Comparativa Yamaha Fazer8 vs Yamaha FZ1 Fazer

Prueba comparativa de las Yamaha Fazer8 y FZ1 Fazer. Su enorme parecido contrasta con su disparidad. La Yamaha FZ1 Fazer es poderosa, agresiva y contundente. La Yamaha Fazer8 es una moto más accesible, dócil y polivalente. Tweet
Óscar Pena. Fotos: Jaime de Diego -
Comparativa Yamaha Fazer8 vs Yamaha FZ1 Fazer
Comparativa Yamaha Fazer8 vs Yamaha FZ1 Fazer

La llegada de la Yamaha Fazer8 ha puesto en jaque al segmento de las semicarenadas más potentes del mercado, pues con su facilidad de conducción y buen compromiso en todos los ambientes ataca directamente a gran parte de la clientela de éstas. Muchos usuarios no necesitan, o no quieren, la elevada potencia máxima desplegada por los motores de 1000 cc, pero tampoco se conforman con las prestaciones y el carácter de las motos de «seiscientos» que en su inmensa mayoría derivan de algunas naked muy populares.

Así que parece que tanto a unas como a otras, incluida la propia FZ1 Fazer, les ha salido un importante e interesante enemigo. De ahí que nos planteemos está prueba comparativa entre dos motos tan parecidas, aunque sólo lo sean a priori… Elementos comunes

Ambas FZ comparten multitud de componentes y una imagen de familia inconfundible, pero a la hora de rodar se comportan de forma diferente, tanto en lo que respecta a la parte ciclo como al motor. Incluso la posición de conducción es sensiblemente diferente. Así, el alma que da vida a FZ1 y FZ8 en su versión semicarenada es el tetracilíndrico en línea refrigerado por agua que encuentra su origen en la R1 de la anterior generación. Eso sí, en la primera mantiene su cilindrada de 998 cc y experimenta algunos cambios para dulcificar su respuesta y reducir sensiblemente la potencia; mientras que en la segunda ve reducido el diámetro de sus pistones para situarse en 779 cc, además de recibir cambios mayores como un nuevo cigüeñal, cilindros, etc.

Todo esto, traducido a la vida real, se refleja en una importante diferencia de prestaciones entre ambas (recordemos los 133 CV de potencia máxima a 11.500 rpm verifi cados en nuestro banco para la «mil» frente a los 97 CV a 10.000 rpm de la «siete y medio»), y de tacto. Y es que la potencia de la FZ1 es imponente y la manera de entregarla mucho más directa (aunque menos que en la abrupta versión anterior), especialmente atendiendo al escaso tiempo que transcurre entre el momento de girar el acelerador y notar toda la caballería atacar sin compasión a la rueda trasera.

Esto no es que sea ni malo ni bueno, más bien depende de las circunstancias. En conducción ciudadana o sobre asfalto con baja adherencia nos hace estar más atentos a las reacciones del neumático, en alerta; mientras que en conducción deportiva se disfruta más y mejor de las excelencias de un motor que se percibe inagotable. Y sin duda muy tentador a la hora de rodar con alegría en zonas viradas si te gustan las emociones fuertes.

El de la Fazer8 es un propulsor mucho más dulce y accesible, más apropiado para la vida diaria. También su respuesta es más lenta, por lo que favorece la conducción relajada o en vías urbanas. Esto no quita para que suba de vueltas con la misma alegría que el de su hermana mayor, pero empujando claramente menos y cuando la FZ1 sale catapultada a bajas revoluciones en una marcha larga, la hermana menor requiere una reducción de marcha para reaccionar con contundencia. Reducción que, todo sea dicho, es algo más tosca y ruidosa debido a su selector del cambio menos preciso.

Por otro lado, las inercias internas se aprecian claramente menores en la Fazer8 gracias al menor peso de sus componentes internos, algo que repercute muy positivamente en la facilidad de conducción y la manejabilidad. Incluso en el carácter, pues los 15 kg que las distancian en la báscula imponen bastante en todos los ámbitos de la conducción, tanto en ciudad como en carretera abierta. Y así si en el primer escenario la hermana menor se percibe más ágil y noble, en el segundo la mayor es más exigente con el piloto y requiere mayor anticipación en los movimientos, al contar con una menor capacidad de reacción ante las correcciones en la conducción.

Depurando asperezas
La Fazer8 llega después de la FZ1 Fazer, y aunque sus componentes son de menor calidad y es superada por su hermana mayor en algunos aspectos, en otros de carácter práctico la supera claramente. Y un buen ejemplo atañe al ruido aerodinámico. El día de la sesión de fotos, siendo bien tempranito tome rumbo a la sierra norte de Madrid desde mi humilde morada, lo que implicaba alrededor de 100 km de autovía hasta el desvío para alcanzar el punto de encuentro.

Pues bien, ya desde los inicios anduve abriendo y cerrando el casco insistentemente, extrañado por el excesivo ruido que llegaba hasta mis oídos. El caso es que lo achaqué a un desajuste del mecanismo de cierre de la pantalla, pues el Shoei Xpirit-I con el que hice la sesión de fotos es un casco tirando a silencioso, aunque sus mayores virtudes son su adaptabilidad, ligereza y amplio campo de visión. Así que al llegar al lugar de la cita, un «cafelito» para entrar en calor y una animada charla con mis compañeros mientras revisaba el casco y veía que todo estaba perfectamente me hizo olvidar temporalmente el tema del ruido aerodinámico.

