Valentino Rossi y el deseo de ganar

Maverick Viñales y Valentino Rossi nos regalaron en Le Mans el primer duelo de última vuelta de la temporada, donde ninguno se conformó con ser segundo.
Chechu Lázaro -
Valentino Rossi y el deseo de ganar
Valentino Rossi y el deseo de ganar

Por tercer año consecutivo Yamaha fue la gran dominadora del histórico circuito Bugatti de Le Mans. Una carrera que se decidió en una última vuelta loca. Un duelo que ganó Maverick Viñales o perdió Valentino Rossi, según el prisma con el que se quiera ver. A un lado del box reinaba la euforia, el otro estaba desolado.

En Le Mans tenía la victoria a tiro. Se mantuvo en un discreto segundo plano en 25 de las 28 vueltas, rodando a rueda de los dos actores principales, Maverick Viñales y Johann Zarco. Resurgió a 3 vueltas del final después de un adelantamiento impecable a su compañero para situarse líder. Vuelta 26 en cabeza, la 27 también y líder a 7 curvas del final…

Los dos errores

Maverick Viñales fue el gran triunfador de un día aciago para Valentino Rossi y Marc Márquez. Recuperó el liderato y, sobre todo, la dinámica ganadora después de dos malos resultados en Austin y Jerez. Mientras el español cruzaba la línea de meta y festejaba la victoria, las cámaras mostraban a Valentino Rossi apoyado en el depósito de su M1 completamente abatido. Era la viva imagen de la derrota. Una de las derrotas más dolorosas en su longeva carrera en MotoGP.

Publicidad

La figura que se ha forjado Valentino Rossi en sus 22 años como piloto mundialista es legendaria en sus victorias, protagonizando alguno de los triunfos más extraordinarios de la historia, como el primer título con Yamaha o la victoria de Laguna Seca 2008 ante el imbatible Stoner. Pero en su currículum también hay lugar para las debacles más sonoras y dolorosas, personificadas en un lugar y dos momentos, Valencia 2006 y 2015.

La carrera de Le Mans se une a esa lista negra, por la manera de perder y por lo simbólica de la carrera (victoria #500 de Yamaha). Valentino Rossi iniciaba la última vuelta con 4 décimas de ventaja sobre Maverick Viñales, un margen de seguridad suficiente en una pista de poco más de minuto y medio. Sin embargo, el español apretó más que nunca (marcó la vuelta rápida de carrera en ese giro) y en sólo dos parciales consiguió situarse a su estela.

Le Mans se une a la lista de dolorosas derrotas, por la forma y porque era victoria #500 de Yamaha

Junto a su equipo, Maverick Viñales había preparado la carrera para jugársela en la última vuelta. Tenía dos puntos claves para adelantar, el mítico ‘Garage Vert’ (curva 8) y la doble de entrada en meta, donde ganó su primera carrera en el Mundial de 125 cc frente a Nico Terol. Justo antes de afrontar la frenada más fuerte del circuito, llegaba un regalo inesperado de su rival.

Publicidad

Dos errores consecutivos en sólo cuatro curvas condenaron a Valentino Rossi. ¿La presión de Maverick Viñales provocó la colada del italiano en la curva 8? Seguramente sí. ¿La caída a tres curvas del final fue consecuencia del primer error? Seguramente también. Es imposible ponerse en el lugar del piloto, pero para mí no hay debate. Viñales forzó el fallo de Rossi. Nadie dudaría de este argumento si el que hubiera cometido los dos errores fuera el español.

La presión de Maverick Viñales en la última vuelta forzó el fallo de Valentino Rossi

“Maverick Viñales ha estado muy fuerte porque ha hecho la vuelta rápida en la última vuelta, pero lo ha hecho detrás de mí. Para mí el error decisivo ha estado en la curva 8. Quién sabe, igual me hubiera adelantado…”. Valentino Rossi está convencido de que habría ganado esa batalla. Algo, por cierto, que también pensaba Marc Márquez y que en el fondo casi todos lo creíamos.

Valentino Rossi

Casi un año sin ganar

La próxima semana, en su casa de Mugello, Valentino Rossi tendrá la última oportunidad para no completar un año sin victorias. La última vez que subió a lo más alto del podio fue en Cataluña y desde entonces su contador de victorias se ha estancado en la 114, a 8 de igualar a Giacomo Agostini. En 2015 estaba casi seguro de que tarde o temprano lo conseguiría, hoy tengo mis dudas.

En los últimos años Valentino Rossi está explotando la regularidad como su mayor virtud, por encima de las victorias. Es consciente de que su edad (no es por ser repetitivo, pero sus 38 años salen a la palestra cada rueda de prensa que da el italiano) es un hándicap para batirse con pilotos como Marc Márquez o Maverick Viñales. Y esa ‘chispa’ la suple con experiencia y una buena dosis de lo que los franceses llamarían ‘savoir faire’.

En los últimos años Rossi está explotando la regularidad, por encima de las victorias

“Era una jornada en la que se podía ganar y había que probarlo. Lo he probado pero he cometido un error estúpido y ha sido una lástima. Con esta moto no había rodado así de rápido esta temporada”, decía un par de horas después en rueda de prensa.

Valentino Rossi falló en Le Mans, pero no se le puede achacar ese deseo de ganar, que es innato en un piloto. Incluso cuando lo has ganado todo en MotoGP. Cometió dos errores impropios de él. El más grave fue el primero, pero el que le dejó sin puntos fue el segundo, que a la larga podría ser el más decisivo.

Publicidad
Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...