Segunda mano: Suzuki RMZ 250, 2013

La RMZ 2013 se actualizó ampliamente, de nuevo en el motor y también en el chasis y las suspensiones.
Moto Verde. -
Segunda mano: Suzuki RMZ 250, 2013
Segunda mano: Suzuki RMZ 250, 2013

Suzuki RMZ 250, 2011(6.799€).

La adopción de la inyección electrónica, en 2010, situó a la RMZ 250 como una de las más avanzadas de su clase, aunque desde entonces su evolución ha sido un poco menor que la de sus rivales. En 2011 y 2012, se buscó más potencia y fiabilidad -cambios en la culata, el pistón, el escape, la ECU, la transmisión, la refrigeración y la lubricación-.

ENCUENTRA TU SUZUKI DE SEGUNDA MANO

La RMZ 2013 se actualizó ampliamente, de nuevo en el motor –árboles de levas, pistón, cigüeñal, biela, cambio, encendido, tres mapas de motor-, y también en el chasis -distinta rigidez- y las suspensiones -mantenía material Showa, pero con horquilla SFF2 de muelles-. El ajuste de «settings», mapa de motor y nuevos adhesivos, fueron las únicas novedades en 2014 y 2015. La última revisión importante data de 2016: motor potenciado -pistón, culata, cigüeñal, volante magnético, arranque, cambio, control de lanzamiento electrónico…-; chasis revisado en rigidez y geometría; y nuevas suspensiones Kayaba -horquilla neumática PSF2-.

Suzuki RMZ 250, 2011(6.799€).

Suzuki RMZ 250, 2013 (7.599€).

Fácil

La evolución de la Suzuki 250 ha tenido un reflejo claro y lógico al comparar su eficacia con las rivales coetáneas: las RMZ de 2011 y 2012 estaban entre las mejores de su clase, pero desde 2104 en adelante fue quedando un poco rezaga. Esto no significa que no posea buenas virtudes, entre las que sin duda destaca su talante general noble, agradable y muy fácil de aprovechar.

Resulta una máquina francamente divertida, gracias a la propuesta de su motor, menos poderoso en altos que otros 250 –35 caballos solía rendir la amarilla, que llegaron a 37 con los cambios de 2016-. Pero su entrega en bajos y medios sí la situaban a la altura de las mejores, contribuyendo a una gran eficacia a la salida de las curvas, sin exigir una conducción tan «al límite» o agresiva como otras MX2.

Suzuki RMZ 250, 2013 (7.599€).

Suzuki RMZ 250, 2014 (7.599€).

El bastidor también gusta de circuitos revirados, gracias a la excelente agilidad de la RMZ, con un tren delantero muy rápido y preciso en ángulos de todo tipo, incluso sin ser más la ligera –entre 101 y 104 kilos en vacío, según versión-, a cambio de una estabilidad en recta mejorable. Las suspensiones han sido uno de los mayores puntos débiles de la Suzuki, por su reglaje original que requiere de puesta a punto y preparación. Los frenos ofrecen buen rendimiento, aun sin ser de los más potentes.

Entre los aspectos a tener en cuenta en una unidad de segunda mano, sabed que en las RMZ 250 resulta de vital importancia, en los cambios de aceite, el limpiar también el tapón imantado del cárter –próximo al pedal del cambio-, que retiene las virutas metálicas. Sabed, también, que en las primeras generaciones –RMZ 2011-, las válvulas de escape en titanio cogían holgura y, aun sin llegar a partirse, sí que podían doblarse -el síntoma del problema era una pérdida de potencia drástica y una estirada excesiva-.

Por ello, contad con una revisión del juego válvulas escrupuloso –entre 55 y 70 horas-, y tampoco descuidéis la biela –100 horas-. 

Suzuki RMZ 250, 2014 (7.599€).

Suzuki RMZ 250, 2016 (8.099€).

En detalle

Pese a una estética inalterada en varios años, y sin presentar una evolución tan continuada como otras de su clase, la MX2 amarilla ofrece buenos argumentos como opción de segunda mano.

El equipo de frenos mantiene el material Nissin, con discos de 250/240 mm., desde hace años. Delante se agrade al recurrir a uno sobredimensioando.

Las actualizaciones motrices más importantes llegaron en las versiones de 2013 y 2016. Su respuesta en bajos-medios ha sido siempre su punto fuerte.

El puesto de mandos plantea una excelente comodidad y gran calidad en los componentes, como el manillar Renthal Fatbar.

El historial de la horquilla presenta tres etapas: Showa de doble cartucho en 2011 y 2012; Showa SFF2 de 2013 a 2015; y KYB PSF2 neumática en 2016.

Salvo por el cambio de colores y adhesivos, la carrocería se ha mantenido sin cambios, lo cual tiene inconvenientes, pero también ventajas al buscar una unidad usada -una de 2011 no se ve más desfasada que una de 2016...-.

 

Suzuki RMZ 250, 2016 (8.099€).

  • Suzuki RMZ 250 2011

     

    Conjunto equilibrado

  •  

    Puesta en marcha

  • Suzuki RMZ 250 2013

     

    Motor en bajos y medios

  •  

    Puesta a punto suspensiones

  • Suzuki RMZ 250 2014

     

    Entrada en curva

  •  

    Valor novedoso

  • Suzuki RMZ 250 2016

     

    Bajos y medios

  •  

    Freno delantero

HOMOGÉNEA

Divertida comparativa, la que disfrutamos en 2015 con las 250 4T de aquella temporada en compañía de los dominadores del Nacional de MX2 en aquel momento, Iker Larrañaga y Ander Valentin. Así se expresaba el piloto navarro al valorar a la RMZ: «me parece una moto bastante completa y válida. No tiene grandes defectos, aunque tampoco sobresalen grandes virtudes, pero en general es una moto notable. El chasis es un punto fuerte, aunque las suspensiones requieren trabajar la puesta a punto. El motor responde bien, aunque podría tener más potencia». 

Te recomendamos

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...