Presentación Moto Guzzi Garage

Moto Guzzi pone en marcha un proyecto de modificación y personalización de sus modelos con la V7.
Texto: Pablo Bueno. Fotos: Moto Guzzi. -
Presentación Moto Guzzi Garage
Presentación Moto Guzzi Garage

Nunca antes se había vivido una fiebre «custom» como ahora. Todas las marcas están poniendo en marcha nuevos proyectos de modificación y personalización de sus modelos en un intento por que el cliente se identifique con ellos.

Esto ha existido siempre, no nos engañemos. Lo que ocurría es que antes tenías que buscarte la vida y acudir al manitas del barrio o a tu cuñado el mecánico y buscar (y a veces incluso fabricar) las piezas para poner la moto a tu gusto o «trucarla» según la nomenclatura utilizada en los años 70 y 80. Tampoco antes las normativas de homologación e inspecciones técnicas de los vehículos habían sido tan estrictas. Pero la legislación se ha endurecido en los últimos años y la propia industria auxiliar ha tenido que ponerse las pilas para homologar todos sus productos para que el usuario no tenga que desmontarlos para pasar la ITV.

Y es que algo tan aparentemente inocuo como cambiar unos espejos, un guardabarros, o instalarle una parrilla trasera a tu «burra» puede ser motivo para que manden para casa en la ITV. Y como no conserves los accesorios originales, Houston, tenemos un problema.

Los fabricantes de accesorios vieron mercado hace ya tiempo; las marcas han tardado, pero poco a poco han entendido que si lanzan la gama de accesorios a la vez que las motos, tienen más posibilidades de que el usuario se deje los cuartos en la gama «oficial» antes que en la industria auxiliar.

La moto ideal

Moto Guzzi ha encontrado en la V7, el modelo más popular de su catálogo (con un 20% de aumento de las ventas en Europa en 2015), la oportunidad perfecta para desarrollar una amplísima gama de accesorios que permita al cliente antiguo actualizar su moto y al cliente nuevo sacarla del concesionario completamente a tu gusto.

Los objetivos de los jefazos en Madello del Lario son muy claros: que no haya dos V7 iguales y que el propietario se identifique totalmente con su moto, que ésta sea un reflejo de su personalidad. Para ello, el cliente-tipo de la V7 es perfecto, puesto que su perfil es más joven, menos "quemado", alguien que probablemente está buscando su primera moto para pasear o el día a día. Alguien que no se quiere manchar las manos de grasa y probablemente no tenga espacio en su garaje para ponerse a desmontar la moto o almacenar piezas.

Propuestas abiertas

La marca del águila no ha estado del todo acertada en las primeras comunicaciones del lanzamiento del Moto Guzzi Garage. Tal y como fue presentado, parece que vende una serie de kits, que ha bautizado como Scrambler, Legend, Dark Rider o Dapper. Sin embargo, no es exactamente así. Esos nombres eran solo meras propuestas para servir de inspiración a los usuarios. Pero cada accesorio se venderá de forma individual y puede ser montado en cualquiera de las dos versiones «regulares» de V7: Stone (llantas de palos) y Special (llantas de radios).

En total son más de un centenar de accesorios, desde decorativos a mecánicos, todos ellos homologados. Y este es su gran valor, le añadas los que le añadas a tu V7, podrás pasar la ITV sin tener que volver a la configuración «de serie». De hecho en cada pieza verás troquelada la marca de registro CE.

Otro aspecto importante es que los ingenieros que han diseñado los accesorios y que han trabajado en su adaptación han sido los mismos que los que diseñaron la moto. Es la mejor forma de hacer que sea cual sea tu elección de personalización, todo quede perfectamente integrado, estética y técnicamente. Y el resultado final está a la altura pues, al menos de los 50-60 accesorios del Moto Guzzi Garage que vimos montados, ninguno desentona.

Offroad

De entre las opciones que ha querido destacar la marca italiana, para gustos los colores, pero la que más impacta es la Scrambler, pues supone una modificación más sustancial que afecta a las ruedas (si la base sobre la que la vas a montar es la Stone), el escape (colectores y silencioso), suspensiones, asiento, parrilla, maletas de cuero, placas y guardabarros en acero cepillado, cupolino, estriberas, bolsa portaherramientas... Dejarla como la que ves en las fotos te costaría más de 2.000 euros. Un precio que los directivos de la marca del águila consideran razonable para darle un cambio radical a tu V7. Por cierto que los concesionarios oficiales de Guzzi tendrán una Scrambler expuesta hasta el 3 de octubre en promoción por solo 9.999 euros. Si te gusta, ¡es tu oportunidad!

La otra que nos gustó especialmente es la Legend, un homenaje a la mítica Alce de los años 40, la moto que usó el ejército italiano. De ahí su dos opciones de decoración en color caqui y camuflaje. Su transformación es también total.

Café Racer

Los amantes de las café racer, que últimamente son muchísimos pueden optar por las otras dos propuestas. Por un lado está la Dapper, que incorpora gran parte de los accesorios en aluminio pulido, lo que la hace brillar con luz propia... Sus características principales son los espejos anclados a los contrapesos de los semimanillares, el depósito acabado en aluminio pulido, como los guardabarros y el cupolino y otros pequeños detalles.

La última «idea» es la Dark Rider, para los amantes de la estética gótica, que le da un aire urbanita y vampiro a la V7. Como no podría ser de otra manera, el negro mate es la nota dominante. Mas información en garagemotoguzzi.com

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...