Yamaha Ténéré: el espíritu de la aventura

Las Yamaha Ténéré representan la aventura, unas motos nacidas en las carreras africanas y con una gran historia detrás.
Álvaro Gavín. Fotos: MPIB -
Yamaha Ténéré: el espíritu de la aventura
Yamaha Ténéré: el espíritu de la aventura

El apellido Ténéré es uno de los que más historia tiene dentro del mundo de la moto, y está estrechamente asociado a la aventura y a las carreras, especialmente al Rally Dakar, la carrera en la que Yamaha ha escrito grandes páginas de gloria. La actual gama Aventura de Yamaha recoge el testigo de todos esos años de gloria de cuando la prueba se disputaba en África, y que comenzó en 1983 con el lanzamiento de la primera Yamaha XT600 Ténéré, basada en la moto con la que se estaba compitiendo en el Dakar.

Se trataba de una Yamaha XT550 con un motor aumentado de cilindrada, un depósito de combustible de 30 litros de capacidad y que fue desarrollada de manera conjunta a la Yamaha TT600 que se vendía en Estados Unidos. Se mostró por vez primera en el Salon de París de 1982, y después se convirtió en un éxito comercial. En diez años se vendieron 61.000 unidades de la Yamaha XT600 Ténéré, más de 20.000 de ellas solamente en Francia.

Esta Yamaha, disponible con los colores corporativos de la marca, blanco y rojo, y con los del equipo de Yamaha Motor France, azul con toques negros, ya contaba con freno de disco delantero, suspensión trasera  con sistema progresivo con basculante de aluminio con un recorrido de de 235 mm, horquilla de 41 mm de diámetro y 255 mm de recorrido, motor de 43 CV de potencia que permitía alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h.

La primera Yamaha XT 600 Ténéré oficial

En 1985 Yamaha se decide, por vez primera en su historia, a preparar una Yamaha XT600 Ténéré para disputar el Rally Dakar. El prototipo cuenta con un depósito delantero de combustible y otros dos traseros, uno a cada lado, obteniendo una capacidad total de 51 litros. Con ella Jean Claude Olivier, que es realmente el impulsor de que Yamaha se lanzara a producir motos de aventura, logró el segundo puesto en la general.

De esta moto de competición nació la segunda generación de Yamaha XT600 Ténéré, en 1986, que contaba con un depósito de 23 litros y arranque eléctrico, toda una novedad pues la Yamaha XT600 coetánea sólo se podía arrancar por pedal. Estéticamente era muy parecida a la moto de carreras que tan buena acogida había tenido entre los pilotos que competían en los rallys por entonces. La potencia había aumentado hasta los 46 CV y ya alcanzaba una velocidad punta de 163 km/h, pero que era insuficiente como para imponerse a las veloces motos bicilíndricas en un Dakar cada vez más rápido.

Es más, esta frustración por verse en inferioridad frente a las motos de dos cilindros llevó a la marca a correr en 1986 con una Yamaha FZT750 de cuatro cilindros, pero su excesivo peso la penalizó y no logró el éxito esperado. En 1987 la moto subió de cilindrada, dando lugar a la Yamaha FZT900

Tercera generación de la Yamaha XT600Z Ténéré

En 1988 se produjo la aparición de la tercera generación, bautizada como Yamaha XT600Z Ténéré, de imagen muy cercana a la de las motos de rally, con semicarenado superior y grupo óptico bifaro , guardabarros delantero bajo y depósito de combustible de 23 litros. Otras innovaciones importantes fueron la incorporación de freno trasero de disco y la mejora en el sistema de lubricación del motor.

Ahora bien, en el Dakar de 1988 Yamaha no corrió con esta moto, lo hizo con la Yamaha YZE750 Tenere (la OW93) en cuyo desarrollo estuvo involucrada la fábrica en Japón durante un año. La moto contaba con un motor de refrigeración líquida, un cilindro y cinco válvulas, y se presentó en la salida de París con ocho unidades oficiales: la de Sonauto, las de Belgarda (Yamaha Italia) y la del español Carlos Mas. Una de las de Sonauto fue adjudicada a un joven piloto francés campeón de enduro hasta ese momento casi desconocido, Stephane Peterhansel, aunque el mejor colocado al final fue Franco Picco, quien terminó segundo.

Llega la Yamaha XTZ750 Super Tenere

Mientras los pilotos oficiales sacaban todo el partido posible a la monocilíndrica OW93 en competición, en el cuartel general de Yamaha en Japón se trabajaba en una moto nueva, capaz de cumplir el sueño de todos aquéllos usuarios que buscaban una moto aventura de verdad, es decir, confortable como para poder estar subido en ella el día entero, con potencia suficiente como para mantener un ritmo alto durante mucho tiempo seguido, que permitiera una excelente confianza en cualquier terreno y que también fuera una buena compañera en el uso diario. Ello dio lugar al nacimiento de la Yamaha XTZ750 Super Ténéré.

Esta nueva Yamaha XTZ750 Super Tenere tenía las mismas dimensiones de la OW93, que había demostrado ser una moto muy estable, algo esencial para un modelo de aventura. El chasis de doble viga fue el elegido para permitir grandes velocidades sin comprometer la integridad del conjunto.

