Cuando el desorden se convierte en caos

Nunca la parrilla invertida había invertido tanto el resultado.
Nacho González -
Cuando el desorden se convierte en caos
Cuando el desorden se convierte en caos

La ronda de la República Checa fue, seguramente, la más extraña de lo que va de temporada en el WorldSBK, especialmente en su categoría reina, donde lo sucedido el sábado no tuvo prácticamente nada que ver con lo sucedido el domingo.

NUEVO ORDEN MUNDIAL

La pole de Tom Sykes no ocultaba la sensación de que Jonathan Rea estaba un punto por encima de los demás en Brno. La carrera sabatina despejó cualquier tipo de duda al respecto: de forma un tanto monótona –ni siquiera la bandera roja por rotura de un air fence añadió emoción-, Jonathan Rea cogió el liderato, se fue y ganó. Una superioridad aplastante que se explica en el objeto de lucha del norirlandés.

Mientras los otros 19 pilotos luchaban entre sí, Rea lo hacía con la historia. Se le escapó en Donington y no iba a posponerlo más: la victoria número 60. La que le desempata con Carl Fogarty y le deja en lo alto de la tabla de todos los tiempos.

Cuando el desorden se convierte en caos

Detrás, Marco Melandri demostraba su amor al trazado checo y lograba meterse segundo, con Tom Sykes completando el podio casi por inercia. Desde que el italiano le superó no hubo ningún misterio en lo que se refiere a las posiciones del cajón… ni detrás, donde las Yamaha volvían a ser las terceras en discordia después del sueño de Donington, con Michael van der Mark de nuevo por delante de Alex Lowes.

La decepción era Chaz Davies, octavo después de ser superado por las Aprilia de Eugene Laverty y Lorenzo Savadori, y de terminar defendiéndose de la Honda de Leon Camier. Lo peor era la lejanía respecto a su compañero.

Publicidad

DEL DESORDEN AL CAOS

La implementación de la parrilla invertida tiene como claro objetivo desordenar el orden lógico de la categoría para introducir variables en la segunda manga. A veces funciona mejor y otras peor, pero normalmente la materia tiende a su estado original, y el resultado de la segunda manga se acaba pareciendo –a veces más y a veces menos- al de la primera. Es decir, tiende a ordenarse.

Cuando el desorden se convierte en caos

Esta vez no. Todo lo contrario. El desorden dio paso al caos cuando Jonathan Rea se iba al suelo. Iba tan sobrado de ritmo que no había asumido muchos riesgos en la primera vuelta, con el objetivo de ganar posiciones poco a poco. Sin embargo, se topó con Tom Sykes, que de una manera un tanto dudosa le echó de la pista cuando el norirlandés ya le había superado. De poco le valió, ya que poco después se iría al suelo.

Sin Rea, el favoritismo pasaba a recaer, de forma indiscutible, en Marco Melandri. El italiano lo refrendaba en pista: escalaba posiciones y, sin dificultad aparente, se ponía primero. Sin Rea, el orden lógico conducía a una victoria del italiano… pero no. Falló una frenada y se fue larguísimo, teniendo que detener totalmente la moto para no caer en la grava y volviendo a pista último, con todo perdido.

El caos había estallado y faltaba por ver cómo quedaría dispuesto finalmente. Las Yamaha, que habían salido juntas en primera fila, se encontraban liderando. Chaz Davies, detrás. No hace mucho, se hubiese traducido en una victoria cómoda del galés. No fue así.

Publicidad

El domingo, en Brno, no había lugar para el orden. Todo tendía al caos. Ni siquiera entre las Yamaha. En un año en el que VD Mark está siendo el claro número uno de la marca de los diapasones, era el día de Alex Lowes. Se lo merecía como pocos. El que sigue siendo el campeón más joven del British Superbike tenía la oportunidad de su vida: reinar en el caos. Y reinó, logrando su primera victoria en el Mundial de Superbike.

Cuando el desorden se convierte en caos

Tampoco hubo mucho orden entre los españoles: Xavi Forés apenas salió con diez puntos (14º y 8º); con Román Ramos sacando nueve (13º y 10º) y Jordi Torres yéndose de vacío sin poder acabar ninguna de las dos carreras.

WSS: UNA NUEVA RIVALIDAD

Superado el ecuador de temporada, esa Copa R6 con una MV invitada que es el Mundial de Supersport está teniendo, en la igualdad de los contendientes, el mejor escenario para la emoción. Y, lo que es mejor para una categoría que se ha quedado descabezada sin Kenan Sofuoglu, se está dibujando un aliciente en forma de rivalidad entre dos pilotos conocidos y con mucha hambre de título.

Cuando el desorden se convierte en caos

Esta vez, Jules Cluzel venció a Sandro Cortese a modo de ‘vendetta’ de Donington, con Raffaele De Rosa abonado al tercer escalón del podio por cuarta carrera consecutiva. Detrás, Lucas Mahias y Randy Krummenacher pierden fuelle. Sigue sin estrenarse en los puntos este año Nacho Calero, 21º.

Publicidad

SSP300: YAMAHA HA VUELTO

Un cambio en el peso mínimo por moto parece haber echado un cable a Yamaha, perdida todo el año en el Mundial de Supersport 300 que conquistó un año atrás. Un cable al que se aferró el indonesio Galang Hendra Pratama para escaparse de inicio tal y como había hecho Ana Carrasco en las dos carreras anteriores. Detrás, un grupo exageradamente grande se jugaba dos puestos en podio.

Cuando el desorden se convierte en caos

Lamentablemente, la lucha se vio interrumpida por una bandera roja que dio por concluida la carrera con tres giros por delante, y que dejó a Walid Khan segundo y a Borja Sánchez tercero. El gallego se ha abonado al cajón y ya es segundo en la general, por detrás de una Ana Carrasco a la que la bandera roja pilló en el peor momento posible, quedando undécima por detrás de Dani Valle (8º) y María Herrera (9ª), con Manu González 33º tras un fallo mecánico.

STK1000: SCHEIB SURGE EN MOJADO

La carrera del Europeo de Superstock 1000 se produjo en mojado. Tras aguantar todo el día, el cielo se abrió para la última carrera del día, abriendo también el horizonte del chileno Maxi Scheib, que se hacía con su primera victoria del año de forma incontestable.

Cuando el desorden se convierte en caos

El líder Markus Reiterberger no quiso asumir demasiados riesgos y fue perdiendo puestos hasta acabar cuarto, siendo superado por un Alessandro Delbianco que también rebasó –en la última vuelta- a Florian Marino. Roberto Tamburini, hasta ahora segundo en la general, sólo pudo ser octavo.

Publicidad

Galería relacionada

Brno WorldSBK 2018, en fotos

También te puede interesar

Preciosa batalla franco-alemana hasta la última vuelta, en la que llegaron a tocarse.

El norirlandés dominó de principio a fin en una carrera que tuvo que ser reiniciada.

Te recomendamos

El Niken Tour ha llegado para dar a conocer la última y revolucionaria creación de Ya...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...

Que la capacidad de carga no sea un problema. Bolsas, baúles, maletas, alforjas, moch...