Comparativa super naked: Aprilia Tuono, KTM Super Duke, Ducati Monster 1200R y Triumph Speed Triple R

Muy capaces, las cuatro te animan a explorar tus límites, sin renunciar al equilibrio y accesibilidad necesarios para un uso tranquilo y cotidiano.
Óscar Pena | Foto: Jaime de Diego -
Comparativa super naked: Aprilia Tuono, KTM Super Duke, Ducati Monster 1200R y Triumph Speed Triple R
Comparativa super naked: Aprilia Tuono, KTM Super Duke, Ducati Monster 1200R y Triumph Speed Triple R

Son las más exclusivas entre las de su especie. Versiones especiales de motos ya de por sí únicas, que aportan elementos diferenciadores en términos de calidad y eficacia.

Así son la Aprilia Tuono V4 1100 Factory, Ducati Monster 1200 R, KTM 1290 Super Duke R Special Edition, y Triumph Speed Triple R. Haciendo un símil, se localizan en la cima de la pirámide alimentaria. Son muy potentes, rápidas, están dotadas de una electrónica de última generación, y unas suspensiones y frenos que en muchos casos superan o igualan a las mejores deportivas del momento.

Así las cosas, ¿son realmente lógicas todas estas cualidades en motos de cuerpos desnudos? ¿motos en las que el aire te acucia a poco que circules a cierta velocidad, el piloto está completamente expuesto a las inclemencias meteorológicas, o el pasajero apenas dispone de espacio? Desde luego dan lugar a los más variopintos enfoques y cuanto menos a cierto grado de discusión.

¿Para qué sofisticados controles de tracción, sistemas anti-caballitos, controles de lanzamiento? Pues bien, todas estas dudas se disipan en el aire en el mismo instante que presionas el botón de arranque, engranas la primera velocidad y sales «a gozar», o más bien a rodar, hablando con más propiedad. Y es que un hormigueo recorre tu cuerpo y sientes el poder abrumador de cada uno de los modelos. La tremenda fuerza de las «pistonadas» de los grandes bicilíndricos que animan a KTM y Ducati, el ronroneo penetrante del tres cilindros en línea de la Triumph, y el sordo y apabullante rugido de competición pura del V4 de la Aprilia. Un espectáculo para los sentidos en cualquiera de los casos que incita a disfrutar al máximo.

ELEGIDAS

Son en definitiva cuatro supernaked «de lujo», pero no son las únicas motos del segmento con muy altas prestaciones, porque además de las versiones «básicas» (por denominarlas de algún modo) de nuestras protagonistas de hoy, encontramos supernaked en prácticamente todas las grandes marcas. Y para muestra un botón. Ahí están los poderosos cuatro cilindros en línea de las BMW S 1000 R, Honda CB1000R, Kawasaki Z1000, MV Agusta Brutale 1090 RR, Suzuki GSX-S1000, y la última novedad en llegar a las tiendas, la novedosa Yamaha MT-10 animada por el potente motor de la R1.

El segmento en definitiva está que arde, y crea furor entre los motociclistas más extremos de medio mundo, que quieren todo el poder y tecnología de una superbike, pero la polivalencia, accesibilidad y relativo confort de una naked. Una moto a cuyos mandos poder rodar relajadamente y con el cuerpo erguido.

Aprilia Tuono V4 1100

Centrándonos en las motos que nos atañen, la nueva Aprilia Tuono V4 1100 Factory es simplemente sensacional. El gran Kevin Schwantz ya señaló hace años que «montar en moto es lo mejor que se puede hacer con la ropa puesta», y centrándonos en nuestras protagonistas, pilotar la nueva Tuono es sin duda una experiencia excitante.

Descendiente de una saga iniciada allá por el 2002 (al dotar de manillar alto a la RSV Mille de dos cilindros), Aprilia no ha variado apenas un ápice su filosofía streetfigter, y la nueva Tuono 1100, ya sea en su versión RR como en esta exclusiva Factory, es una derivación de la actual SBK de la marca, la RSV4 RF. Sin duda, Aprilia ha sabido coger lo mejor de la moto de Superbike y adaptarla a un uso más polivalente. La nueva estética de la Tuono y sobre todo su mejorada ergonomía, la hacen muy fácil de conducir a baja velocidad o en ambientes urbanos.

Su frontal protege más de lo que parece (que es apenas nada), y es ciertamente cómoda. Un nuevo mullido de asiento, una altura rebajada y un manillar reposicionado confieren una gran naturalidad a la posición de conducción. Es «casi» perfecta, y difiere en este sentido de sus rivales, las cuales cuentan con alguna particularidad, como por ejemplo la posición de los estribos, la anchura o distancia del manillar con respecto al piloto, etc.

