Fabio Quartararo, cuando la juventud no es anécdota

El rendimiento del francés está mucho más allá del podio de Montmeló y sus estadísticas.

Fabio Quartararo durante la carrera del GP de Catalunya (Fotos: Gold & Goose).
Fabio Quartararo durante la carrera del GP de Catalunya (Fotos: Gold & Goose).

Aunque ya había dejado destellos antes, por primera vez en las siete citas que lleva en MotoGP, Fabio Quartararo consiguió completar en Montmeló el puzle que supone un Gran Premio con la pieza de la carrera, lo que le llevó por primera vez al podio de la categoría reina con apenas 20 años y 57 días.

Si bien es cierto que el francés contó con la inestimable ayuda que supuso el cuádruple incidente que dejó fuera de carrera a Jorge Lorenzo, Andrea Dovizioso, Maverick Viñales y Valentino Rossi; también lo es que tuvo que medirse con Álex Rins y Danilo Petrucci, tercer y cuarto clasificado de la general de MotoGP 2019, respectivamente. Un duelo que ganó sin excesivas dificultades para terminar segundo.

Un podio que desató dos estadísticas: por un lado, se quedó a las puertas de batir el récord de precocidad ganadora en MotoGP en el último intento que tenía, ya que Marc Márquez ganó en Austin 2013 con 20 años y 63 días y Quartararo tendrá 20 años y 71 días en Assen. Por el otro, se convirtió en el quinto piloto más joven de la historia en subir al podio de la categoría reina.

El dato, por sí solo, es anecdótico. Así lo prueban las trayectorias de los cuatro que lo consiguieron más jóvenes que él: Eduardo Salatino no volvió a pisar un podio mundialista –donde solo corrió tres grandes premios-; Randy Mamola ganó 13 carreras y subió al podio 56 veces más, pero jamás consiguió el título de la categoría reina, siendo subcampeón cuatro veces entre 1980 y 1987.

El tercero fue Norick Abe, que totalizó 17 podios con solo tres victorias, teniendo una larga carrera en categoría reina pero con un sexto puesto como mejor resultado en la general final. Por último, el mencionado Marc Márquez, que subió al podio ocho días más joven que Quartararo y que domina el panorama actual de MotoGP con cinco títulos en seis años.

Fabio Quartararo, cuando la juventud no es anécdota

Fabio Quartararo y Marc Márquez en el podio de Montmeló.

En el caso de Fabio Quartararo, habrá que esperar para saber hasta dónde puede llegar. Lo que sí está dejando claro es que su juventud está por encima de la anécdota: es una variable muy importante en lo que está logrando. Está cogiendo el testigo de Johann Zarco como francés que brilla sobre una Yamaha satélite, pero muchísimo más joven. Acaba de cumplir 20 años y ya suma dos poles, dos vueltas rápidas y un podio en siete carreras en la élite.

Apenas tres meses le han bastado para hacer olvidar sus sombríos años en Moto3, reflotando los recuerdos de aquel adolescente que apareció por sorpresa en el CEV para tiranizar un campeonato siempre caracterizado por la igualdad. No tuvo rival y hubo que cambiar las leyes para acomodarle en el Mundial.

A partir de ahí, solamente él sabe qué paso los siguientes años. Desde fuera se puede inferir que quizás hubo demasiados cambios de equipo en pocos años, además de la evidencia de que la Moto3 se le empezó a quedar minúscula cuando dio el estirón. Ya da igual: en MotoGP ha encontrado su sitio, y en la M1 la horma de su zapato.

Su relación con la moto de Iwata ha sido un idilio desde que subió a ella por primera vez y Yamaha tiene claro que ha dado en el clavo, pero que para 2021 tendrá que ponerle un contrato oficial si no quiere perder a un veinteañero que ya mira de tú a tú a los mejores del mundo y cuyo límite es, por ahora, desconocido. Porque todas las marcas querrán que busque esos límites con su moto.

Los mejores vídeos