos bastante bien las cualidades de la «tres y medio», después de subirnos a ella en múltiples pruebas individuales y comparativas, y también haber probado distintas versiones con diversas preparaciones. En la mayoría de esas veces, casi siempre acompañados por pilotos de primer nivel, terminamos concluyendo que se trata de una moto algo limitada en competición frente a las 450, pero tremendamente divertida y perfecta para cierto tipo de usuarios. Pues en esta ocasión lo que pretendemos es exactamente eso, identificar con qué perfil de aficionados encajan mejor las aptitudes de la Husqvarna 350

Publicidad

DOMINGUEROS

Antes de nada, reflexionemos un poco. Por el calificativo aficionado «amateur» se debe entender un usuario que seguramente no compite a nivel nacional, o no habitualmente, pero que sí lo hace en algún certamen autonómico, aunque sea dentro las conocidas categorías «aficionados», «amigos» o «promoción». Personas con bastante experiencia, que entrenan en moto muy habitualmente y quizá hasta sigan algún pequeño plan de preparación física, cuando menos en época de carreras. Están fuertes y son capaces de llevar una 450 a un ritmo más o menos constante durante dos mangas de 20/25 minutos. Este tipo de usuario abunda mucho en el motocross, pues se trata de una especialidad en la que la mayoría de los que la practicamos hemos competido alguna vez; más o menos temporadas, con mayor o menor seriedad…

Pero existe otro tipo de aficionados de costumbres más irregulares. Montan en moto cuando quieren y/o pueden, sin una continuidad prestablecida, más en unas épocas que en otras, cuando otros compromisos familiares, sociales o laborales se lo permiten y, casi siempre, en fin de semana. Son los «domingueros». Un término que puede tener ciertas connotaciones peyorativas, pero que encaja perfectamente con los hábitos de muchos aficionados al motocross –de hecho, con la mayoría-. Si os sentís aludidos y no os gusta la palabra, pensad que en Estados Unidos les llaman «weekend warriors» -guerreros de fin de semana-, o que en Italia les dicen «amatori» -que significa aficionados o amantes, en español-. En cualquier caso, no hay duda de que los «domingueros» son el grupo más numeroso de los que practican motocross, y si no lo creéis, la próxima vez que vayáis a un circuito preguntad a los que están montando cuántos tienen licencia de competición y echad cuentas.

Estos aficionados saben andar bien en moto, porque incluso llegaron a competir en su momento, o son ya veteranos, pero la falta de entreno provoca que a veces acusen cierta falta de práctica, y también que su físico no sea óptimo. Las energías no les duran mucho a los mandos de las poderosas 450, pero las 250 no les proporcionan la dosis de «caña» esperada para su jornada de motocross. Creemos nosotros que a este tipo de usuarios es a quienes mejor les puede encajar la FC 350. Y, para confirmarlo, nada mejor que realizar una prueba empírica.

Publicidad

MUCHAS FACILIDADES

Con la Husky cargada en la furgoneta, ponemos rumbo al circuito de Sevilla La Nueva, en Madrid, donde por suerte nos encontramos con una docena de domingueros, o mejor dicho, «miercoleros», ya que estamos a mitad de semana. Hay exactamente la variedad que buscamos, con algunos treintañeros con motos de 250, 450 y alguna dos tiempos, y también un grupo de veteranos con sus inmaculadas clásicas. Les proponemos a los que quieran el darse unas vueltas con la FC 350 y que luego nos cuenten sus opiniones, las cuales os mostramos en estas mismas páginas. El resultado es rotundo y todos valoran con muy buena nota general a la sueca, aunque también le encuentran sus defectos.

Nosotros también nos subimos a la Husqvarna «tres cincuenta» y pronto nos empapamos de sus cualidades -que conocemos, obviamente, por haber probado hace poco a su hermanastra KTM-. La mecánica es la gran estrella de esta montura, por su interesante compromiso. De respuesta impecable, con un tacto de gas muy preciso y directo, la entrega de potencia de la FC 350 resulta absolutamente lineal y homogénea, gracias a su empuje dulce y progresivo a bajo y medio régimen, que se convierte en una genial estirada a altas vueltas. De nuevo, su comportamiento nos recuerda más al de una 250 «hinchada» que al de una 450 «amansada». En la pista, la Husky embauca a quien la conduce, sobre todo, si no nos fijamos en los tiempos por vuelta, ni vamos en pleno «pique» con una 450. Convence y divierte porque tiene la dosis de potencia justa, suficiente para sacarnos una sonrisa bajo el caso por su empuje y para completar cualquier salto sin agobiarse en la curva previa, pero cansándonos claramente menos que una «cuatro y medio».