La Aprilia no, es totalmente armónica en este sentido. Además, el tacto general es muy agradable y el motor es simplemente delicioso. La Tuono V4 1100 es la única naked impulsada por un motor V4 de 65° con características realmente únicas.

La Aprilia es totalmente armónica en cuanto a posición se refiere.

La arquitectura en V estrecha ha hecho posible construir un motor extremadamente compacto longitudinalmente que ayuda a centrar los pesos y permitir un chasis compacto. Por dentro, los ingenieros de la marca se han centrado en dotarla de altas dosis de par, sin renunciar a potencia máxima. Y es por ello que se ha aumentado la cilindrada hasta un total de 1.077 cc.

Destaca igualmente por la caja de cambios extraíble y el innovador sistema cinemático, pues la cadena sólo mueve el árbol de levas de admisión y transmite el movimiento al árbol de levas de escape por medio de un solo engranaje. Esta solución permite unas culatas extremadamente compactas, especialmente en la zona por debajo de la doble viga del chasis, mucho más estrecho de lo que sería posible.

Declara 175 cv, pero pudimos verificar 160 cv en nuestro banco.

Con todo la potencia máxima declarada es de 175 CV, que son 160 CV verificados en nuestro banco de potencia (la más potente del grupo junto con la KTM), perfectamente adiestrados y gestionados por una electrónica de bandera, que incluye la respuesta milimétrica de su acelerador electrónico «ride by wire» (todas lo equipan). Hay aceleración y par
a cualquier régimen de giro, incluido un empuje a altas revoluciones excelente y un sonido único que evoca al de las MotoGP. En la soledad de la montaña la oyes llegar de lejos, con fulgurantes reducciones y cambios de marcha gracias a su sistema semiautomático ultra preciso y agradable.

Sólo el consumo de combustible, algo superior al de sus rivales especialmente rodando a ritmos tranquilos, resta puntos a la moto de Noale pensando en un uso cotidiano. Así como su mantenimiento, ya que hay que estar un poquito más encima de ella en cuanto a los periodos de revisiones y los ajustes que se efectúan en ella. Pero es que se trata de una maquinaria de alta precisión, que hace a su dueño alguien orgulloso de su posesión.

Como es el caso de quien circula a diario sobre la moto que ilustra estas páginas, nuestro editor y durante muchos años jefe de pruebas y después director de MOTOCICLISMO, Augusto Moreno de Carlos.

Ducati Monster 1200R

Por su parte, Ducati, rival por antonomasia de la su compatriota transalpina, ofrece una nueva y sexy versión de su famosa supernaked. El concepto Monster es sinónimo de fuerza y de éxito comercial, y en esta ocasión con el apellido «R», la lleva a un escalón superior en cuanto al carácter y el concepto deportivo del modelo.

Nuestra protagonista es la Monster más potente de todos los tiempos, y además incorpora algunas mejoras con respecto a la versión estándar que la hacen claramente más divertida y efectiva. Su motor bicilíndrico en V a 90o «Testastretta a 11o» incrementa su compresión (de 12,5:1 pasa a 13,0:1), e incorpora nuevos cuerpos de inyección más anchos (56 mm por 53 mm), colectores de escape más gordos y silenciadores pentagonales de menor tamaño.

La Monster 1200R alcanza los 143 cv reales, pero no se queda rezagada.

Con todo, se declara un 10 por cien más de potencia, situándose en 160 cv. Según nuestro banco de potencia alcanza 143 cv. Una cifra más que suficiente para experimentar fuertes sensaciones, y que se sitúa por encima de la Triumph, y sensiblemente por debajo de la Aprilia y KTM. No obstante, dado el particular comportamiento de su bicilíndrico, y el excelente funcionamiento de electrónica y una parte ciclo específicamente diseñada para disfrutar al máximo del concepto naked que representa (del mismo modo que han hecho en este sentido KTM y Triumph, ya que Aprilia utiliza el chasis de SBK con ligeros cambios en sus cotas), no la verás quedarse rezagada en ningún escenario, salvo quizá en circuito.

Y sólo con respecto a la Tuono, siendo más rápida que las otras dos rivales. De hecho, rodando en pista, las cuatro sensacionales y muy divertidas monturas, te pueden llegar a sorprender por su extraordinaria velocidad y eficacia. Ideales para hacer esporádicas incursiones y disfrutar al máximo de todos sus potenciales.

