Kawasaki Ninja, 25 Aniversario

El pasado año 2009 la Kawasaki Ninja cumplió 25 años, te contamos su evolución. La Kawasaki Ninja celebró su 25 aniversario en el año 2009, y en MOTOCICLISMO le dedicamos un amplio reportaje que hoy te ofrecemos en Motociclismo.es. Hemos preparado una galería de imágenes con la evolución de la mítica Ninja y además te contamos con detalle todos los avances de este modelo. ¡No te lo pierdas!
P. Casas/ Motociclismo.es -
Kawasaki Ninja, 25 Aniversario
Kawasaki Ninja, 25 Aniversario

La Kawasaki GPZ 900 R Ninja, presentada a la prensa en los salones del otoño de 1983, fue lanzada al mercado en 1984 tras seis años de desarrollo. Más allá de la primera Z 900, una copia corregida y aumentada de la CB 750 Four y una moto de turismo en realidad, aquella Ninja 900, aún siendo todavía una moto de calle de todo uso en lugar de una "R" como estamos acostumbrados ahora, fue una moto muy avanzada a su tiempo ya que adoptaba soluciones derivadas de la competición.

De entrada, disponía de un chasis de tipo "Diamond" formado por cuatro partes atornilladas entre sí (estructura principal tubular de acero, acompañada de dos placas laterales y subchasis de aluminio), sí, pero lo suficientemente bueno, como para ser calificado de sólido. Las suspensiones, con monoamortiguador trasero progresivo, por fin impedían el baile a alta velocidad que padecían sus rivales niponas. Sus frenos de disco delanteros de 280 mm eran lo mejor disponible en la época, y su motor, un impresionante tetracilíndrico en línea transversal de nada menos que 901 cc, refrigerado por líquido, culata de 4 válvulas por cilindro (la moto podría haber llevado el famoso logo que haría furor en los GTI’s: 16V) con cadena de distribución lateral en lugar de central para reducir su anchura y peso.

Con 115 CV de potencia máxima, la Ninja llevó a Tom Cruise a volar hasta los 240 km/h de punta... Sí, Tom Cruise era el "Top Gun" de 1985. Hablando de "liftings", la GPZ 900 R celebró una pequeña puesta al día en 1989, la versión Limited, y dejó de fabricarse en 2003, con la versión Final Edition (sólo para el mercado japonés), de mejores suspensiones, frenos, llantas y neumáticos, pero prácticamente el mismo chasis y motor de la primera versión de 1984.

Algunos dirán que esta moto es ya de época, pero para los que decimos que "nuestra época" sigue siendo ¡ahora!, el legado guerrero de la Ninja continuó con las ZXR 750 y ZX-9 R, y se mantiene aún vivo con la ZX-10R...

Hemos preparado una galería de imágenes de la Kawasaki Ninja contándote los detalles de cada modelo, puede que eches de menos motos que se llamaron también Ninja, pero que no hemos incluido por su "orientación más turística" (ZX-10R Tom Cat, ZZR 600 y 1100, etc…).

Pesos y medidas
Demos antes que nada un repaso a la mecánica. Han pasado 25 años y, a pesar de la excelente salud de esta unidad, la GPZ 900 Ninja es ya como aquellas señoras a las que, para no llamarles viejas... se las presenta benévolamente como "distinguidas". Así que olvidemos que su mecánica sea ya algo rumorosa, el embrague algo duro y el tacto de mandos un poco agrio. Es inevitable, la tenemos junto a una jovencita ZX-10R de 90-60-90... Pasando de una a otra, lo que más cambia es la posición de conducción. La Ninja es más larga, el asiento queda muy bajo y el manillar muy ancho. La ZX-10R actual, en comparación, coloca el culo en el piso de arriba, los estribos mucho más altos y retrasados, y debes inclinarte hacia el manillar y el tanque como si los quisieras mucho.

Ya rodando, si en las "R" actuales cargas mucho peso en los antebrazos, en la Ninja del 84 la dirección parece quedar completamente suelta y libre de peso... ¿Cuál es el porqué de esta evolución? La causa no nos lleva al simple dominio del metal o del plástico, sino que al de una materia negra y redonda. Más concretamente, a la huella con la que los neumáticos pisan el asfalto. Han pasado 25 años, pero la realidad dinámica de las motocicletas es que su único punto de contacto con el mundo se reduce a unas huellas de pisada del tamaño de tarjetas de crédito.

