Moto clásica: MV Agusta DT 235 Motocross 1963

Partiendo de una MV Agusta Deva de carretera se creó este prototipo de motocross. MV no se atrevió a continuar con su evolución y quedó en poder de su piloto, Antonio Costa, quien 50 años después decidió restaurarlo.
Joan Carles Orengo. Motocicleta de Antonio Costa, Museo de la Moto de Basella. -
Moto clásica: MV Agusta DT 235 Motocross 1963
Moto clásica: MV Agusta DT 235 Motocross 1963

El conocimiento general que se tiene sobre la firma italiana MV Agusta es que ésta es una de las marcas más laureadas de la historia del motociclismo, con innumerables títulos y victorias, pero con una trayectoria deportiva y de producción siempre circunscrita al asfalto, concretamente, a la velocidad.

Otro dato también poco conocido acerca de la marca de Verghera, especialmente para las generaciones actuales, es que ésta fabricó en España, entre 1949 y 1973, primero en Barcelona, en sociedad con la marca Alpha, y luego en Natahoyo (Gijón) en las instalaciones que posteriormente pasaron a ser de Puch primero y finalmente de Suzuki. Y fue allí, en Asturias, donde se fabricó este ejemplar único.

El boom del «off road»

Con el nacimiento de Bultaco en 1959, los inicios de la década de los sesenta fueron protagonistas de un auténtico boom del motociclismo de fuera carretera en nuestro país, especialmente, del motocross, convocándose el primer Campeonato de España de una disciplina en la que las principales marcas se implicaron de forma más o menos seria, llegando incluso a comercializar modelos concretos para su práctica, como las Sherpa S de la citada Bultaco o las Impala Cross de Montesa, aunque la mayoría eran realizaciones artesanales en base a modelos de Derbi, OSSA o la propia Montesa con las Brío antes de lanzar la antes mencionada Impala Cross.

La gran mayoría de mecánicas eran de ciclo 2T, aunque OSSA alternó también su participación con los motores Morini 4T que equipaban algunos de sus modelos.

El manresano Antonio Costa fue uno de sus pilotos, con resultados destacados en estos albores de la especialidad en nuestro país y, buscando crear una moto 4T a su gusto, en 1963 se puso en contacto con MV Agusta, que se mostró también interesada en el proyecto.

Para ello se partió de uno de sus modelos más apreciados, la DT 235, más conocida como Deva, a la que se aplicaron una serie de modificaciones para adaptarla a la especialidad, como diversos refuerzos en el chasis, una carrocería más ligera, escape y guardabarros elevados, ruedas de 21 y 18”, un motor potenciado, manillar más ancho, suspensiones, etc.

El resultado, sin embargo, no fue el esperado. Tras las primeras pruebas y alguna participación en competición se comprobó que la moto era pesada y que su geometría no se adaptaba a la práctica del motocross. Se requerían unos cambios más profundos que nunca se llegaron a llevar a cabo, quedando de esta forma este ejemplar como la única MV Agusta de «fuera carretera» de la historia, al menos, que haya sido creada por la marca. 

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...