Segunda Edición de MotoStudent: Aprender creando

El circuito de MotorLand volvió a llenarse de prototipos desarrollados por los estudiantes de las principales universidades españolas y una italiana. Tras dos años de trabajo, los jóvenes ingenieros se sometieron a la prueba definitiva en un fin de semana cargado de emociones, premios y alguna que otra decepción.

Andrés G. Dorado. Fotos: Ferrán Mallol -
Segunda Edición de MotoStudent: Aprender creando
Segunda Edición de MotoStudent: Aprender creando

Aunque con algún equipo menos que en la primera edición, el Motostudent de este año se puede calificar de gran éxito. Esta vez 15 universidades españolas y una italiana, la de Turín, acudieron a esta competición bienal que organiza la Fundación MEF (Moto Engineering Foundation) junto con el circuito de MotorLand Aragón. Dicha Fundación es una entidad sin ánimo de lucro que nace para impulsar los contactos y las actividades de formación e innovación entre la industria de la moto, la Universidad y cualquier otra entidad relacionada con el sector del motor. ANESDOR, Dorna, la Universidad de Zaragoza o la Federación Española de Motociclismo son algunos de los patronos que ayudan a que salga adelante esta interesante iniciativa.

MotoStudent está abierto a todas las universidades europeas, a esta competición se presentan una serie de equipos compuestos por varios estudiantes de una misma universidad y un profesor o tutor que ejerce de responsable y supervisor del proyecto. En esta edición dicho proyecto consistía en desarrollar una Moto3, para ello la organización proveía a los equipos de una serie de componentes como horquilla, amortiguador, frenos, llantas y motor: un monocilíndrico de 250 cc y cuatro tiempos, el mismo que equipa la Yamaha WR250. Los futuros ingenieros no solo deben construir un chasis, un basculante y una carrocería, deben elaborar todo un proyecto industrial, como si se metieran en el papel de un fabricante de motos, para desarrollar un prototipo bajo unos condicionantes técnicos y económicos. Para algunos se trata de su proyecto de final de carrera, para otros MotoStudent es una de las asignaturas que imparte la universidad. Pero se juegan algo más que una nota o un premio en metálico, a más de uno se le abrirá alguna puerta para trabajar como ingeniero en un equipo de competición.

Alumnos y profesores llegaron a MotorLand con los deberes hechos y su flamante proyecto preparado para ser sometido a todo tipo de pruebas. El primer día de competición cada equipo expuso su proyecto ante un jurado compuesto por personalidades de diferentes ámbitos del mundo de la moto. Al día siguiente se pasó a las pruebas dinámicas -frenada, maniobrabilidad y test en circuito- y verificaciones técnicas. Por la noche se procedió a la entrega de premios MS1 que fueron a parar a la Universidad de Oviedo (Mejor diseño), a la Universidad Politécnica de Madrid (Mejor innovación) y el «premio gordo» se lo llevó la Universidad de Turín por el Mejor proyecto industrial.

El domingo llegó el momento de batirse en el circuito, la prueba MS2. Tras dos tandas de 40 minutos, una de libres y otra de cronometrados para conformar la parrilla de salida, tuvo lugar la carrera a 17 vueltas en uno de los trazados cortos de MotorLand. Desde la primera vuelta, la Universidad de Barcelona se puso en primer lugar, posición que no abandonó hasta el banderazo final. Por detrás, Jaén y Turín tuvieron una bonita batalla por el segundo y tercer lugar que fueron finalmente para la universidad andaluza y la italiana, respectivamente.

Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial, Universidad Politécnica de Cataluña. Primer clasificado MS2.

Los chicos de Barcelona sin duda desarrollaron la moto más competitiva, lo que se pudo comprobar en la carrera donde obtuvieron un holgado triunfo. También una de las más agraciadas estéticamente. Han cuidado cada detalle de la carrocería -el carenado lo firma Speed Fiber- y por supuesto la pintura y los grafismos. El bastidor es un doble viga de aluminio, la pipa de dirección y los bajantes son también de aluminio (7075). Las vigas son de perfil extruido en forma de O. El basculante es de doble brazo de chapa soldada en aluminio. Cabe destacar el sistema de suspensión trasera. El amortiguador se encuentra justo delante del motor. El movimiento del basculante se transmite al amortiguador a través de un sistema regulable compuesto por barras y bieletas. Se puede jugar con la longitud de las barras para variar la longitud y la altura de la moto, también la curva característica del amortiguador. El trabajo realizado en la puesta a punto del motor, así como la admisión y el sistema de escape del motor, ha sido todo un éxito ya que era la moto más rápida de las que se dieron cita en MotorLand.

Universidad Politécnica de Turín. Tercer clasificado MS2 y Premio Mejor Proyecto Industrial.

