BMW G 650 GS

Primera toma de contacto con la nueva BMW G 650 GS. La BMW G 650 GS se ha actualizado con acierto con la intención de recuperar glorias pasadas. De precio y consumos contenidos, y dirigida principalmente a conductores noveles, puede convertirse en tu primera BMW. Tweet
Víctor Gancedo. Fotos: Juan Sanz -
BMW G 650 GS
BMW G 650 GS

Tras dos años descatalogada, la trail monocilíndrica de BMW gozó en 2009 de una nueva oportunidad, después de un acuerdo firmado por el gran fabricante alemán y la firma china Loncin. Pero la llegada un año antes de las bicilíndricas F 650/800 GS, además de «obligar» a sustituir la «F» por la «G» en su denominación, también hizo sombra a la «mono» e impidió que nunca alcanzase el éxito pretendido. Su precio, un tanto elevado (7.300 euros) y su estética bastante vista (databa de 2004), tampoco contribuyeron a que aquella G 650 GS se convirtiese en una moto popular.

Pero en BMW no han «arrojado la toalla» con este modelo y le han dado una nueva oportunidad. Consideran que es una opción muy interesantre para conductores con poca experiencia y también un acceso perfecto a la extensa gama de motos de BMW. Para ello han actualizado debidamente (y de forma acertada) su estética y también han ajustado su precio al máximo, rebajando en casi 500 euros lo que costaba en 2009.

Estéticamente la nueva G 650 GS cambia totalmente, adoptando unas líneas que recuerdan a las de su homónima bicilíndrica, pero que incluso están más logradas y son más joviales. El grupo óptico frontal asimétrico, así como la aleta de tipo «pico de pato» no faltan en ella. También el tapizado bicolor del asiento le otorga un «toque» de distinción, al igual que las llantas de aleación que sustituyen a las de radios de la versión aterior (menos camperas, pero...).

La incorporación de estas llantas de palos (las mismas que monta la «seis y medio» bicilíndrica), también ha permitido aumentar la anchura de los neumáticos. El delantero pasa de ser un 100/90-19” a un 110/80-19”, y el trasero de 130/80-17” a un 140/80-17”. De este modo se ha pretendido aumentar su efectividad, especialmente al circular por carretera, aunque los neumáticos todavía son mixtos, consintiéndonos salir del asfalto y disfrutar en pistas de tierra en caso deseado o necesario.

La misma base
Para ahorrar gastos en desarrollo y poder ofrecerla a un precio contenido, la base de esta nueva «G» es la misma que la de la anterior versión e igualmente la fabrica Loncin. De este modo, salvo las llantas, mencionadas anteriormente, en la parte ciclo no se declaran más cambios. Igualmente, en el monocilíndrico, con eje de equilibrado y doble bujía, no se aprecian grandes reformas. Ahora su potencia declarada baja de 50 a 48 CV para adaptarse a la nueva normativa del carné A2 y BMW anuncia también haber trabajado internamente en él para suavizar su funcionamiento. Exteriormente se diferencia del anterior porque monta las tapas del embrague y del generador realizadas en ligero magnesio.

Por tanto, nos encontramos ante una moto sencilla, con un solo disco de freno en el tren delantero, horquilla telescópica convencional sin posibilidad de regulaciones y, tanto el chasis, como el basculante, están realizados en acero. Eso sí, detrás cuenta con suspensión progresiva y mediante un accesible mando remoto, podemos regular fácilmente la precarga del monoamortiguador para adaptarlo a las condiciones de cada momento.

En marcha
Quizá un poco más suave de funcionamiento, especialmente cuando se mantienene el motor a regímenes altos, al manillar de esta «G» no apreciamos cambios con respecto a su antecesora, salvo que los mandos eléctricos son de nueva factura y que la ubicación de sus botones es más convencional. BMW declara un peso de 192 kg con gasolina y situarse a sus mandos no es complicado, así que iniciar la marcha es una tarea sencilla. Su posición de conducción es muy relajada y el nuevo asiento es muy confortable.

Además, su pequeña y también nueva pantalla frontal nos protege aceptablemente, así que el confort de marcha es uno de los aspectos más destacables de este modelo. También se conduce con facilidad, se siente muy estrecha entre las piernas y las maniobras a baja velocidad se realizan con simpleza, permitiéndote cambiar el sentido de la marcha en apenas «un metro», incluso nos permite divertirnos en zonas de curvas, siempre desde el prisma de sus 48 CV y del carácter «percherón» de su gran monocilíndrico.

La G 650 GS es una moto con la que puedes disfrutar mucho, válida para todo uso e ideal para adquirir experiencia antes pasar a un modelo de mayor cilindrada. No hay duda de que ésta puede ser tu primera BMW.

Galería relacionada

BMW G 650 GS

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

La gama SPIDI para mujer llega para ajustarse al cuerpo femenino a la perfección y pr...

La chaqueta Spidi Firebird ofrece elegancia en plan vintage y la necesaria comodidad ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...

Entre su amplio catálogo de accesorio, Givi tiene un buen números de kits y soportes ...