Impuestos y emisiones estarán vinculados en el futuro inmediato

Anesdor no entra a valorar los estudios de diferentes grupos a la espera de que el Gobierno formule propuestas firmes

Juan Pedro de la Torre

Hay grupos que propugnan una nueva fiscalidad para los carburantes
Hay grupos que propugnan una nueva fiscalidad para los carburantes

La falta de Gobierno no impide que haya contactos con diferentes entidades que abanderan las más variadas propuestas en torno al futuro de la movilidad y la descarbonización. Un aspecto importante es la futura fiscalidad de la automoción, que en el nuevo escenario que se contempla ha de modificarse, algo que siempre ha defendido Anesdor, la asociación gremial de la industria de la moto. Recientemente un grupo ambientalista denominado Transport & Enviroment y la ONG Ecodes han desarrollado reuniones a alto nivel con diferentes estamentos de la Administración, según ha publicado esta semana El Confidencial, en las que han presentado un estudio sobre fiscalidad.

El Gobierno de España está a la espera de que la Unión Europea responda sobre la definitiva versión de su plan PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima), cuyo primer borrador remitido a Bruselas a principio de año fue calificado como “muy ambicioso" puesto que planteaba la reducción de la dependencia energética, para pasar de un 74% a un 59%, pero sin especificar cómo alcanzar semejante reducción, de ahí que el Gobierno tuviera que remitir un plan más definido. La Unión Europea se ha marcado unos objetivos mínimos de cara a la próxima década: en 2030 tendrá que haberse producido un descenso del 40% en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), conseguir una penetración de las renovables del 32%, reducir el consumo energético en un 32,5%, y lograr una interconexión eléctrica del 15%.

El informe de Transport & Enviroment y Ecodes asume que es imposible el objetivo de alcanzar cinco millones de vehículos eléctricos en 2030. Como explicamos recientemente en nuestro artículo sobre Descarbonización, sería necesario multiplicar por 25 el número de unidades de vehículos eléctricos que se matriculan cada año en nuestro país, algo que resulta impracticable, por muchas medidas drásticas que se adopten.

Impuestos y emisiones estarán vinculados en el futuro inmediato

Impuestos y emisiones estarán vinculados en el futuro inmediato

Por eso este grupo de trabajo propugna la doctrina de ajustar la fiscalidad en función de las emisiones. Es decir: que pague más quien más contamina, una postura que siempre ha defendido Anesdor. Por tanto defienden que en el impuesto de matriculación sólo queden exentos los vehículos con cero emisiones de CO2, es decir, los eléctricos, e igualmente consideran que el impuesto de circulación, que recaudan los ayuntamientos, debería regirse por el mismo criterio.

Puestos en contacto con Anesdor para conocer la posición de la industria de la moto ante estas propuestas, desde la entidad han declinado posicionarse y han preferido no entrar a valorarlo: “Es arriesgado hacer una valoración porque se trata de un mero informe de un grupo ambientalista y no de una decisión del Gobierno. Si se reúne el Consejo Estratégico de la Automoción y se valora este tema entonces podríamos entrar a hacer consideraciones", aclararon desde Anesdor.

Nuevos impuestos

No obstante, existen propuestas con diferente procedencia que abordan la cuestión de cómo frenar el uso de los combustibles fósiles. La Fundación Alternativas ofreció hace unos meses su visión, planteando una equiparación de impuestos entre el diésel y la gasolina –a las motos no nos afecta, pero en los coches es otra historia-, con subida de impuestos a los combustibles, que se llegue a tener en cuenta el kilometraje recorrido, e incluso un pago en función del uso real, lo que se podría controlar a través de sistemas de geolocalización.

Otra de las propuestas de esta fundación es la implantación de un nuevo gravamen denominado IGAV (Impuesto Global y Automático sobre los Vehículos), en sustitución de los existentes. Se dividiría entre componentes distintos: peaje de acceso a determinadas zonas o infraestructuras; gravamen en función de la distancia recorrido; y tipos variables en función de la localización y la hora.

Esta última iniciativa tiene que ver directamente con la posibilidad de implantar tasas por el uso de las autovías, una cuestión sobre la que se viene especulando desde hace meses, y sobre la que las fuentes del Ministerio de Fomento han intentado quitar hierro. No obstante, el modelo a emplear está completamente estudiado y definido, pero como se trata de una medida antipopular se está esperando el momento oportuno para su aplicación.

Cero emisiones

En cualquier caso, se intervenga beneficiando fiscalmente al vehículo cero emisiones, o gravando el consumo de combustible con el fin de reducir el uso de motores de combustión, es innegable que hasta que no se consiga un completo uso de energías renovables en la generación de electricidad nunca podremos hablar de vehículos cero emisiones, ya que sólo una cuarta parte de la energía eléctrica producida en nuestro país procede completamente de fuentes renovables. Es decir, que se producen emisiones contaminantes en la generación de la electricidad, y por tanto los vehículos eléctricos todavía no son cero emisiones.

Impuestos y emisiones estarán vinculados en el futuro inmediato

Impuestos y emisiones estarán vinculados en el futuro inmediato

Otro detalle a tener en consideración de cara al futuro será el importante descenso en la recaudación fiscal. Con un parque totalmente eléctrico y sin consumo de carburantes, ¿de dónde saldrá la actual recaudación fiscal que realizan las diferentes administraciones? En 2019 la recaudación ha alcanzado más de 11.000 millones de euros, y se estima que un nuevo impuesto a los carburantes supondría conseguir otros 10.000 millones adicionales. La recaudación por el impuesto de matriculación podría alcanzar los 600 millones de euros al final del presente ejercicio.

Si se priman los vehículos cero emisiones y se incrementa su venta en detrimento de los motores de combustión, ambas recaudaciones irán mermando paulatinamente hasta llegar a cero en 2050, una fecha que se ha marcado en el calendario como el punto teórico del final de los motores de combustión.

El usuario es el elemento clave en el proceso de descarbonización.

Relacionado

La moto frente a la descarbonización (y IV)

Las medidas anticontaminación de Barcelona y Madrid: El tiro de gracia a las clásicas y a las menos clásicas

Relacionado

Las medidas anticontaminación de Barcelona y Madrid: El tiro de gracia a las clásicas y a las menos clásicas