Publicidad

El apartado ciclo de la FC 350 también contribuye a que la jornada de disfrute se prolongue, gracias a su buen manejo. La sueca resulta verdaderamente ágil y se siente muy rápida de movimientos, incluso cuando en realidad la báscula indica que no es precisamente ligera –sus 108,6 kilos, verificados en vacío, están por encima de los de la mayoría de las 450-. Las suspensiones también brillan por su buen hacer, con un tacto muy agradable y progresivo, aunque con unos tarados algo blandos en la unidad que probamos; mientras que los frenos rinden a un nivel inmejorable.

En cualquier caso, en esta prueba especial os remitimos a las impresiones y valoraciones de los usuarios invitados. Solo destacar que, curiosamente, los aspectos negativos de la 350 –precio, estabilidad en recta, exigencia de jugar mucho con el cambio para ir rápido-, así como los positivos –no cansa, gran manejo en curva, muy potente arriba-, que han señalado los aficionados «domingueros» son casi los mismos que en anteriores ocasiones nos han comentado los pilotos «pro». 

Publicidad

OPINIÓN DE LOS INVITADOS

Oscar Castro

Experiencia: años practicando «off road», pero sólo uno en motocross.

Moto actual: KTM 250 SX 2014

«El apartado ciclo me parece de gran categoría. El chasis resulta muy ágil, y viene acompañado de unas suspensiones y unos frenos geniales. Del motor me quedo con su respuesta a bajo régimen, pero no tanto en alta. Requiere jugar bastante con el cambio, cuyo accionamiento no me convence, como tampoco el del embrague, que va algo duro. Me parece una moto ideal para aficionados y le daría un 9 como nota general».

 

Pedro Palomeque

Experiencia: practicante habitual, con alguna salida en carreras.

Moto actual: Suzuki RMZ 450 2012

«En primer lugar, diría que la posición de conducción es muy acertada, pese a que la carrocería se nota algo ancha. El motor a alto régimen me parece espectacular, corre mucho, pero a la vez resulta muy lineal y dosificable. En bajos me convence menos, pues se nota que le falta empuje frente a una 450. Las suspensiones, para ser de serie, trabajan bastante bien, aunque me parecen algo blandas y la dirección va algo suelta en las rectas. Yo la valoro con un 8,5».

 

Publicidad

Alberto Echevarría

Experiencia: aficionado experimentado, competidor en veteranos y monitor de niños.

Moto actual: Kawasaki KXF 450 2010

«Creo que es una moto muy divertida, un auténtico juguete por su gran agilidad y su excelente paso por curva. También pienso que la suspensión va algo blanda, al menos para mi gusto. El motor es una gozada porque no cansa, y me parece ideal para quien tiene una 250 y se le queda corta de potencia. Para ese tipo de usuario me parecería una moto de 10, si no fuera por su precio tan caro. Incluso, diría que va mejor que la KTM 350, como más llena en medios. Menos indicada la veo para competir, pues el motor exige trabajar mucho con el cambio para seguir a las 450».

 

Carlos Rodríguez

Experiencia: aficionado de toda la vida, sin carreras.

Moto actual: Suzuki RMZ 250 2012

«Creo que el motor está muy bien conseguido, con una respuesta dosificable pero suficientemente potente. La tracción a la salida de las curvas es muy buena, incluso mejor que en mi RMZ 250. Las suspensiones y los frenos también trabajan muy bien, aunque el chasis me parece algo pesado de delante y le cuesta iniciar los giros. Tampoco me convence la posición de conducción, porque se va muy echado hacia delante».

Publicidad

CONCLUSIÓN

Si os sentís identificados con el perfil de usuario de Oscar, Pedro y Carlos, no lo dudéis, pocas motos os satisfarán tanto como la FC 350. Si encajáis más con los gustos de Alberto, pensad mejor en una 450.

Lo más

  • Motor muy divertido.
  • Arranque eléctrico.
  • No cansa.

Lo menos

  • Datos de peso.
  • Precio elevado.
  • Posición de conducción.

Publicidad
Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...