Ruta en moto por la Sierra de Gata con Ruralka

La Sierra de Gata son tierras de caldos con carácter, de mezcla de culturas y climas, donde una lengua propia se encarga, desde tiempos inmemoriales, de estrechar lazos con el país vecino en un lugar en el que el estraperlo contribuyó a su subsistencia tiempo atrás... Un enjambre de sorpresas que despierta la curiosidad del viajero a cada paso que da.
Luis López Lozano | Fotos: Juan Sanz -
Ruta en moto por la Sierra de Gata con Ruralka
Ruta en moto por la Sierra de Gata con Ruralka

Entre la provincia de Salamanca al norte, Las Hurdes al nordeste, el Valle del Alagón al sureste, el Parque Natural del Tajo Internacional al suroeste y la frontera portuguesa al oeste se desarrolla la ruta de hoy. La Sierra de Gata ofrece un extraordinario entorno natural del que nos valemos para disfrutarlo en moto, tomando como base la Finca El Cabezo, casi a los pies de la EX-205 que nos acerca a Valverde del Fresno, nuestro punto de partida.

En realidad, realizamos una breve incursión hacia el norte con la vía que continúa la senda por territorio nacional de la EX-205. Así, recorremos la CV-65 con la intención de disfrutar de un atractivo enjambre de curvas mientras subimos el Puerto Viejo, de 1.100 metros de altitud. La Sierra de Malcata, protegida como Reserva Natural, nos ofrece unas excelentes vistas mientras realiza las labores fronterizas con el país vecino, al tiempo que un asfalto en magníficas condiciones aporta lo que todo buen motorista disfruta, en tramos casi perfectos para comprobar las aptitudes dinámicas de nuestra compañera de fatigas. Pero atención, porque el viento que a veces sopla entre estas montañas de suaves cumbres, puede llegar a ser más traicionero de lo que aparenta en un primer "vistazo". Los bosques de encinas, robles y madroños también consiguen "hablar" cuando el viento peina sus copas y ramas.

Los bosques de encinas, robles y madroños "hablan" mientras el viento peina sus copas

Si continuáramos la senda de la carretera acabaríamos rodando por territorio salmantino hacia Navasfrías, pero el entorno charro bien merece otra visita para conocer y explotar sus riquezas en una nueva ruta. Por ello, recuperamos nuestros pasos bajando la secuencia que acabamos de realizar en subida, en esta ocasión poniendo a prueba la suspensión de la Adventure, algo larga de recorrido si pretendemos tirar con fuerza del freno delantero en ciertos garrotes, por lo que un pilotaje fluido será lo más recomendable en estas circunstancias. Ya en Valverde, recuperamos la vía que desemboca, allá a lo lejos, en el embalse de Gabriel y Galán y, finalmente, en la Ruta de la Plata a la altura de Hervás. Mientras tanto, unas curvas bastante más suaves y largas respecto al puerto de montaña que dejamos atrás, nos acompañan mientras llegamos a la altura del embalse de la Atalaya, cuyas aguas veremos más adelante desde otro de los puntos altos neurálgicos de la ruta. Sin apenas darnos cuenta y mientras disfrutamos del trazado de la EX-205 llegamos a Hoyos, donde aunque no lo parezca, se sitúa la capital administrativa de la sierra con oficinas oficiales de la Mancomunidad; y es que apenas se encuentran censados unos 500 habitantes en este cruce de caminos entre las carreteras de Cilleros y Perales del Puerto.

DEHESAS DE ENSUEÑO

Unos kilómetros más adelante encontraremos el cruce con la EX-109 de Coria y Moraleja mientras continuamos camino hacia Villasbuenas. En breve veremos el desvío para pisar tierra y rodar por el camino que nos conduce hacia Los Pajares de la Dehesa. Se trata de un amplio espacio en el que podremos contemplar el ganado en libertad pastando por extensas praderas salpicadas de viejas casas, hoy convertidas en cuadras que asisten a los animales que a diario conviven en plena naturaleza. Sin ataduras ni vallas. Un hermoso espectáculo al que se accede sin problemas; los caminos son perfectamente practicables. Así llegamos a Santibáñez el Alto. Una vez recuperamos la EX-205, veremos a nuestra izquierda el desvío hacia Gata. Un camino que cogeremos no sin antes acercarnos, por Cadalso y siguiendo el curso del río Arrago, a Robledillo, un enclave urbano de enfoque turístico, aunque cuando descubres cada uno de sus rincones, saboreando los mejores manjares de la región mientras te empapas de su rico patrimonio arquitectónico, encuentras las verdaderas razones para no perdértelo. Más allá, Las Hurdes, otro entorno para visitar con más calma, porque ahora volvemos sobre nuestros pasos en busca del mencionado desvío a Gata por la CCV-6.3. La carretera se estrecha y retuerce por momentos hasta entrar en Gata. Situado en pleno corazón de la sierra, merece una parada y fonda en la plaza, donde el trato y los productos locales no defraudan, así como las vistas de la afamada Torre de la Almenara.

El pueblo de Gata se encuentra en pleno corazón de la sierra

La carretera nos devuelve con un trazado más suave hacia la EX-109, iniciando así la subida al Puerto de Perales con largos curvones de buen firme. Dejamos atrás el desvío a Acebo con un asfalto estrecho y en bastante mal estado para continuar disfrutando de "mejores calidades", rebasando el límite provincial para volver a hacerlo sumando un puerto más, el de San Martín de Trevejo, con un tramo muy divertido poco antes de llegar a la localidad del mismo nombre, donde su Plaza Mayor sorprende por lo majestuoso de su torre campanario o las fachadas de la Casa del Comendador y el Consistorio. Ya en Villamiel, nos desviamos hacia Trevejo en un camino de ida y vuelta donde su castillo se presenta como reclamo ineludible, pese a su estado. Un atardecer a los pies de sus ruinas resulta embaucador, y más con la posibilidad de acercarnos tanto a su obra de la mano de una trail manejable como esta BMW.

El cruce con la EX-205 nos devolverá hacia Valverde, aunque paramos antes en El Cabezo. Un cálido descanso que compartirás con una amena charla sobre gastronomía, dialectos, robledales y castaños junto al gestor del establecimiento. Te sorprenderá.

ESTABLECIMIENTO RECOMENDADO RURALKA: HOTEL FINCA EL CABEZO

Al norte de Cáceres, muy cerca de la frontera portuguesa en la zona oeste de la Sierra de Gata, encontramos el desvío a los pies de la EX-205 que nos lleva hasta este pequeño remanso de paz, concretamente en el punto kilométrico 23, a nuestra izquierda. La biodiversidad del entorno convierte a este lugar en un punto de obligada estancia. En realidad, el propio hotel se encarga por sí mismo de ofrecerte suficientes atractivos, como la elaboración de tu propio aceite o zumo de sus naranjos para el desayuno, en el que encontrarás más sorpresas para degustar.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...