Baterías de litio para moto

Evolución de las baterías de moto. Aunque las motos necesitan gasolina, sin electricidad no funcionan: la bateria es una pieza clave, pero apenas han evolucionado, hasta la aparición del litio.
Josep Armengol / MG | 01/09/2011
Votar
4 votos

Es curioso cuánto han evolucionado prácticamente todos los componentes de las motos (y los coches), tanto en diseño como en materiales, menos la batería: desde los neumáticos (ahora sin cámara, radiales y con compuestos que agarran en frío y en caliente) hasta el motor (inyección, admisión variable, etcétera) pasando por bastidor o el propio sistema eléctrico (en algunos casos muy diferente al tradicional gracias al multiplexado), todo es mucho más avanzado.

Pero todas las motos del mercado llevan una batería que en algunos casos es idéntica a la que llevaban las motos de hace veinte, cuarenta o sesenta años atrás: un recipiente con ácido sulfúrico y unas placas de plomo sumergidas en él. Es raro que se haya permitido esto en el mundo tan preocupado por la «limpieza» en el que vivimos ahora: la peligrosidad del sulfúrico es obvia, y el plomo ha sido el enemigo número uno de los «verdes».

Recuerda que antes usábamos gasolina «súper» que tenía un compuesto de plomo y, precisamente para poderlo eliminar, llegó una revolución en forma de gasolinas «sin» con las que ya llevamos años. También en la electrónica se había usado desde siempre una aleación de plomo y estaño para soldar, y se prohibió hace algún tiempo provocando otra revolución (como la de las gasolineras) en toda aquella empresa que fabricara o reparara componentes electrónicos…

Y sin embargo ahí está cada coche y cada moto del mundo con sus buenos kilos de plomo metidos en la batería.

La era del litio
El litio es un curioso elemento: es el sólido más ligero que existe (su número atómico es el 3, después del hidrógeno y helio que como sabrás son gases a temperatura ambiente). Su densidad es la mitad de la del agua, y cinco veces menor que la del aluminio por ejemplo…

Pero es muy reactivo y por eso no existe de forma pura en la naturaleza (siempre se combina), pero precisamente ésa es la cualidad que lo hace tan interesante para una batería: gracias a su presencia la batería no sólo será muy ligera, sino que también tendrá una gran capacidad energética.

No es algo nuevo porque ya hace unos años que los teléfonos móviles y los ordenadores portátiles usan baterías de litio, y precisamente estas baterías están haciendo posible que empecemos a ver coches y motos de propulsión eléctrica (y más que llegarán). Pero hasta hace muy poco no habían llegado a ese rincón de cada coche y cada moto donde se esconden los últimos kilos de plomo del planeta: su batería.

Hasta ahora: ya es posible comprar una batería de litio para reemplazar la de plomo de tu moto. Las ventajas son tres: un notable ahorro de peso (el litio es más de ¡veinte! veces más ligero que el plomo; las baterías pesan entre la tercera y la cuarta parte), una mayor capacidad de corriente en los arranques, y una mucho menor autodescarga (duración a largo plazo sin usar el vehículo). El cambio es directo pues los voltajes de uso son equivalentes: la batería alimentará perfectamente el sistema eléctrico de la moto y éste la mantendrá cargada en marcha igual que la original (incluso mejor). Y si la moto tiene alarma u otras «pérdidas» y la batería se queda descargada, el mismo cargador que tuviéramos para la de plomo servirá para revivirla.

Por cierto que, como las de plomo, estas baterías de litio se perjudican a largo plazo en las descargas profundas (y según la química empleada, de forma grave o no). Cuidado con eso si tu moto tiene alarma o suele dejar las baterías descargadas.

El único inconveniente es su precio, en torno a cuatro veces el de la batería equivalente de plomo: una batería «normal» está en torno a los 150 euros… Bajarán, es la evolución del mercado, y hay formas más baratas de montar una batería equivalente si uno es un poco manitas, pero ahora mismo si uno quiere ganarle de forma fácil entre tres y cinco kilos a su moto, y asegurarse de no tener problemas de arranque teniendo un componente «del futuro», ésta es la solución.

Hazlo tu mismo
¿Te parece interesante montar una batería de litio en tu moto pero no quieres gastar más de 100 euros? Si eres un poco manitas te interesa esto… Por supuesto hazlo solo si sabes algo de electricidad y bajo tu única responsabilidad si provocas daños al sistema eléctrico de tu moto.

Las baterías que usan la mayoría de fabricantes, y las mejores que yo haya probado, son las de la empresa americana A123 Systems: concretamente son las «celdas» («pilas») referencia 26650M1 que tienen una capacidad de 2.300 mAh y un voltaje nominal de 3,3V. Si unes cuatro de ellas en serie (positivo con negativo) tienen un voltaje total de 13,2V, prácticamente el de una batería de plomo tradicional (que son 12,8V aunque familiarmente las llamemos «de 12 voltios»).

