De Barcelona a Sidney en moto

Esta aguerrida pareja ha cumplido el sueño de ir de Barcelona a Sídney en moto en busca de los sueños de otros.
Texto y fotos: Albert Soler -
De Barcelona a Sidney en moto
De Barcelona a Sidney en moto

Esta es una historia que trata de sueños. A lo largo de la vida todos tenemos muchos que van y vienen según el momento, pero siempre hay uno que nunca duerme. Siempre está ahí. De día lo pensamos y de noche lo soñamos. Es un sueño que siempre da vueltas y vueltas sin parar, como si fuera una bailarina de ballet.

Desde hace ya más de tres años, Lore y Albert tenían uno que no callaba nunca: ir en moto de Barcelona a Sídney. Y como este sueño les estaba devorando vivos, un día se dieron cuenta de que debían prestarle toda su atención y empezaron a buscar fórmulas para llevarlo a cabo. Dicen que no es cuestión ni de dinero ni de suerte. Es cuestión de actitud. Si la tienes y tu deseo es mayor que tus excusas, siempre encuentras el camino. No te rindes. Porque cuando tienes un sueño muy potente, lo normal es que no te deje dormir, tal y como les ocurría a ellos.

Y como soñar es gratis, pero realizar algunos proyectos puede costar un poco económicamente como es este caso, su primer paso fue vender todas sus posesiones: coches, teles, bicis, muebles y muchas otras cosas. El segundo fue buscar patrocinadores que les ayudaran a sufragar los gastos. Enviaron más de 150 informes explicando el proyecto. Algunos respondieron al cabo de 10 minutos, otros al cabo de días, y de otros nunca supieron nada. Y ya, para acabar, dejaron sus trabajos, que fue lo que más les costó. No fue nada fácil, pero como ellos dicen, las cosas que realmente valen la pena nunca lo son.

Un kilómetro, un pistacho

Y así llegó el día en que el sueño empezó a morir para convertirse en una realidad. El pasado 12 de julio su proyecto vio la luz del día. Lore y Albert se montaron en la moto dispuestos a cruzar los más de 20 países que separan España de Australia.

En un mes cruzaron 10 países europeos, de los que destacan Croacia y Montenegro. Comentan que si eres un amante de las motos, estos dos países son obligatorios. Recorrer la costa croata vislumbrando el mar Adriático es algo inolvidable, y Montenegro tiene unas carreteras y caminos que te harán disfrutar como nunca. Conducir por estas vías te dibuja una sonrisa en la cara como la que tienen los niños pequeños cuando prueban unos zapatos nuevos.

Y no se va. Puedes conducir kilómetros y más kilómetros que nunca terminas por saciarte. Quieres más y más. Sus amigos no paraban de enviarles mensajes diciéndoles que iban muy rápidos, que a ese ritmo llegarían a Sídney en pocas semanas. Pero afirman que conducir por estas carreteras es como una droga de la que no te cansas. Disfrutaban más yendo en moto que quedándose cinco días en una misma ciudad. Porque para ellos, cada kilómetro era como un pistacho. Cuando te has comido uno, quieres otro rápidamente. No hay manera de parar.

Tras recorrer unos 5.000 kilómetros llegaron a Turquía, donde realizaron todos los trámites para enviar la moto en barco a Bombay (India). Les hubiera encantado cruzar Pakistán, pero además de que es obligatorio ir escoltado con soldados durante todo el trayecto, obtener un visado puede ser complicado.

Y así fue como entraron en otra dimensión. Ya sabes, el mundo se divide en dos: la India y el resto del planeta. Allí es donde la aventura cambió. Las carreteras del país de Gandhi no tienen nada que ver a las europeas. Son una locura. Te adelantan por la derecha, por la izquierda, con bocinazos procedentes de todas partes, carreteras agrietadas con hondos cráteres y kamikazes cada 15 minutos que vienen de cara procedentes de la nada. En India tienes que desarrollar un sexto sentido si realmente quieres disminuir el peligro y salir vivo de allí. Si logras sobrevivir en ese entorno, las demás carreteras son un juego de niños.

Además, tienes que aguantar los 38° C de temperatura ambiente y el hecho de que llevar tu propia moto te convierte automáticamente en una clase de dios supremo. No pasas desapercibido. Nunca. Y si te detienes cinco minutos bajo el cobijo de la sombra de un árbol en un lugar cualquiera para beber agua caliente, a los tres minutos ya estás rodeado de gente curiosa que lo quiere saber todo de ti, empezando por el precio de la moto. Con periodistas incluidos. En ocasiones hay tanta gente que inundan la carretera y no permiten la circulación de los demás vehículos, que se detienen con sus conductores como hipnotizados mirando la moto con unos ojos similares a unos platos soperos. Dicen que al principio hace gracia, pero cuando ya ha ocurrido unas cuantas veces entienden a los famosos de turno que se quejan de la prensa del corazón.

Y milagrosamente cruzaron la frontera sin sufrir ningún tipo de accidente para entrar en Nepal, un país que les ha encantado. Pokhara les dejó con la boca abierta. Tanto, que abandonarlo les costó unos cuantos días. Así han llegado a Katmandú, donde esperan los trámites para enviar la moto a Bangkok. Para cruzar Birmania necesitas un guía que es muy costoso y que ahora no se pueden permitir.

Experimento social

Y así van recorriendo los kilómetros de un viaje que no es solo un viaje. Es un experimento social. Su proyecto, bautizado con el nombre de Dreamhunters.info, trata de sueños. Mientras Lore y Albert van narrando el suyo a través de crónicas, vídeos y fotos, paralelamente van preguntando a la gente cuál es su sueño. «Dime qué sueñas y te diré cómo eres». Con esta premisa, están convencidos de que las respuestas de la gente les ayudará a entender mejor su país y su cultura. ¿En qué sueña un turco? ¿O un indonesio? Con todas sus respuestas, al final del viaje tienen previsto editar un libro de sueños. Pero para tenerlo en las manos aún falta un tiempo. De momento se pueden leer en su página web. Ya tienen unos 70 publicados. Y si quieres, te animan a enviar el tuyo para compartirlo.

Su sueño ya se ha hecho realidad, y animan a la gente a cumplir el de cada uno. Están convencidos de que un mundo con más sueños cumplidos es un mundo mejor en el que vivir. ¿Por qué? La respuesta es fácil: cumplir sueños hace feliz a la gente, y la felicidad es contagiosa

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...