Marc Márquez y la paradoja del reloj

Así de increíble es la transformación del campeón del mundo según giren las agujas.
Nacho González -
Marc Márquez y la paradoja del reloj
Marc Márquez y la paradoja del reloj

Coleccionista de relojes mediante poles y embajador de una marca de los mismos, la afinidad de Marc Márquez con estos aparatos es estrecha y productiva, especialmente con el que cronometra los tiempos de entrenamientos y carreras, a la postre el juez definitivo en el deporte del motociclismo.

Sin embargo, se produce una extraña paradoja con los relojes y el de Cervera: sus agujas giran en otro sentido. Cuando se trata de girar en el sentido contrario a las agujas del reloj, no tiene rival. Cuando hay que girar cual reloj, se humaniza y, por momentos, se convierte en uno más.

Los datos así lo avalan, sirva como muestra esta comparativa de sus resultados en uno y otro tipo de circuitos:

Márquez en MotoGP TOTAL Anti-horario Horario
Carreras 93 30 63
Victorias 36 21 15
Podios 65 25 40
Poles 46 24 22
Puntos 1.579 600 1.004

21 victorias en 30 carreras son unos números impresionantes, que se desgranan en cuatro plenos (6/6 en Austin, 5/5 en Sachsenring, 3/3 en Indianápolis y 1/1 en Laguna Seca); un 3/5 en Aragón; un 2/5 en Australia y, como peor bagaje, un 1/5 en Valencia.

De esas 8 ‘derrotas’, cuatro han sido ceros: un abandono en Aragón, dos en Australia y una descalificación en Australia. Otro fue el 13º puesto de Aragón 2014, cuando se fue al suelo. Solamente en Valencia ha hecho podios sin ganar: segundo en 2015 y 2016 y tercero tanto en 2013 como en 2017, ambas con el título en juego, en ambas con el título en juego.

En estos dos últimos casos, lógicamente, la victoria era lo de menos… si bien es cierto que en el caso de 2017, cuando estuvo a punto de irse al suelo, no se le puede acusar de no haberlo intentado.

Publicidad

En cuanto a las poles, sólo se le han escapado seis en circuitos anti horarios: Laguna Seca 2013 (2º tras Stefan Bradl); Australia 2013 (2º tras Jorge Lorenzo); Valencia 2014 (5º); Valencia 2015 (2º tras Lorenzo); Valencia 2016 (2º tras Lorenzo) y Aragón 2017 (5º). Es decir, ha sumado 24 de 30, lo que equivale a un brutal 80%.

Los números demuestran que, cuando la mayoría de las curvas del trazado son de izquierdas, Márquez no tiene rival. Por suerte para la emoción del campeonato, la mayoría de los circuitos se recorren en sentido horario, donde hay más giros de derechas y en los que, si bien no se puede decir que se le den mal –ni muchísimo menos-, sí que es cierto que el 93 se humaniza.

¿Y hasta qué punto se humaniza? Pues hasta el punto de haber logrado ‘sólo’ (valgan aquí las comillas) 15 de las 63 carreras que ha disputado en dichos trazados en categoría reina; siendo hasta nueve de ellas en aquel mágico 2014, donde logró sus únicas victorias en la categoría reina en trazados como Losail, Jerez, Le Mans, Mugello, Montmeló, Assen, Silverstone y Sepang.

Ganó también en Termas de Río Hondo, donde repitió en 2016; siendo uno de los tres circuitos horarios donde ha logrado dos triunfos, junto a Brno (2013-2017) y Misano (2015-2017). Por último, en 2016 se proclamó campeón ganando en el único trazado del calendario que le faltaba por conquistar en clase reina: Motegi.

En estos circuitos, su porcentaje de éxito -aun siendo notable para tratarse de MotoGP- disminuye hasta ser sólo un poco más de la tercera parte que en los otros: del 70% baja hasta el 23,81%.

En el siguiente gráfico se puede ver, de forma clara y significativa, hasta qué punto varía su rendimiento en uno y otro tipo de circuitos, lo que deja patente la increíble transformación de Marc Márquez: el coleccionista de relojes que gira al revés que ellos.

Publicidad
Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...