Pero lo más novedoso sería su motor de dos cilindros paralelos de 749 cc, culata de diez válvulas de 750 cc y doble eje de equilibrado con el que se mininzaban las vibraciones, además de lubricación por cárter seco. Evidentemente, en su desarrollo participó Jean Claude Olivier y se puso a la venta en 1989.

Stephane Peterhansel inicia su leyenda en el Dakar

Como no podía ser de otra manera, la nueva Yamaha Super Ténéré se convertiría en el arma definitiva en competición. La moto que se llevó al Dakar en 1990, la Yamaha YZE750T, montaba un motor de 802cc y logró el segundo puesto con Carlos Mas a sus mandos. En 1991 fueron ocho los pilotos oficiales que corrieron con ella, repartidos en dos equipos: Yamaha Sonauto y Yamaha Italia. Fue el año en el que comenzó el dominio de un dúo imbatible: el formado por la Yamaha Super Ténéré y el francés Stephane Peterhansel. En 1992 y 1993, Stephane Peterhansel repetiría éxito con la Yamaha YZE850T en el Dakar, así como en el París-Moscú-Peking. Ésta sería la misma que la anterior, pero con un aumento de cilindrada hasta los 857cc.

La organización del Dakar introdujo un importante cambio en 1994, permitiendo la participación únicamente a motos derivadas de la serie. Esto provocó que Yamaha dejara de participar de manera oficial, pero Yamaha Motor France lanzó su propia producción de motos específicamente diseñadas para el Dakar, y puso a la venta 15 Yamaha XTZ850R (por un precio aproximado de 30.000 euros de la época) y 30 Yamaha XT660R de motor monocilíndrico, aunque ese año el enorme esfuerzo no se tradujo en la esperada victoria final. Sin embargo, Stephane Peterhansel si logró imponerse con la Yamaha XTZ850R en 1995 y, al año siguiente, hizo lo propio el italiano Edi Orioli.

Stephane Peterhansel y Yamaha hicieron crecer la leyenda de la Super Ténéré con dos triunfos más en el Dakar en las ediciones de 1997 y 1998, en estas ocasiones con la Yamaha XTZ850TRX, una moto avanzada a su tiempo cuya principal característica técnica se encontraba en que el cigüeñal estaba calado a 270º en lugar de a 360º, consiguiendo una excelente tracción en arena. Este motor nunca llegó a la serie en una Yamaha Super Ténéré, pero sí en las míticas Yamaha TRX850 y Yamaha TDM850. Esta solución técnica ofrece las sensaciones de un motor bicilíndrico en V a 90º, pero en su caso más corto.

¿Qué pasó con la Yamaha XT600Z Ténéré?

Efectivamente, aunque la Yamaha Super Ténéré centraba gran parte de la atención tras su nacimiento en 1989, en la fábrica japonesa no se habían olvidado de su pequeña Ténéré de motor monocilíndrico cuyo último gran cambio se había producido en 1988. De hecho, en 1991 aparece la Yamaha XTZ660 Ténéré, con nuevo motor con culata de 5 válvulas,  refrigeración líquida, arranque eléctrico y que declaraba 48 CV.

Esta nueva japonesa lucía una imagen mucho más estilizada, más acorde con la tendencia trail de la época, más enfocada al asfalto (menor recorrido de las suspensiones) y depósito de combustible de menor capacidad (20 litros). En 1994 se realiza un nuevo rediseño de la Yamaha XTZ 660 Ténéré, ahora con una estética mucho más cercana a la Yamaha XTZ750 Super Ténéré, especialmente por su grupo óptico delantero bifaro.

Las actuales Yamaha Ténéré

Toda la experiencia en el Dakar y el espíritu aventurero han permanecido invariables  en el catálogo de Yamaha, que actualmente continúa con dos modelos con el apellido Ténéré.

La mayor de ellas, la Yamaha XT1200Z Super Ténéré, lanzada en 2010 y que supuso el retorno de la gran aventurera japonesa. Su buen comportamiento  off road quedó demostrado en un viaje que realizamos con ella por Marruecos y que corrobora el espíritu africano de esta modelo, ahora adaptada a los nuevos tiempos. En 2012 y en 2014 ha recibido importantes cambios, especialmente con la versión «E» equipada con suspensiones con regulación electrónica.

En 2008 la gran novedad fue la Yamaha XT660Z Ténéré, una trail fiable, de estética dakariana y que ha tenido una gran acogida entre los usuarios que buscaban una moto de uso diario con grandes opciones off road y de aventura. Aún disponible, la versión con ABS, pensada para un uso más asfáltico, cuenta con suspensiones con menores recorridos.

Y aquí no acaba la historia, porque según fundados rumores y alguna foto espía, todo apunta a que a que en los próximos meses se anunciará una nueva Yamaha XT700Z Ténéré, una moto muy interesante al estar propulsada por el moderno bicilíndrico en paralelo de la Yamaha MT-07, y por contar con llanta delantera de 21” y suspensiones de recorridos generosos. No hay duda de que con esta nueva moto estarán garantizadas las aventuras.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...