Cómo sacar el carnet A2 de moto

Este carné te autoriza a conducir motos de una potencia máxima de 35 kw, con una relación potencia/masa de 0,2 kw/km. Solo teniendo una experiencia de dos años con el A2 y después de pasar un curso de formación de 9 horas, llegarás al último peldaño: el carné A
Chechu Lázaro. Fotos: Lluís Llurba -
Cómo sacar el carnet A2 de moto

Hace algo más de dos años la DGT cambió la normativa sobre permisos de circulación en moto anticipándose en cuatro años a la Directiva Europea sobre el tema. La progresividad que marcaba la anterior legislación tiene ahora más trabas y la edad de inicio para montar en moto empieza a los 15 años, con la que puedes acceder al carné AM, tras superar tus primeros exámenes teóricos y prácticos. El A1 es el único carné que no ha sufrido variación; te lo puedes sacar con 16 años o puedes tenerlo convalidado tres años después de tener el B. Pero el principal obstáculo llega con el A2, el flamante invento del ex director de la DGT Pere Navarro.

Este carné te autoriza a conducir motos de una potencia máxima de 35 kw, con una relación potencia/masa de 0,2 kw/km. Solo teniendo una experiencia de dos años con el A2 y después de pasar un curso de formación de 9 horas, llegarás al último peldaño: el carné A. Si te sacaste el carné de moto antes de 2010 puedes considerarte afortunado por varias razones. Primero porque el examen práctico era menos exigente, estabas exento del de circulación (siempre y cuando tuvieras el carné B) y, aunque limitado los dos primeros años, tenías acceso a todo tipo de motos. Imagina también lo que te has ahorrado en tasas oficiales, autoescuelas, disgustos… SIGUE LEYENDO

Hace algo más de dos años la DGT cambió la normativa sobre permisos de circulación en moto anticipándose en cuatro años a la Directiva Europea sobre el tema. La progresividad que marcaba la anterior legislación tiene ahora más trabas y la edad de inicio para montar en moto empieza a los 15 años, con la que puedes acceder al carné AM, tras superar tus primeros exámenes teóricos y prácticos. El A1 es el único carné que no ha sufrido variación; te lo puedes sacar con 16 años o puedes tenerlo convalidado tres años después de tener el B. Pero el principal obstáculo llega con el A2, el flamante invento del ex director de la DGT Pere Navarro.

Este carné te autoriza a conducir motos de una potencia máxima de 35 kw, con una relación potencia/masa de 0,2 kw/km. Solo teniendo una experiencia de dos años con el A2 y después de pasar un curso de formación de 9 horas, llegarás al último peldaño: el carné A. Si te sacaste el carné de moto antes de 2010 puedes considerarte afortunado por varias razones. Primero porque el examen práctico era menos exigente, estabas exento del de circulación (siempre y cuando tuvieras el carné B) y, aunque limitado los dos primeros años, tenías acceso a todo tipo de motos. Imagina también lo que te has ahorrado en tasas oficiales, autoescuelas, disgustos… SIGUE LEYENDO


La prueba de acceso al A2 consta de una parte teórica y dos prácticas (maniobras y circulación). En el caso del teórico hay distintos exámenes en función de los permisos que tengas antes de examinarte. Si no tienes ninguno, el material del examen es común y específico de moto; si como la mayoría ya tienes carné de coche, solo deberías hacer el específico; y si además posees el A1 estás totalmente exento de esta parte teórica. De todas formas, esta es la parte más asequible ya que el índice de aprobados supera el 90%.

El auténtico caballo de batalla llega en la práctica, especialmente en la de maniobras. El tradicional circuito se ha dividido en dos pruebas: la corta (de habilidad) y la larga (digamos, de velocidad). La primera sección comienza con la moto en parado y realizando un sencillo ejercicio para colocarla de frente a la pista tras hacer una L definida por líneas blancas que no debes pisar. Una vez completado esto, arrancas la moto y el primer obstáculo son dos líneas paralelas que tienes que atravesar sin pisarlas; una prueba de equilibrio similar a la antigua rampa. Hay dos trucos aquí, el primero y básico es colocar la moto completamente recta cuando acabes las maniobras en la L; la segunda es mirar al frente sin preocuparte de las líneas que delimitan el suelo.  Nada más salir de las paralelas haces el eslalon con cinco conos y a continuación tienes que meter segunda antes de llegar a la zona delimitada de la frenada. Tómate esta prueba corta con toda la tranquilidad del mundo y si es necesario haz la primera parte del recorrido al ralentí.

Acabada esta primera fase y sin interrupción, pasamos a la prueba larga que es también una lucha contra el reloj. Tienes 25 segundos para completar los 90 metros de ida y 90 de vuelta, y en esto los examinadores son totalmente estrictos: con 25,1 segundos no se aprueba… aunque la activación del crono sea manual. Tampoco hay indulgencia con las condiciones climáticas. El tiempo es el mismo en verano que en invierno, con lluvia, viento… Ni que decir tiene que si puedes, cuadra fechas para examinarte con buen tiempo, que el agarre del neumático cuenta en esta prueba. Esta parte consta de un eslalon largo (menos técnico que el primero), una giro de 180º para encarar otro segundo eslalon en el que hay que sortear tres filas de pivotes colocados en el suelo sin pisar el freno; y concluye con otra prueba de frenada.

Como lo que cuenta es el tiempo, aprovecha las dos zonas de rectas para acelerar al máximo y si la moto te lo permite, no cambies de marcha aunque lleves la moto revolucionada. También tienes que la velocidad que se alcanza en algún punto ya es destacable y las caídas son ahora más frecuentes y dolorosas, así que protégete al máximo (casco integral, guantes, chaqueta y botas). SIGUE LEYENDO


Si la parte práctica de maniobras es, digamos, lo más «objetiva» posible, todavía nos queda cumplir la prueba de circulación, bajo la valoración «subjetiva» de un examinador. El examen no tiene un tiempo estimado, puede ir de los 15 minutos a media hora, dependiendo del criterio del examinador. En esta prueba hay poco que decir, respetar al máximo la señalización, los pasos de peatones y las órdenes que recibes desde el intercomunicador del casco. Recuerda que si vas en una vía de 80 km/h, no superes esa velocidad pero ve lo más cerca de ella. Hay gente que ha suspendido por ir a 50 en zonas de 80.

La prueba de circulación es el último escollo antes de conseguir el más que merecido carné A2. El tiempo empleado, el presupuesto (ahorra al menos 1.000 euros entre matrícula, clases, tasas) y los nervios se olvidarán en cuanto tengas en tus manos el permiso que te da vía libre a conducir motos de más de 125 cc. Transcurridos dos años, podrás apuntarte a un curso de formación para el carné A ilimitado, previo pago de otros 250-300 euros. Estos cursos los imparten las propias autoescuelas, con 3 horas de formación teórica, 4 horas de clases de maniobras y 2 de circulación. La moto empleada en estos cursos tiene que tener una cilindrada de al menos 600 cc.


Te recomendamos

La nueva Benelli Leoncino está lista para su comercialización, que se producirá en la...

Coincidiendo con el reciente Puente del Pilar, Ducati España organizó la travesía Dos...

Los intercomunicadores Sena ofrecen gran calidad de funcionamiento. Y ahora, con el n...

La firma Energica es una referencia dentro del segmento de las motos eléctricas de al...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.