Las dos tiempos de los españoles

Hasta principios de la década de los 90, las motos de dos tiempos fueron muy populares en España. Por nuestras carreteras han circulado infinidad de modelos con mecánicas de este tipo, pero hemos hecho una selección con los que hemos considerado más representativos. Si estás leyendo esto y tienes más de 30 años, va a ser fácil que te identifiques con una o varias de las motos que aparecen en este apartado.

Victor Gancedo Fotos: Archivo MPIB -
Las dos tiempos de los españoles
Las dos tiempos de los españoles

Aunque había más marcas nacionales, muchos de los españoles estaban divididos entre Montesistas y Bultaquistas. La Montesa Impala fue para muchos la primera moto de carretera grande.

Para los que no tenían un nivel económico elevado, la Derbi Antorcha fue la moto. Servía para todo y muchos se curtieron con ella. Hubo varias versiones y se mantuvo muchos años en venta.

Entre las motos españolas, la metralla es una de las más míticas, y en especial la MK2 de 1966. Con 250cc, sus prestaciones la lanzaban hasta más de 160km/h. Los éxitos en competición dieron mucho prestigio a la marca.

La obra magna de Ossa fue el sueño de muchos españoles. Solo se vendió durante dos años y gracias a su potente bicilíndrico se puede considerar, aún hoy en día, como la moto más rápida de las fabricadas en España. Actualmente está muy cotizada.

Prácticamente todos los españoles que montamos en moto con más de 30 años hemos conducido una Vespa. La Primavera de 1976, con encendido electrónico y cilindro de tres transfers, gozó de una enorme popularidad.

Considerado como el último modelo diseñado por Bultaco, su estética era impactante y fue un objeto  de deseo entre  los jóvenes. Sus planteamientos eran muy deportivos para la época y ya incorporaba frenos de disco en ambos ejes.

Tras las versiones de 75 y 125 cc, a principios de los 80 llegó la mayor de la saga Crono.  Se trataba de una monocilíndrica ligera y bien equipada. En carreteras de curvas era muy rápida y divertida, atreviéndose con las japonesas y europeas de entonces.

A principios de los 80 comenzó la llegada de las motos japonesas de forma oficial. La Hurricane con un motor de tipo molinillo, fue para muchos el acceso al mundo de la moto, aunque la Yamaha TZR 80 fue también otra opción.

La primera moto grande japonesa de muchos. Tenía un buen precio y, por prestaciones y comportamiento, se permitía el lujo de tutear e incluso dejar atrás a motos de 4T de mayor cilindrada, mucho más rápidas y efectivas sobre el papel.

En torno a 1990 se produjo el boom de las deportivas de 125cc. Existieron motos japonesas, pero fueron las italianas las que dominaron. Las Gilera, en versiones MX y SP fueron muy populares. La Cagiva Mito 125, actualizada, aún perdura.

Aprilia ha apostado mucho por los 2T de carretera. Su saga  RS ha llegado a contar con hasta tres modelos (50, 125 y 250) La espectacular RS 250 de 1995 propulsada por un bicilíndrico Suzuki es considerada una auténtica réplica de Gran Premio.

Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...