El único equipo no español de la competición fue doblemente premiado. Por un lado ocupó el tercer puesto en la carrera (MS2); por otro, se llevó el premio más prestigioso de Motostudent MS1, al Mejor Proyecto Industrial, dotado con 6.000 euros. Los italianos han trabajado mucho estos dos años y el resultado es una moto que no solo llama la atención por su presencia sino por la tecnología empleada. El chasis de doble viga tiene una estructura sándwich híbrida en la que se han utilizado placas de aluminio para construir los tubos y en el interior se ha metido espuma de aluminio para aportar una mayor rigidez. De igual modo se ha desarrollado el basculante invertido, que se ha posicionado muy bajo y el movimiento va combinado con el amortiguador de tal forma que se consigue reducir la distancia entre la cinemática y el centro de gravedad. El proyecto inicial utilizaba un amortiguador regulable que tuvieron que sustituir por el que les proporcionó la organización. Era la única moto con inyección electrónica de la competición, lo que ofrece un mejor rendimiento y menor mantenimiento, además permite variar el mapa.

Universidad Politécnica de Madrid. Premio Mejor Innovación Tecnológica.

La ganadora del premio a la Mejor Innovación Tecnológica se llama Aventadora y utiliza un chasis de doble viga de aluminio aligerado por triangulación (5 kg) optimizado mediante algoritmos genéticos con el software modeFRONTIER. Basculante con triangulación inferior y con acoplamiento al amortiguador trasero mediante un sistema de bieletas de progresividad variable.

Esc. Pol. de Ingeniería de Gijón, Universidad de Oviedo.

Bastidor doble viga de aluminio, basculante también de aluminio. Subchasis autoportante en fibra de carbono. Suspensión trasera por bieletas por encima del basculante. Offset regulable en dos posiciones. Carenado en fribra de vidrio y carbono. Sistema propio de sensores y GPS. Panel digital artesanal con indicador de rpm, marcha engranada y retrovisor electrónico -cámara digital- integrado.

Escuela Politécnica Superior, Universidad de Jaén. Segundo clasificado MS2.

Chasis tubular de acero desmontable en dos mitades. Balancín de aluminio. Peso: 105 kg. Horquilla telescópica articulada, el bastidor trabaja de forma diferente, mayor rigidez, menor peso y centro de gravedad bajo.

ETSI, Universidad de Huelva.

Chasis doble viga multitubular de acero con perfiles estirados en frío. Basculante de aluminio y sistema de bieletas para el amortiguador. Peso: 104 kg. El avance es regulable a través de la pipa de dirección.

Universidad Politécnica de Cartagena.

Chasis doble viga fabricado a partir de perfilería hueca de aluminio y pletinas al igual que el basculante. Peso: 99 kg. Sistema de bieletas para la suspensión trasera que permiten diferentes configuraciones.

Universidad Pública de Navarra.

Bastidor tipo Trellis triangulado en acero Reynolds. Basculante del mismo material. Peso con líquidos: 105 kilos. Toma dinámica de aire que atraviesa una dirección stem-less, sin eje físico, hasta el airbox.

Ctro. de Form. Univ. Florida de Valencia.

Chasis multitubular de acero, basculante de aluminio con tirantes de refuerzo, sistema de bieletas regulable. Casquillos excéntricos en los encajes de los rodamientos de la horquilla. Cuadro de mandos artesanal.

ETSII, Universidad de Málaga.

La moto malagueña exhibe un chasis de doble viga de aluminio y un basculante invertido del mismo material. Peso 95 kilos. El freno trasero cuenta con tirante. Aerodinámica optmizada mediante Gambit y Fluent.

Ctro. Pol. Sup., Universidad de Zaragoza.

Se ha desarrollado un bastidor multitubular de acero de alta resistencia, al igual que el basculante. El sistema de bieletas permite regular la progresividad del amortiguador trasero de forma rápida.

ETSI de Bilbao, Universidad del País Vasco.

Bastidor doble viga de acero tubular, basculante de aluminio. Regulación cinemática de la suspensión trasera, la geometría del sistema Pro-link es variable, se regula la dureza y la progresividad.

ETSII, Universidad Politécnica de Valencia.

Chasis de doble viga en tubos de acero, basculante tubular triangulado invertido con sistema de bieletas. Peso: 97 kilos. Proyecto muy económico, tres cuartas partes de las piezas de la moto son de desguace.

ETSII, Universidad Politécnica de Valencia.

Chasis tubular de acero, también el basculante que incorpora un sistema de bieletas regulable. Todo el cableado es artesanal. Han desarrollado unas fibras de basalto ligeras y resistentes pero no las pudieron verificar.

