Suzuki RM 400 2T, la primera japonesa en ganar un Mundial de Motocross

La legendaria saga RM de motocross de Suzuki abría un nuevo capítulo en 1978 con el lanzamiento de la RM 400, el modelo de mayor cilindrada de la gama hasta la fecha.
Juan Carles Orengo -
Suzuki RM 400 2T, la primera japonesa en ganar un Mundial de Motocross
Suzuki RM 400 2T, la primera japonesa en ganar un Mundial de Motocross

Si hay una gama de motocicletas de motocross icónica, ésta es la de las RM de Suzuki, laureadas con múltiples campeonatos nacionales y del mundo. Todo empezó a principios de la década de los 70, cuando la firma japonesa se atrevió a inmiscuirse en un terreno dominado de forma absoluta por las marcas europeas.

Concretamente la sueca Husqvarna y la checa CZ ejercían un monopolio que parecía difícil de derribar, pero el fichaje por parte de Suzuki del astro del momento, el belga Joël Robert, en 1970, arrebatado a cambio de una importante suma de dinero a CZ aplanó el camino para el primer título de Campeonato del Mundo de una marca japonesa, el primero de una lista interminable que se alarga hasta nuestros días. Como dato, Suzuki ostentó el récord de ser la única marca capaz de ganar el Mundial de Motocross en las tres cilindradas hasta 1987, año en que Yamaha lograba su primer título de 125.

Espectacular aspecto el de la RM 400 de 1979, a  pesar de contar aún con una arquitectura muy clásica. Los frenos eran de tambor, cónico el delantero y flotante y de magnesio el trasero. El motor, refrigerado por aire, cubicaba 417 c.c. encendido electrónico CDI. Curioso el detalle del caballete lateral de serie. El basculante de aluminio estaba exquisitamente acabado y contaba con un nuevo rodillo-guía de cadena.

ANTES, TM

Las primeras Suzuki de motocross respondían a las siglas TM (Trail Model) y no fue hasta cinco años después, concretamente en 1975, que aparecía la primera RM (Racing Model), con ya unos títulos en la mochila para la firma de Hamamatsu fruto de la colaboración con grandísimos pilotos, como el ya citado Robert y su compatriota Roger De Coster. Fue con el modelo RM 125 y la gama fue ampliándose progresivamente con cilindradas que abarcarían desde los 50 hasta los 500 c.c.

En 1976 aparecían las versiones de 250 y 370, y en 1978, esta última cilindrada real de 372 c.c. se elevaba hasta los 402. Comparados estos modelos con sus rivales, lo cierto es que no aportaban ninguna novedad técnica, pero si una excelente realización y calidad. Su estructura seguía siendo muy convencional, con doble amortiguador trasero, motor refrigerado por aire y frenos de tambor, y la propia Suzuki «vendía» su producto como un conjunto completo más que revolucionario en un folleto publicitario para el mercado americano: «aunque alguien pudiera llegar a fabricar un motor tan bueno como el RM 400, seguirían sin poder batir a la horquilla de aire de Suzuki, el basculante en aluminio de sección cuadrada, los amortiguadores traseros de gas inclinados, el freno cónico delantero y el flotante de magnesio trasero

Esta unidad, concretamente, corresponde a la versión ’79 de la RM 400, que en relación al primer modelo del año anterior, presentaba una carrocería totalmente rediseñada en depósito, tapas laterales y guardabarros, además de unos nuevos gráficos. El basculante era de nueva factura y los amortiguadores estaban aún más inclinados, mientras que en el motor la cilindrada pasaba de los 402 a los 417 c.c., con un embrague reforzado y el peso en seco era de 101 kilos, 4 menos que en la versión anterior.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...