SYM Wolf 250i

La nueva naked SYM 250 no es solo una moto de iniciación, para todos los días. Con ella te puedes divertir haciendo curvas, sin excesos, pero puede sorprenderte más de lo que esperas.

Pablo Bueno. Fotos: J.C. Orengo -
SYM Wolf 250i
SYM Wolf 250i

El primer sorprendido en la presentación de la nueva SYM Wolf 250i ha sido un servidor. La verdad es que esperaba un plan de actividades bien diferente: rutita urbana por Barcelona, fotitos en el paseo marítimo, etc. Nada más lejos de la realidad...
Motos Bordoy, importador para España de SYM, se sacó de la manga una ruta de cerca de 140 kilómetros en plena Sierra de Cadí, donde convergen las provincias de Barcelona, Lleida y Girona. Al principio pensaba que iba a ser demasiado para una moto urbana, sencilla, económica (como SYM la describe en su dosier de prensa. Sin embargo, y esto es algo que he podido comprobar en propia carne, lo cierto es que esta Wolf se portó como una campeona en las reviradísimas carreteras del pre Pirineo y todos los periodistas, hasta los más veteranos y curtidos en mil batallas, lo pasamos en grande con esta nueva naked que llega al mercado con muy buenos argumentos.

El primero de ellos, no podía ser de otra manera en la época que vivimos, es su filosofía económica, de moto práctica y barata. Para ello, los ingenieros de SYM han trabajado sobre la base de un motor monocilíndrico, con inyección electrónica, 4 válvulas y refrigerado por agua. El propulsor es totalmente nuevo, inédito hasta el momento en el catálogo de la marca taiwanesa y el resultado ha sido tan satisfactorio que en breve podríamos verlo en otros modelos. Los 25 CV declarados a 7.500 vueltas y su par motor de 23,1 Nm a 6.000 rpm dejan claras sus intenciones: no es una naked deportiva, pero ello no quiere decir que solo sirva para ir a por el pan.
En tramos de curvas lentas enlazadas te lo pasas pipa, gracias a las buenas geometrías de su chasis y su rapidez y agilidad de movimientos, que te permite inclinar a un lado y otro con un leve gesto y sin grandes esfuerzos. Su caja de cambios de seis velocidades y embrague multidisco en aceite (más que correctos) aguantan el tipo en el constante subir y bajar marchas de la ruta por carretera, su puntiagudo motor obliga a jugar mucho con el cambio. Otro de los argumentos «eco» es el consumo: no pudimos comprobarlo, pero Motos Bordoy aseguró que, tras haber realizado la misma ruta que nosotros unos días antes, el consumo medio real es de 2,9 litros /100 km. De confirmarse este dato, sus 14 litros de depósito (ojo al dato) permitirían hacer más de 450 km entre repostajes, lo que nos parece una auténtica pasada. En breve tendremos la oportunidad de comprobarlo en una prueba a fondo.

En la parte ciclo, encontramos un chasis totalmente nuevo, es lógico si tenemos en cuenta que su hermana pequeña, la Wolf 125 (con motor refrigerado por aire) fue diseñada antes de que naciera este motor, por lo que su parte ciclo se quedaba corta y pequeña, para la envergadura de la «dos y medio». El chasis es de tipo diamante o de espina central superior. Las suspensiones son sencillas: horquilla convencional delante de 35 mm de diámetro de barras y trasera por monoamortiguador sin posibilidad de regulación, una pena, pero la economía manda.
Mientras que en la frenada sí se han permitido el detalle de montar pinza delantera de dos pistones de anclaje radial, con disco ondulado de 288 mm y latiguillo metálico, para el freno trasero se ha recurrido a un conjunto más convencional: disco de 222 mm mordido por pinza de un solo pistón.
La frenada es efectiva en general, sobre todo la de delante, correcta la trasera. En cuanto al comportamiento de las suspensiones, únicamente podemos ponerle pegas en frenadas con asfalto bacheado, en las que el amortiguador trasero se muestra algo rebotón. En nuestra ruta, rodando entre 100 y 130 km/h (la marca declara que supera los 140 km/h reales), en ningún momento pusimos en apuros a la horquilla delantera, bien dimensionada para el tipo de moto del que se trata.

Uno de los aspectos en los que SYM ha querido echar el resto, puesto que el usuario de este tipo de motos le da mucha importancia, es en la instrumentación, heredada de la Wolf 125, pero con mayores funciones. Clara y muy legible, con una gran esfera para el cuentavueltas (siguiendo los cánones de las naked deportivas actuales) y una pantalla digital con muchísima información: velocímetro, cuentakilómetros total y parcial, nivel de gasolina, reloj horario, indicador de marcha engranada y voltaje de la batería, además de los típicos testigos. Además memoriza la velocidad máxima registrada. En bajada y con todos los elementos, a favor una de las motos de pruebas había podido superar los 160 km/h indicados.
Pese a su condición de moto sencilla y económica, monta de serie algunas piezas que en otros modelos suelen ser opcionales como la quilla del mismo color de la carrocería, la pequeña cúpula frontal y las aletas laterales abrazando el radiador.
Si buenos son su equipamiento y carácter práctico, mejor aún es su precio: 3.499 euros, posicionado como la segunda naked 250 más barata del mercado (la primera es la Hyosung Comet) y 400 euros por debajo de la Suzuki Inazuma, su principal rival actualmente, equipada con motor bicilíndrico. Tres mil quinientos euros es un gran precio para la nueva SYM Wolf 250 teniendo en cuenta que compras dos motos en una: la de tus desplazamientos diarios por ciudad y extrarradio y la de las salidas a carretera de curvas. En ambos ambientes te parecerá que acertaste con la compra. Es una moto de iniciación con «duende».

Galería relacionada

SYM Wolf 250i. Galería de fotos

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...