Universidad de las Palmas de Gran Canaria.

Chasis, subchasis y basculante en acero al cromo-molibdeno. Conducto de admisión y airbox hecho en fibra de vidrio. Radiador en el subchasis, debajo del asiento. Colector de escape artesanal. Peso: 102 kg.

ETSI, Universidad de Sevilla.

Bastidor tubular de acero, basculante en aleación de aluminio con sistema progresivo regulable escalonadamente. Subchasis en fibra de carbono. Carenado artesanal en fibra de vidrio.

Patrono de la Fundación MEF y director gerente de TechnoPark Motorland.Describe en pocas palabras la segunda edición de MotoStudent.
Describe en pocas palabras la segunda edición de MotoStudent.

Nivel y calidad, pues hemos podido ver unos proyectos mucho más competitivos e innovadores.
¿Con qué te quedas de este MotoStudent?
Me quedo con las palabras de satisfacción de los equipos ya que para ellos lo importante no solo es poder ganar, todos comparten el sentimiento de que ver la bandera de cuadros y su proyecto cruzando la línea de meta ya es todo un éxito.
¿Cómo has visto el nivel en relación con la pasada edición?
Muchísimo más alto, tanto a nivel de proyecto industrial, donde se veía la calidad de las propuestas empresariales, y que los ingenieros del futuro también piensan en concepto «empresa», como a nivel tecnológico, donde igualmente vimos proyectos con nuevas soluciones a los problemas cotidianos, nuevos sistemas de suspensión, escapes, carenados ecológicos, etc.
¿Cómo pretendéis captar a más universidades europeas?
A día de hoy tenemos ya varias solicitudes para la siguiente edición, no solo europeas, sino también del otro lado del «charco». Para entrar en los grupos universitarios europeos usamos los canales centrales de asociaciones profesionales universitarias, así como los propios de los universitarios, haciendo comunicación directa con todos ellos y teniendo en cuenta la opinión no solo de los colegios profesionales, sino de los propios alumnos.
¿Qué es lo mejor que los estudiantes sacan de MotoStudent?
MotoStudent es una plataforma para poner en práctica los conocimientos adquiridos durante sus años de estudio. Pero no solo a nivel teórico, además son capaces de batirse en duelo a través de una carrera de ingeniería con otras universidades para valorar la competitividad de sus proyectos en la pista. La experiencia por la que pasan durante los tres semestres que dura el proyecto es lo más enriquecedor para ellos, pues está forjando futuros ingenieros de rápida adaptación al sector y sus necesidades.
¿Qué puedes adelantar para la siguiente edición?
Desde hace ya tiempo estamos trabajando en la 3ª edición, tanto para aumentar el número de equipos, como para adaptarnos a las nuevas necesidades del sector, siguiendo las normas y pautas que éste rige para hacer MotoStudent cada día más cercano a la realidad tecnológica en la que vivimos, no solo para la competición sino también al sector calle.

Las pruebas dinámicas se realizaron en la tarde del sábado y tuve la oportunidad de probar una a una todas las motos de los equipos participantes en el trazado corto de MotorLand, denominado Trazado Nacional. Quedé realmente sorprendido con algunos de los proyectos que, incluso utilizando soluciones técnicas arriesgadas en las suspensiones, consiguieron un comportamiento dinámico bastante digno. También me llamó la atención que muchos equipos estaban tan centrados en el rendimiento de la parte ciclo que descuidaron la puesta a punto del motor, algo básico de cara a la carrera. Hubo problemas de carburación y de desarrollos que no se pudieron solventar por no disponer de algo tan simple como unos chiclés, piñones y coronas. De todo se aprende. Una de las motos que más me gustó fue la de la Universidad de Cartagena, nada más subirte se sentía como una auténtica moto de carreras, daba mucha confianza en el paso por curva; una pena que no pudieran hacer la carrera, rompieron el motor en los cronometrados. La moto que compartía box con ellos, la de la Universidad Politécnica de Madrid, fue otra que me gustó, con un chasis ligero y preciso y una perfecta puesta a punto de motor. Los italianos de la Universidad de Turín desarrollaron un sistema de inyección electrónica propio que proporcionaba al motor un rendimiento algo superior al resto, todos con carburadores. De chasis y geometrías andaban bien aunque en curvas lentas hacía algún extraño. Es loable el esfuerzo realizado de todos los futuros ingenieros, comprobar en primera persona las ideas que han llevado a cabo y ver la ilusión con que afrontan esta competición, ha sido toda una experiencia. Mi más sincera enhorabuena.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Pit lane walk abierto al público de acceso libre para los que adquieran la entrada pa...

El próximo Spidi Tour se celebrara el 5 de octubre por las serranía malagueña. ¡Más d...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...