KTM 1290 Super Duke R Special Edition

Para hacer oposición a las exclusivas naked italianas, KTM se destapa con la 1290 Super Duke R Special Edition, que consigue mejorar gracias a la incorporación de diversos componentes del catálogo de la marca «Power Part», las grandes cualidades de la versión estándar.

En su caso, y del mismo modo que hace la Aprilia en lo que respecta al motor, bebe sus fuentes del modelo fabricado para SBK. En su caso el de la RC8, sobre el que se incrementa la cilindrada 100 cc y realiza múltiples cambios internos. Así, los cuerpos de inyección pasan de 52 a 56 mm, se optimiza el cigüeñal para reducir pérdidas, y los pistones son 47 gr más ligeros. Entre otras cosas. Como en la Ducati, cada culata incorpora doble bujía, mientras que el sistema de escape, de diseño completamente nuevo y firmado por Akrapovic, ha sido fabricado en acero inoxidable.

Así las cosas, la potencia máxima recogida por el banco de potencia es de nada menos que 160 CV a 9.230 rpm. Sin duda una cifra muy poderosa y sólo igualada por la Aprilia, aunque a la hora de desarrollarlos difiere sensiblemente. Y es que la KTM es más contundente en el primer golpe de gas, con unos excelentes bajos y medios, y un sobrerrégimen lógicamente menor.

Eso sí, su sonido es igualmente cautivador, emitiendo intensos «petardeos» en las fuertes reducciones de marcha que le confieren un tacto y carácter muy deportivos.

El primer golpe de gas de la KTM es más contundente que en la Aprilia.

A los mandos, el asiento de gel de la 1290 Super Duke perteneciente al «KTM Power Parts» es una maravilla, filtrando de forma excelente las vibraciones, y proporcionando una sensibilidad y confort excelentes. Además, el manillar gira bastante, lo que facilita las maniobras en parado y a baja velocidad. También se percibe ligera, muy ligera, como sus rivales italianas (todas ellas al filo de los 200 kg verificados sin gasolina), lo que también compensa su mayor recorrido de suspensiones (muy similiar en este aspecto a la Ducati). Algo de lo que se beneficia sobre asfalto irregular.

Triumph Speed Triple R

La última en discordia es la Triumph Speed Triple R, que como en el caso de la KTM y Aprilia, difiere de la versión estándar, denominada S, en el equipamiento, no en cambios internos en el motor o la electrónica, que se mantiene intacta.

En su caso, incorpora piezas en fibra de carbono; suspensiones Öhlins delante y detrás; torretas, abrazadera del manillar, y embellecedores del pivote del basculante y del eje de la rueda trasera mecanizados; detalles «R» en rojo en el asiento, el subchasis y las llantas y cambio semiautomático para no tener que utilizar el embrague ni «cortar gas» al subir velocidades. Un accesorio este último con el que también cuenta la Aprilia, como ya hemos visto, y que si bien tiene un comportamiento notable en la moto de Hinkcley, en el de la de Noale es sublime.

La Speed Triple R incorpora un cambio rápido de funcionamiento notable.

Por cierto, KTM y Ducati no disponen de este componente ni de serie, ni opcionalmente dentro de la gama de accesorios oficiales. Sin abandonar la Triumph, que recordemos llegó en su actual versión a principios de este mismo año, su motor de tres cilindros en línea cubica 1.050 cc, y mejora en su respuesta y tacto con respecto a la versión precedente gracias a mejoras internas (nuevos cuerpos de inyección, ECU, rediseño de la culata, cámara de combustión, colectores, cigüeñal, etc), y a la incorporación de acelerador electrónico «ride by wire».

Un componente que al tiempo ha facilitado la introducción de múltiples mejoras electrónicas, lo que por fin la ha colocado a la altura del resto de protagonistas de la prueba. Ha tardado un poquito, pero sin duda la espera ha merecido la pena.

En la práctica, se declaran 140 CV de potencia máxima a 9.500 rpm, que son 127 CV reales verificados en nuestro banco. No son tantos como los de sus rivales, lo que unido a su mayor peso (208 kg verificados sin gasolina), hacen de ella la moto algo más discreta a nivel de prestaciones. No obstante, el carácter y funcionamiento de los tres cilindros saca mucho partido a esta cifra, y gracias a su empuje a medio y alto régimen de giro, ofrece una «vidilla» excitante. Y para qué engañarnos, sin ser desbordantes, son más que suficientes para la gran mayoría de potenciales usuarios.

Mañana analizaremos el apartado de asistencia y electrónica de estas súper nakeds y aprovecharemos para echar un vistazo a las curvas de potencia que han desarrollado en nuestro banco.

 

Segunda parte

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...