Asia ya no es sólo Japón (III): Turquía, el rey Sofuoglu y el príncipe Razgatlioglu

El más europeo de los países asiáticos también se abre paso en las dos ruedas.
Nacho González -
Asia ya no es sólo Japón (III): Turquía, el rey Sofuoglu y el príncipe Razgatlioglu
Asia ya no es sólo Japón (III): Turquía, el rey Sofuoglu y el príncipe Razgatlioglu

En los últimos años se está poniendo de manifiesto la evidencia del aperturismo del motociclismo asiático, que cada vez más nítidamente se va abriendo paso más allá de las fronteras del país del sol naciente.

En la primera parte de esta serie nos centramos en Malasia, con la aparición de Zulfahmi Khairuddin y la consumación por parte de Khairul Idham Pawi. En la segunda entrega, hablamos sobre el crecimiento de Tailandia de la mano de Ratthapark Wilairot y la irrupción de Indonesia.

KENAN SOFUOGLU, UN IMPERIO EN SUPERSPORT

Hablar de motociclismo y Turquía equivale a hacerlo de un piloto muy concreto -Kenan Sofuoglu- y de una categoría –el Campeonato del Mundo de Supersport-. Mientras en las otras grandes competiciones el himno y la bandera turca son grandes desconocidos, entre las motos de serie de 600 son tónica habitual durante la última década.

Hasta cinco títulos ha conquistado Sofuoglu en dicha categoría (2007, 2010, 2012, 2015 y 2016) a lo largo de nueve temporadas en los últimos once años, con dos paréntesis para abordar otros retos que no salieron según lo esperado: el de Superbike en 2008 –con un noveno puesto como mejor resultado- y el de Moto2 en 2011, donde logró un podio en Assen pero le faltó regularidad y decidió retornar a su zona de confort: Supersport.

Allí ha establecido una especie de tiranía que le ha llevado a batir a innumerables rivales, dando la sensación de que sus derrotas son sólo puntuales traspiés: acabó tercero tanto en su debut en 2006 –con título del francés Sebastien Charpentier- como en 2009 –tras Cal Crutchlow y Eugene Laverty-, siendo subcampeón tras Sam Lowes en 2013 y octavo en un 2014 para olvidar.

Por el contrario, en sus títulos ha llegado a alcanzar unas ventajas abismales, llegando a duplicar en puntos al subcampeón como en 2007 con Broc Parkes, o alcanzando notables ventajas como los 74 sobre Jules Cluzel en este 2016. Le costó algo más el año pasado -37 respecto a P. J. Jacobsen-, mientras que los más disputados fueron los de 2012 -21 sobre Cluzel- y 2010 -11 ante Laverty-.

Dos títulos con Honda y tres con Kawasaki, hace ya tiempo que su superioridad en Supersport está sobradamente demostrada, y en 2017 buscará hacerse con su sexto campeonato. Y mientras, como ya lleva haciendo desde hace años, está apuntalando el futuro del deporte en su país, buscando herederos a los que transmitir sus conocimientos e incluso su número 54.

TOPRAK RAZGATLIOGLU, EVOLUCIÓN IMPARABLE

El ojito derecho de Kenan Sofuoglu es Toprak Razgatlioglu, y no es para menos. Campeón turco de 600cc y después de curtirse durante dos años en la Red Bull Rookies Cup, donde llegó a probar el sabor de la victoria, Razgatlioglu llegó al WorldSBK para desembocar en el Europeo de Superstock 600, donde se proclamó campeón sin prácticamente despeinarse dejando finales de carrera para el recuerdo, normalmente en detrimento del italiano Federico Caricasulo.

En este 2016 ha competido en Superstock 1000, pero una lesión a comienzos de temporada –cuando iba a debutar en Superbike como sustituto- truncó su progresión. Aun así, ha ido claramente de menos a más, finalizando las dos últimas carreras en el podio para concluir el año en quinta posición y como mejor Kawasaki.

En 2017 repetirá en la categoría, y con un año de experiencia se perfila como uno de los grandes candidatos al título, aunque tendrá que lidiar con jóvenes de gran talento como el francés Lucas Mahias o el chileno Maxi Scheib.

HARUN CABUK, PASO AL FUTURO

Bajando un escalón más, y siempre bajo la tutela de Sofuoglu, la categoría pequeña del WorldSBK hasta ahora –la European Junior Cup- también ha oído en este 2016 el himno turco. Y lo ha hecho en tres ocasiones, las victorias logradas por Harun Cabuk en las ocho carreras de las que se ha compuesto el campeonato.

Su problema ha estado en la regularidad, ya que también ha sumado el mismo número de ceros (tres), lo que le impidió luchar por el título, finalizando en tercera posición. Aun así, se puede considerar que ha dejado el sello, y que es uno de los hombres a tener en cuenta para el futuro.

Un futuro que se completa con los hermanos Oncu (Deniz y Can), participantes en la Asia Talent Cup y que han experimentado una gran mejoría durante 2016, sin perder de vista otros jóvenes como Asrin Rodi Pak o Furkan Eryilmaz. El porvenir turco en las dos ruedas está garantizado.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...