Valentino Rossi, hasta que tú quieras

Píldoras 2017, capítulo 17.
Nacho González -
Valentino Rossi, hasta que tú quieras
Valentino Rossi, hasta que tú quieras

Valentino Rossi ha tenido su peor temporada sobre una moto japonesa, igualando las victorias y los podios de 2013, su año de retorno a Yamaha. Ese dato, unido al de sus 38 años, hace demasiado goloso achacarlo todo al inevitable declive de alguien que ya está coqueteando con la cuarentena. Demasiado goloso. Demasiado fácil. Demasiado injusto.

Porque el motociclismo es un deporte en el que influyen infinidad de factores, y la edad es sólo uno. Son tantas cosas las que han cambiado en el paradigma de MotoGP desde 2013 hasta hoy que semejante reduccionismo sólo podría estar motivado por un feroz deseo de retirar al italiano, obviando para ello una serie de circunstancias cuya importancia es mayor que la de su fecha de nacimiento.

Sí, Rossi sólo ha sumado 208 puntos, por debajo de los 237 del mencionado 2013. Ahora bien, cabe recordar que en aquella temporada, cuatro pilotos –cinco contando a Cal Crutchlow- se lo jugaban todo. Honda y Yamaha eran tan superiores que, aunque Rossi se veía impotente para seguir a Marc Márquez, Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa, no tenía gran problema para batir al resto.

Ahora, Ducati se ha unido a la fiesta, y Johann Zarco y otros pilotos también. A ello se le suman los problemas de la M1, que no existieron en aquel 2013 donde el único problema parecía ser la falta de velocidad de Rossi. En esta ocasión, puede que Rossi haya tenido problemas de velocidad, pero resulta indiscutible que Yamaha también ha tenido serias dificultades.

Publicidad

Publicidad

Sirva como ejemplo otro dato. En 2013, Rossi se quedó a 93 puntos de Lorenzo. Traducido a porcentajes, Rossi sumó solamente el 41,8% de los puntos del equipo en la clasificación de pilotos. Nada que ver con un 2017 en el que, incluso perdiéndose una carrera, apenas se ha quedado a 22 puntos de Maverick Viñales, logrando así un 47,5% de los puntos del equipo.

Por lo tanto, es lícito –y hasta necesario- criticar la temporada 2017 de Rossi, pero de ahí a invitarle a retirarse hay un largo y profundo abismo que no se puede cruzar por el puente de los datos una vez interpretados, sino que solamente puede ser recorrido haciendo equilibrios por la floja e inestable cuerda de la animadversión hacia el de Tavullia.

Para empezar, porque cuando llegue el día que Rossi no tenga el nivel para estar luchando con los mejores, será él quien decida irse. Con todo el dolor de su corazón pero sin titubeo alguno. Rossi adora correr en MotoGP, pero Rossi sólo concibe correr si es para ganar. El día que crea que no tiene ninguna opción de hacerlo, no se presentará para rellenar la parrilla.

Ese día, saltará el muro para dirigir su equipo y se quitará el mono de velocidad en su Ranch. Conociendo a Rossi como sólo se conoce Rossi, él lo sabrá antes que nadie. Que todos sus tiffosi y todos sus haters. Entonces, ¿para qué buscarle fecha? Mejor disfrutar de lo que le quede y decirle: ‘Vale, hasta que tú quieras’.

Publicidad
Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...