Entra en internet y busca en Google o mejor aún en Ebay «A123 26650» y enseguida encontrarás vendedores (alguno nacional), incluso alguno que te ofrece montar la batería completa en la forma que tú quieras, y por unos 40 euros envío aparte. Bastará que adaptes los bornes de esa nueva batería a los de tu moto… y ya está. Asegúrate de conectar el polo positivo con el cable rojo y el negativo con el negro, y comprueba antes de hacerlo con un polímetro o voltímetro que la batería está en torno a 13V.

Si eres más manitas aún, también puedes encontrar este tipo de baterías «de desguace»: usa el buscador (o Ebay) para localizar una batería de recambio (o defectuosa, que será más barata) de la marca DeWalt (la Black Decker americana) modelo DC9360 (se vende como de 36V de Litio). Cada «pack» de estos lleva en su interior 10 pilas A123, y con frecuencia uno averiado solo tiene algún problema en la electrónica de control interna o uno -máximo dos- elementos dañados, con lo que te quedan otros ocho disponibles: puedes hacerte dos baterías, o una del doble de capacidad si unes las celdas dos a dos en paralelo antes de hacerlo en serie. Bueno, ya avisé de que esto era para los más manitas… pero te dejo adivinar qué uso yo en mi moto, y para volar la mayoría de mis aviones de radio control.

Siempre a punto
Si tu moto no tiene gasolina no arrancará, pero si su batería está descargada, tampoco, y en muchos casos el «empujón» no sirve (algunas motos por tipo de encendido, y todos los scooter por su embrague automático). Para estar seguro de que tu moto esté lista para arrancar siempre, aparte de que tenga gasolina debes ocuparte de que su batería esté en buena forma.

Las baterías de plomo (y las de litio) sufren una degradación irreversible cuando se descargan demasiado: una batería no es como un depósito en el que uno echa o toma agua, y cuando se quedan tan descargadas que son incapaces de arrancar el motor, aunque las carguemos y vuelvan a «servir», ya habrán perdido capacidad; la próxima vez se quedará descargada antes, y así sucesivamente hasta que no nos quede más remedio que cambiarla porque por más que la carguemos no sea capaz de retener sufi ciente carga.

¿Cómo está tu batería? Con un voltímetro lo puedes saber: en reposo (no justo después de andar, lo ideal es por la mañana antes de arrancar) mide el voltaje en sus bornes, la tabla adjunta te indica qué nivel de carga (o vejez) tiene tu batería.

El siguiente paso es arrancar la moto y medir también, con el motor en marcha, la tensión en bornes de batería: si está por debajo de 13,5V incluso acelerando un poco (a 2 o 3.000 vueltas) tienes un problema en el alternador, y si está por encima de 14,5V (sobre todo acelerando el motor hasta 4 o 5.000 vueltas) el problema está en el regulador.

En las baterías tradicionales (de plomo con vasos rellenables e indicador de nivel de líquido) hay que estar pendiente del agua: la batería contiene ácido sulfúrico disuelto en agua y ésta se evapora, pudiendo llegar a disminuir
el nivel por debajo de la línea que indique el mínimo; en ese caso habrá que rellenar con agua destilada (¡no del grifo!) hasta dejar los niveles en el máximo. Es importante saber que las baterías selladas NUNCA deben abrirse «para ver el nivel» pues precisamente están cerradas para evitar el evaporamiento (y si las abrimos rompemos el equilibrio químico interno perjudicándolas).

Las motos antiguas pueden tener algún mal contacto que provoque fugas eléctricas, y la batería se descarga a largo plazo. Las motos modernas llevan bastante electrónica que siempre está conectada, y también pueden dejar la batería «seca» al cabo de semanas o meses de no usarla. La solución en ambos casos es la misma: dejar conectado un cargador moderno («multietapa») que primero la cargará hasta su 100% y luego la mantendrá en ese nivel (dando pulsos de corriente periódicamente).

Un buen truco es usar un cargador de baja corriente que hará lo mismo (y cargaría la batería entera aunque tardara dos noches en hacerlo), el que de vez en cuando tienen en Lidl es un excelente ejemplo (por menos de diez euros). Un último consejo: evita comprar baterías de gel (las «sin mantenimiento» que habitualmente se venden en tiendas de electrónica y que algunas motos traen de serie) pues salvo excepciones no aceptan de buen grado la alta descarga que representa un arranque, y no duran a largo plazo.

Voltaje medio en reposo y carga equivalente

    12,65V  = 100%
    12,45V  = 75%
    12,24V  = 50%
    12,06V  = 25%
    11,89V o menos = Descargada

Precios orientativos de las baterías de litio en el mercado

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.