Poco después iniciamos la marcha y seguimos con la prueba en carretera… A la hora de volver, y ya con la mosca detrás de la oreja, tome las riendas de la Fazer8 para hacer el mismo recorrido en autopista pero a la inversa. Y rápidamente caí en la cuenta del placer de circular rápido y en silencio. «¡Vaya!», pensé, no es el casco, es la moto. Así que será por la mayor anchura del carenado, por su pantalla con mayor superficie, o por la forma de las aberturas delanteras que tiene para que fluya el aire, pero desde luego la diferencia de ruido es apreciable entre las hermanas. Más de lo que se pueda uno imaginar a priori viéndolas aparcadas juntas en la calle. Lo que no es diferente es la carencia de algún hueco, aunque fuera sin llave, en la parte interna del semicarenado para transportar al menos pequeños objetos.

Otro aspecto básico en el que la Fazer8 se nos antoja mejor dotada es en el de la ergonomía. La FZ1 Fazer es bastante cómoda dentro de la elevada rigidez necesaria para domar a la bestia que lleva dentro, pero su posición a los mandos es algo menos natural. La diferencia entre ambas viene determinada por el manillar, que es diferente (más plano y adelantado en la FZ1 y algo más elevado en la Fazer8), y la ubicación de los estribos.

Cuestión de acabados
La diferencia de precio viene marcada por la cilindrada, las prestaciones, etc, pero también por los acabados y el equipamiento. Y aquí sí podemos decir que la hermana mayor está un peldaño por delante, ofreciendo una calidad visual y práctica superior. A su lado la Fazer8 se percibe una moto más discreta y de corte utilitario, que es en realidad lo que se ha pretendido que sea. Y es que para eso es la moto que Yamaha ha querido diseñar pensando en aquellos que sólo tienen espacio para una sola moto en el garaje, y por eso quizá es la única de las dos que tiene caballete central como accesorio original opcional. Una moto sin duda completa, de bajo mantenimiento y coste de adquisición moderados.

Así, por ejemplo, la Fazer grande cuenta con embellecedores laterales en el radiador de agua que la otra no tiene, el silenciador viene rematado en negro metalizado y con un diseño mucho más cuidado que el sencillo y un poco soso silencioso de la Fazer8, y la tija superior viene con el aluminio a la vista en lugar de un negro mucho menos vistoso. Aparte de esto, se aprecia una importante diferencia en la calidad y el comportamiento de las suspensiones, que son de mayor calidad en la FZ1 Fazer al contar con una variedad de regulación inexistente en las sencillas suspensiones de la Fazer8. Ésta por no tener, no tiene ni regulación de precarga de la horquilla, aunque todo sea dicho, tal cual viene regulada de serie se comporta mejor que muchas otras suspensiones más sofisticadas.

No podemos decir lo mismo del amortiguador trasero, muy blandito en su configuración de serie, que además conviene apretar (éste sí es regulable en precarga), para evitar un excesivo hundimiento del tren trasero al rodar con alegría o con pasajero, ya que en ambos casos los estribos del piloto rozan demasiado pronto en medio de las curvas. Y sea como fuere, la verdad es que la gran virtud de la Fazer8 es su nobleza y facilidad de conducción, con una rigidez general moderada que te permite una conducción muy fluida y rápida con total naturalidad.

La FZ1 Fazer no es tan intuitiva, y con unas suspensiones mucho más firmes se nota algo más exigente con el conductor y con su estilo. Además hay que acostumbrarse a su manillar corto y plano, que te hace conducir muy encima de la rueda delantera. Cuando te adaptas a esto y comienzas a explorar las cualidades de su buena parte ciclo y por su puesto del poderío del motor, empiezas a saborear su excelente estabilidad a alta velocidad y sus fulgurantes aceleraciones, que dejan «clavada» a su hermana pequeña cuando la apertura del acelerador alcanza el 100 por cien con la moto prácticamente recta a la salida de los virajes.

Para detenerse cuenta con un potente equipo de frenos, igual al de la Fazer8, que en realidad es algo antiguo con sus pinzas monobloque de anclaje convencional. Un matiz importante En los tiempos que corren el tema monetario es otro matiz importante a la hora de comparar a estas hermanas con carácter. La Fazer8 es más económica por precio (ojo, puedes encontrar alguna FZ1 Fazer en stock de 2007 con un precio prácticamente idéntico), y por mantenimiento, al gastar algo menos de combustible, menos ruedas, transmisiones, frenos, etc.

Así que si usas la moto a diario esto es algo que quizá haya que tener en cuenta. De cualquier modo, ambas están adaptadas a un uso intenso, y si la Fazer8 explota más el lado polivalente de la saga, la FZ1 Fazer hace lo propio con el lado deportivo y de las sensaciones intensas. Es cuestión de gustos y necesidades.

Te recomendamos

La chaqueta Spidi Firebird ofrece elegancia en plan vintage y la necesaria comodidad ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...

Entre su amplio catálogo de accesorio, Givi tiene un buen números de kits y soportes ...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...