El incesante incremento de potencia de las motos ha llevado a que necesiten cada vez más agarre, de modo que tanto las llantas (en los tiempos de las MV, una trasera de 3.00” de anchura era enorme) como los neumáticos se han hecho cada vez más anchos. Si la Ninja 900 se conformaba con neumáticos de 120/80-16” y 130/80-18”, la ZX-10R actual monta unos enormes 120/70-17” y 190/50-17”, un mínimo para garantizar que los casi 180 CV en la rueda puedan transmitirse al suelo en aceleración y con una adherencia lateral en curva suficiente. Otros aspectos que llaman la atención de la primera Ninja son las finas barras de horquilla de ¡38 mm! (43 mm las de la última Ninja 1000) o su depósito de 22 litros de capacidad. Esto era debido a que las motos antes gastaban más, especialmente cuando circulabas mucho tiempo con el acelerador en posición "ON".

Geometrías agresivas

Con tanta goma apoyada, la única manera de hacer girar a una moto moderna es cerrar mucho las geometrías delanteras, del orden de 24º de ángulo de dirección y 98 mm de avance. La Ninja del ‘84, en comparación, montaba un tren delantero de chopper, con un lanzamiento y un avance muy superiores a los de las deportivas de hoy en día. Y no olvidemos que una "R" actual, como debe ser también mínimamente estable a alta velocidad, debe tener una distancia entre ejes relativamente generosa.

Todo ello nos lleva a que las motos modernas giran mediante cambios en el peso del cuerpo, no moviendo el manillar, sino apoyándose en él. Podríamos decir que las motos que conducimos hoy han crecido desarrolladas por pilotos que se descuelgan (Jarno Saarinen, Kenny Roberts...) para obligarlas a girar... aunque en realidad, ha sido al revés: si la Ninja del ‘84 aún recordaba a las motos clásicas de conducción al estilo inglés (cuerpo recto y en la línea del depósito y asiento, rodillas pegadas al tanque, trazadas de tiralíneas...), la actual ZX-10R exige que la lleves al estilo moderno, ya sabes: cuerpo y rodillas hacia el interior para inclinarla rápidamente y para compensar la fuerza centrífuga bajando el centro de gravedad, cambios de peso sobre el asiento, manillar y estribos...

Para terminar, citemos que si en los tiempos anteriores a 1984 las limitaciones en frenada procedían de la falta de potencia de los frenos de tambor o los incipientes de disco, ahora los discos de 320 mm con pinzas radiales son tan poderosos y el agarre disponible en la huella delantera es tan alto... que la moto incluso se daría la vuelta en picota. Para evitarlo, el peso se atrasa al máximo posible, pero sin que entre en acción la otra gran limitación dinámica de las motos actuales. Con 180 CV, si pones mucho peso atrás retrasando el motor o colocando el piloto muy bajo y atrasado... la moto estaría todo el rato en caballito. Desde la Ninja de 1984 a la ZX-10R las motos han jugado inevitablemente con este compromiso.

La enorme potencia actual ha marcado todo lo demás: gomas anchas, geometrías agresivas, colocación relativamente alta del centro de gravedad para que la moto "caiga" rápido hacia el interior de las curvas, centro de gravedad adelantado y basculantes largos para conseguir tracción sin caballitos... En comparación, la Ninja de 1984 se conduce tan «antigua» que debes desprogramar los hábitos ahora adquiridos y llevarla suave y dulcemente, con maniobras sutiles y dibujadas, admitiendo ante todo su poco agarre en frenada y en curva, que las suspensiones parecerán más bien intencionadas que efectivas, y que todo con ella pasa mucho más despacio...

Sin embargo, eso no significa que la Ninja "no corra". Por supuesto, las prestaciones de las motos han evolucionado mucho en dos décadas y media. La GPz 900 es comparadamente un armario, y pesa nada menos que 220 kg en seco (declarados), todo un mundo, frente a la actual ZX-10R, que declara 197 kg en las mismas condiciones. Si quieres notar cuán importante es eso, échate a la espalda una bombona de butano llena (de "sólo" 14 kg), y toma dos curvas en el pasillo de tu casa... Además, su patada es mucho menos contundente, y su elasticidad y aceleración no tienen nada que ver con los infinitos y omnipresentes motores actuales.

Con la ZX-10R es "antes de que ocurra" lo que en la Ninja es "pronto". Pero la GPZ 900 R, pese a su edad, no es en ningún caso un vehículo lento, con la línea roja de su cuentarrevoluciones a 10.500 rpm y estirando incluso hasta 12.000 rpm. Su aceleración y velocidad sigue siendo tan respetable como para rebasar a todo lo que se mueva a su alrededor, y usarla a diario te podría dar los mismos problemas que una moderna "R" ante los radares de la DGT si no admitieras que estás llevando una clásica que merece tomarse las cosas con sosiego. Para hacernos una idea, en la primera prueba que se publicó en MOTOCICLISMO en enero de 1984, se confirmaba como la moto más rápida del mercado de entonces: ¡246 km/h!

El reportaje íntegro lo puedes encontrar en el número 2.183 de MOTOCICLISMO.

Galería relacionada

Kawasaki Ninja, 25 Aniversario

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...