Probamos la Kawasaki Ninja H2R

Kawasaki ha presentado la Ninja H2R en Qatar, junto a la H2, y ha roto todos los esquemas de las motos de serie con unas cifras de infarto: 310 CV y más de 350 km/h de velocidad máxima. Esto es posible gracias a un motor sobrealimentado con toda la tecnología de la marca de Akashi.
Sergio Romero. Fotos: Kawasaki -
Probamos la Kawasaki Ninja H2R
Probamos la Kawasaki Ninja H2R

El circuito de Losail ha sido el elegido por Kawasaki para dar a conocer una moto que marcará un antes y un después en el mundo de las dos ruedas. Se trata de uno de esos modelos icónicos que aparecen cada cierto tiempo, de hecho el nombre lo hereda de una moto que también fue muy importante para Kawasaki en los setenta. La Ninja H2R ha llegado para ser la más rápida y potente del mercado, algo que ha hecho sin concesiones y para marcar una diferencia enorme con sus rivales. Para ello KHI (Kawasaki Heavy Industries) no ha dudado en utilizar la experiencia de sus diferentes divisiones y así conseguir tecnología puntera en aspectos determinantes como la aerodinámica o el compresor que le da sobrepresión al motor de 999 cc. Así que han hecho un compresor específico para un propulsor y viceversa, de modo que no se trata de potenciar un motor ya existente. Un vistazo al carenado de fibra de carbono y a sus especiales alerones basta para ver a qué nivel se encuentra su aerodinámica. También curioso es ver un chasis multitubular en una Kawasaki deportiva, pero este diseño ayuda a disipar mejor el calor que genera el sistema de sobrealimentación. Si su aspecto y su tecnología le dan un toque de moto exclusiva, sus cifras multiplican este efecto: 310 CV de potencia máxima y 326 CV con Ram Air. Ni siquiera en MotoGP se dan estas cifras, así que te da cierto respeto cuando vas a salir del pit lane a sus mandos.

Su motor es algo de otro mundo, empezando por el sonido del escape prácticamente libre, ya la R no es una moto homologada para la calle. El motor es dócil si abres el acelerador con suavidad y la entrega de potencia es lineal, de modo que puedes rodar con tranquilidad en un principio. Lo bueno viene cuando empiezas a subir de 8.000 rpm y a abrir el gas a tope, ahí te encuentras con unas prestaciones que inimaginables. Es como una moto de carreras, como una MotoGP. Empuja muchísimo pero lo bueno es que no hace falta ser un piloto de verdad para disfrutar de ella, aunque obviamente exige para llevarla rápido. Las ayudas electrónicas te permiten sacarle mucho partido a este motor de cohete, ya que cuenta con un control de tracción regulable en nueve posiciones y que también actúa como antiwheelie. Pero la H2R, que suena y corre como las motos que vemos en el Mundial de Velocidad, también tiene un comportamiento dinámico muy conseguido. No solo se trata de una moto para carerras de aceleración o batir records. También se puede rodar a muy buen ritmo en circuito con ella y tiene un equipamiento en su parte ciclo de primera, con frenos Brembo con ABS y suspensiones de calidad. Todo esto hace que sea la moto más excitante que se ha producido en serie. Después de sentir lo que acelera su motor, todo lo demás queda en un segundo plano ¡Es sencillamente indescriptible!

Galería relacionada

Kawasaki Ninja H2R. Fotos

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La cuarta edición del concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel re...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

En la pasada edición de Motociclismo Rally Ávila, seis inscritos tuvieron la oportuni...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...