Bernhard Gobmeier: Las revoluciones normalmente destruyen lo bueno y lo malo

Bernhard Gobmeier llega de BMW para arreglar los problemas de Ducati. Su primera decisión ha sido continuar con la moto del año pasado y trabajar sobre esa base y mejorarla hasta ponerla a la altura de sus rivales japonesas.

José G.Maroto. Fotos: Ducati -
Bernhard Gobmeier: Las revoluciones normalmente destruyen lo bueno y lo malo
Bernhard Gobmeier: Las revoluciones normalmente destruyen lo bueno y lo malo

¿Cuál será la estrategia de Ducati?
«Hace solo unos días que he ocupado mi puesto, aunque ya tengo mis primeras impresiones después de una breve visita a Ducati el pasado mes de diciembre. Es muy pronto para decir que vamos a hacer grandes cambios, seguimos en el proceso de análisis de muchas cosas tanto en lo técnico como en lo organizativo, pero en general podría decir que vamos a crecer junto al personal existente que está muy motivado y cuenta con ingenieros cualificados. Lo cierto es que vamos a afrontar las cosas desde un punto de vista de evolución más que de revolución. Tenemos que ver el máximo potencial de nuestra gente y la tecnología existente que ya tenemos. Mi primera impresión de Ducati ha sido muy positiva. Para mí es como una gran familia lo que es muy importante para motivar a la gente y creo que esta atmósfera es la que hace única a Ducati como marca».

¿Cuando dices evolución a qué te refieres?
«Trataremos de basar todo en las cosas buenas que tenemos y que deben permanecer. Analizaremos todas las deficiencias tanto técnicas como organizativas y desde ahí mejoraremos. Odio usar la palabra revolución porque como hemos visto en la historia, las revoluciones normalmente destruyen lo bueno y lo malo. Pero nosotros queremos mantener lo bueno».

¿Mantendrás la experiencia de Preziosi?
«Por supuesto. Estamos en contacto y tenemos una relación muy abierta en términos de hacer que Ducati Corse vaya hacia delante. Él sigue dedicado al éxito de las carreras y desde su nuevo puesto tendremos una comunicación adicional entre el departamento de competición y el de producción. También me ayudará a conocer la historia y por qué las cosas se hacen de una cierta manera. Yo necesito aprender muchas cosas de Filippo. Pero no solo estaba él, contamos con muchos ingenieros muy experimentados y con muy buenas ideas. Eso espero que acelere nuestro proceso de desarrollo y nuestra competitividad. No voy a revelar mis ideas aquí, pero exploraré todos los detalles con mis ingenieros y después veréis el resultado».

¿Cómo crees que debería ser la moto?
«No es cuestión de cambiar algo. No hay una pieza milagrosa que te de medio segundo. Lo que está claro tras el análisis de las últimas semanas es que tenemos que trabajar en todos los apartados técnicos de la moto… Motor, electrónica, chasis y aerodinámica. Tendremos que dar pequeños pasos para mejorar y tenemos confianza en que el potencial está ahí. La moto no es perfecta pero tenemos algunas ideas que incorporaremos en las próximas semanas y meses. Hay muchos factores que influyen en las carreras. El primero son los neumáticos y esperamos contar con algunas mejoras de Bridgestone, aunque esto es algo en lo que no podemos influir. Lo segundo es el equipo. La moral y la motivación son muy importantes para conseguir el éxito y esa es la manera correcta de trabajar. Los pilotos también son vitales y estamos muy contentos con los nuestros. Michele Pirro también tendrá un papel importante como piloto de pruebas y “wild card” en algunas carreras. La parte técnica también es importante. Y el quinto factor es la suerte».

¿Qué objetivos te marcas?
«Comparto con Andrea la idea de que este es un proyecto de medio a largo plazo. Tenemos que ver mejoras, pero no tienen que ser por fuerza rápidas. Estar en MotoGP es un empeño a largo plazo de Ducati y nuestra compañía madre Audi. La competición está en el ADN de Ducati y por eso seguimos, este año habrá mucho desarrollo y el objetivo es conseguir resultados. Pero también sabemos que para ponernos al nivel de la élite de MotoGP necesitamos tiempo y mucho trabajo. En estas dos últimas temporadas con Rossi, en Ducati hemos aprendido que lo primero es que tenemos que mejorar la comunicación entre el piloto, el equipo y la fábrica».

¿Debe ser la Ducati una moto salvaje que solo se puede pilotar como lo hacía Stoner?
«No creo que deba ser así. Con cinco pilotos debe adaptarse a todos, no debe ser una bestia que solo Stoner puede domar. Esto está claro. Pero también que nunca haremos de nuestra moto una “fácil” Yamaha. Una Ducati siempre tendrá genes Ducati y no copiaremos a nadie».

¿Seguís con el chasis de aluminio, el motor en V a 90 grados y la distribución desmodrómica?
«Con los reglamentos de motores cambiando el chasis perimetral de aluminio es la manera más fácil de trabajar y realizar cambios. El motor en V a 90 y la distribución desmodrómica son parte del ADN de Ducati y ambas soluciones se han mostrado muy eficientes, por lo tanto no las vamos a cambiar. Aunque tenemos que trabajar mucho en la electrónica para mejorar la respuesta y suavizarla un poco».

Aterrizas en Ducati en una situación similar a cuando llegaste a BMW en SBK, ¿no?
«Cuando hablé por primera vez con los ingenieros de Ducati no pude evitar sonreír porque mucho de lo que me dijeron era lo mismo que cuando llegué a BMW… Esto quiere decir que los problemas en una moto son casi siempre los mismos».

¿La tecnología de Audi puede ser útil para Ducati?
«Hay que distinguir qué tipo de tecnología estamos buscando. Audi no tiene experiencia en el motociclismo por lo que Ducati seguirá marcando el paso. Hay muchas cosas completamente diferentes en un coche y una moto de competición. Audi nos ayudará en las áreas donde no tengamos medios o necesitemos equipamiento de pruebas e investigación científica».

MOTOGP TV by DAZN
Te recomendamos

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...