Comparativa Kawasaki, Moto Guzzi y Triumph

Triumph Bonneville, Kawasaki W800 y Moto Guzzi V7 Classic. Kawasaki W800, Moto Guzzi V7 clasic y Triumph Bonneville, tres modelos de ayer que puedes disfrutar hoy. Tweet
Víctor Gancedo. Fotos: Jaime de Diego Colaboran: Sergio Romero y Carlos de la Fuente. -
Comparativa Kawasaki, Moto Guzzi y Triumph
Comparativa Kawasaki, Moto Guzzi y Triumph

A medida que nos vamos haciendo mayores, nos volvemos más nostálgicos. Por ello el mundo está cada vez más lleno de personas así y los responsables de marketing de las marcas nos tienen perfectamente localizados y, aprovechando «la jugada», preparan productos que satisfagan los sentimientos de muchos de nosotros. En el mundo de la moto hubo una moda «retro» que pegó fuerte a principios de los años noventa. Por entonces las marcas japonesas se lanzaron a presentar motos que se inspiraban en modelos de finales de los años ‘70 y principios de los ‘80. Honda con las CB, Kawasaki con las Zephyr, Suzuki con las GSX (Inazuma en Japón) y Yamaha con las XJR, se apuntaron a esa moda y algunos de los modelos de esas sagas gozaron de gran popularidad.

Después, casi todos ellos fueron desapareciendo paulatinamente y ya, entrado el siglo XXI, comenzó una nueva moda retrospectiva que se atrasaba aún más en el tiempo. Ésta dio origen a varios modelos que, al contrario que la anterior, procedían en su mayor parte (y aún proceden), de marcas europeas. Los que mejor han sabido aprovecharse de esta tendencia han sido los británicos de Triumph, que en torno a un motor bicilíndrico en paralelo «de aire» han creado una serie de modelos que tienen mucho «tirón».

La Bonneville T100 de estas páginas es la mejor muestra de ello. Ésta se inspira en las versiones varias de la «Bonnie» que Triumph produjo desde 1959 hasta incluso entrada la década de los ‘80. Al hilo de esta interesante «movida» retrospectiva, los italianos de Moto Guzzi iniciaron la comercialización de la V7 Classic en 2008, inspirada en la V7 Speciale, una moto que la marca de Mandello puso en escena en 1969. Como la Triumph, la V7 Classic utiliza tambiénun bicilíndrico refrigerado por aire, pero en su caso en V y con el cigüeñal longitudinal, como todos los modelos de la mítica «marca del águila», que recientemente ha cumplido noventa años. Y nos queda por presentar a la responsable de haber preparado esta comparativa. Se trata de de una novedad de esta temporada que nos ha llegado desde Japón y que también puede presumir de tener su historia particular, que igualmente comienza allá por lo años sesenta. Por entonces, Kawasaki logró un permiso de la marca inglesa BSA, que le permitió plagiar unos de sus modelos más exitosos. Así empezaron las «W» propulsadas por bicilíndricos en paralelo «de aire» (como las Bonneville), y así se mantiene el «corazón» de la nueva W800 de estas páginas.

Cómo van estas «chicas» .
Una referencia Además de ser la que más tiempo lleva en el mercado, también por sus características y cifras de ventas hasta ahora, está claro que la refencia de este segmento de retrospectivas es la Bonneville y, tras esta comparativa, todo apunta a que va a mantener su hegemonía. Su mayor peso no es un inconveniente, y ello se traduce, además, en una mayor robustez de sus componentes vitales. También su tacto general es el más consistente. No cabe duda que, tras su aspecto clásico, nos encontramos con la moto más moderna de planteamientos y también de comportamiento. Igualmente sus acabados son los más logrados, con una tornillería muy aparente y una pintura de mucha calidad.

Las suspensiones cuentan con los tarados más resistentes, y aunque no son tan confortables como, por ejemplo, las de la Kawasaki, sí es verdad que a la hora de alegrar el ritmo, las de la «Bonnie» son
las más efectivas. Además, el equipo de frenos, complementado por una latiguillo delantero inextensible, es también el que más poder demuestra a la hora de detenernos. En cuanto a funcionamiento, el propulsor británico es realmente agradable. Vibra muy poco, su caja decambios es muy precisa y el tacto general de sus mandos es de esos que se dice de «mantequilla». Algo que se agradece mucho en al día a día. Y con todo, es el más potente, lo que queda claramente demostrado en la práctica. También su posición de conducción es muy relajada debido a que su manillar cuenta con los brazos más altos, aunque sin excederse.

Al respecto de la Kawasaki, muy parecida de panteamientos a la Triumph, además de sus buenos acabados, destaca por ser la que más metal emplea (aletas, tapas laterales, etc. son de este material). Al sentarse a sus mandos es la que más estrecha se siente entre las piernas y ello la hace más apropiada para los menos altos, aunque en este aspecto ninguna de las tres genera problemas. Esta estrechez, unida a un manillar más plano, crea en nosotros la sensación de que la moto es más larga. Las suspensiones de tarado confortable, destacan por su capacidad de absorción sobre asfaltos irregulares. Con respecto a su frenada, se puede decir que ésta cumple, pero al igual que las suspensiones, concuerda mejor con una conducción relajada, sin agresividad. El motor tiene un funcionamiento agradable, pero a la hora de retener o de mantener cruceros continuados, sí es verdad que transmite más vibraciones que los de sus rivales. También el embrague tiene un tacto raro, y arrastra un poco más de lo habitual tras soltar la maneta.

La tercera en discordia es la más particular, como buena italiana que es. Su aspecto es el más simple, aunque igualmente posee un diseño muy logrado y una decoración atractiva. Debido a su bicilíndrico en V con cigüeñal longitudinal y transmisión por cardan, su funcionamiento se desmnarca claramente del de sus dos rivales de comparativa. Una vez acostumbrados a los ligeros cabeceos de su frontal provocados por el giro del motor y a la alta retención del cardan al reducir marchas, la Moto Guzzi sorprende por su efectividad, especialmente en carreteras muy reviradas. Su ligereza y la robustez de su tren delantero (horquilla y freno), nos permiten conducirla con alegría.

Además,es la que cuenta con mayor altura libre al suelo, y a pesar de inclinar en las curvas, es muy difícil llegar a rozar con algo. Es la más discreta en cuanto a prestaciones, pero éstas son más que sufi cientes para una moto así. Destacable es el funcionamiento de la caja de cambios a la hora de subir marchas y, especialmente al engranar primera en parado. Su posición de conducción se encuentra un poco más elevada que la de sus rivales de cilindros paralelos, pero nada que se salga de la normalidad. Además, es probable que los más altos se sientan incordiados por los cilindros al tocarlos con las rodillas.

Flechazo
Lo normal es que si eliges una de estas tres monturas no lo hagas mirando a las prestaciones, ni tampoco al bolsillo, pues en cuanto a sus precios no existen grandes diferencias. Si te decantas por alguna de ellas será porque estéticamente es la que más te gusta o porque en ella habrás visto la moto que en su día soñaste y que hasta ahora no habías podido tener. Nostalgia pura la que puedes sentir por cualquiera de estas tres «chicas» de ayer.

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...