Suzuki Burgman 125 Executive

Prueba a fondo de la Suzuki Burgman 125 Executive. La elegancia no está reñida con los scooter y buena prueba de ello es este Suzuki Burgman 125 Executive, con detalles de equipamiento que lo diferencian de la versión estándar, por 100 euros más.
Pablo Bueno. Fotos: Ll. Llurba. Acción: C. de la Fuente -
Suzuki Burgman 125 Executive
Suzuki Burgman 125 Executive

Después de los salones de Colonia Y Milán en 2010, estábamos impacientes por conocer las novedades de Suzuki para 2011. Había rumores (siempre los ha habido desde hace años) sobre la renovación del «gran» Burgman 650 y la tan nombrada llegada de su séptima marcha. Pero nada...

Mientras el resto de marcas de scooter mostraban sus cartas, Suzuki callaba y se guardaba sus secretos. Sin embargo, hace poquito nos descubrió un caramelo, que aunque nos sabe a poco, al menos sirve para romper la monotonía con la que había empezado el año.

Versiones especiales

A falta de una renovación más grande o alguna sorpresa mayúscula, que en principio ni está ni se le espera, tendremos que conformarnos con el lanzamiento de dos versiones especiales. La primera de ellas, la Executive, es la protagonista de estas páginas y se trata del mismo Burgman (125 y 200), pero «vestido de traje» para ir a la oficina.

La segunda de ellas, la encontrarás en el recuadro aparte, es la Racing, que con colores de guerra que nos recuerdan a sus GSX-R, sólo estará disponible en 125 cc. Suzuki recupera su denominación Executive (la usa en el Burgman 650 actualmente y la utilizó en el 125 hace unos años en una versión especial) para presentarnos un scooter con una estética más seria y cuidada, dedicada especialmente a los que utilizan el scooter para ir a la ofi cina y no quieren que su vehículo desentone con su vestimenta.

Detalles de primera

Lo primero que salta a la vista es su pantalla. Suzuki ha montado una más oscura y baja que la del Burgman estándar, pero le ha colocado un defl ector en su parte superior que se puede regular en altura para desviar el aire. La primera impresión, aun con el defl ector estirado al máximo, es que la nueva protege menos a la altura de los hombros y la cabeza.

La pantalla que Suzuki le montó a sus Burgman pequeños era muy alta y protectora. El Executive sacrifi ca algo de esa protección, que como es lógico, sólo notarán los pilotos más altos (180 cm para arriba).

Un aspecto que ha mejorado notablemente con el cambio de pantalla es la protección de las manos, puesto que el nuevo parabrisas tiene unas pequeñas pero efectivas aletas laterales en su parte inferior que desvían el aire y hacen que en invierno no se nos congelen los puños, que es precisamente uno de los defectos que han tenido siempre las pantallas de los Burgman, que te desvían el aire hacia las manos y bajo la lluvia y en invierno se sufre de lo lindo (hablo por experiencia).

Lo cierto es que aunque está hecho para todos los públicos son los (y las) pilotos de estatura media y baja los que más disfrutan con el Burgman. Puesto que su asiento a 735 mm del suelo les da una sensación de control y manejabilidad a sus mandos difícil de encontrar en los modelos de la competencia. Y ése ha sido siempre uno de los secretos del éxito de estos scooter.

Que ya en el concesionario cuando te subes a él por primera vez, sientes que llegas bien al suelo con los dos pies y que lo tienes todo bajo control, como si fuera tu scooter de toda la vida... Volviendo a los detalles exclusivos del Executive, encontramos también la óptica delantera en azul (incluidos los intermitentes) y la trasera en rojo (también los intermitentes).

El asiento, grande y cómodo, tiene dobles costuras en color blanco y las llantas y las botellas de la horquilla están pintadas de negro. Por último, el protector de escape está rematado en color titanio.
 

En marcha

Como te decíamos, rodar con el Burgman es como hacerlo con tu scooter de toda la vida. Todo está en su sitio: sus mandos e interruptores están dispuestos de forma ergonómica. La calidad de acabados está a gran altura y la versión Executive da un paso más en esta dirección. Si hay que sacarle un defecto, lo encontramos en la instrumentación, que aunque es muy clara y visual, es prácticamente toda analógica y sólo tiene cuentakilómetros total.

Sería conveniente que en un futuro se le diera un buen lavado de cara y se incluyera, al menos, un cuentakilómetros parcial. Pese a que aparentemente puede dar la sensación de aparatoso, en cuanto te pones en marcha compruebas que es más ligero y manejable de lo que parece.

A ello contribuye su corta distancia del asiento al suelo y sus pequeñas ruedas (12 pulgas delante y 13 detrás). Sus prestaciones son buenas, acelera bien entre semáforos, y el motor le permite llegar a los 112 km/h reales, con lo que se mueve con soltura por la ciudad y circunvalaciones, pero las autovías son harina de otro costal y en ellas va más forzado. Su capacidad de carga es espectacular y no sólo por la profundidad de su hueco, sino también por su forma, prácticamente redonda, en la que caben dos cascos integrales, un maletín, una bolsa de deporte e incluso ¡su propio neumático trasero!

Galería relacionada

Suzuki Burgman 125 Executive

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...