Kawasaki ZZR 1400 2012

La nueva Kawasaki tiene mayor cilindrada, más potencia y mejor chasis, así que podemos decir que es más rápida, más capaz y más fuerte.

Sergio Romero. Fotos: Kawasaki | 01/02/2012
Votar
0 votos

Kawasaki tiene a sus espaldas una larga tradición fabricando motos muy rápidas, como la ZZR1100 de 1990, que ya era capaz de rendir 149 CV, pasando por la ZX-12R y la ZZR1200. En 2006 entró en escena la ZZR1400 que conocemos, situándose como uno de los modelos más rápidos del panorama, pero sus rivales, Suzuki Hayabusa y la BMW S 1000 RR, de otra categoría aunque también en lucha por el trono de la velocidad, se lo pusieron difícil.

La marca de Akashi no ha dudado pues en renovar su buque insignia para que sea más potente, moderno y efectivo. Estos han sido los planteamientos para seguir demostrando que son capaces de volar bajo, casi sin tocar el suelo, con la nueva ZZR1400.

Ante una moto de estas características había que elegir un escenario adecuado para su presentación internacional, que permitiese probar su brutal rendimiento. De este modo hemos viajado a una instalación de pruebas de alto secreto: el anillo de velocidad de Nardò. 12,5 km para estrujar una moto de 200 CV, sin límites… Un buen plan.

Antes de que nos calentásemos en busca de los 300 km/h comenzamos la jornada poniendo a prueba el comportamiento dinámico de la bestia verde, en un corto circuito de pruebas. No parece una buena idea para una moto que tiene mucho de turismo en sus genes, pero las modificaciones introducidas en su parte ciclo han hecho que nos sorprendiese a todos.

No está pensada para rodar en pista, si bien te permite bastantes licencias y pasar un rato de lo más excitante. La ZZR1400, a pesar de que es voluminosa y pesada, se muestra muy firme, gracias a los muelles más duros de las suspensiones y a la mayor rigidez del chasis. De hecho, puedes aplicarte en el paso por curva y en las frenadas sin que se descomponga.

También es más ágil de lo esperado, demostrando el acierto de los ingenieros en este nuevo modelo, ya que el anterior era claramente más lento de dirección. Los frenos tienen un tacto suave en la maneta pero si aprietas con ganas te detienen con gran eficacia, además el ABS no interfi ere apenas en las apuradas.

El motor es brutal, tanto que en el pequeño trazado de pruebas era muy difícil sacarle el máximo partido. Lo que sí pudimos ver fue lo lleno que está en toda la gama, la buena conexión entre el «gas» y la rueda trasera, y el excelente funcionamiento del control de tracción KTRC.

El sistema tiene dos modos más deportivos, que hereda de la ZX-10R, y otro pensado para la seguridad en condiciones de poca adherencia, que viene de la GTR1400. Todo ello evolucionado para esta moto. La primera sesión en el modo 2 ya nos permitió disfrutar con largas deslizadas saliendo de las curvas de segunda.

El enorme par hace deslizar el neumático trasero con bastante facilidad, pero no hay problema gracias a la rápida electrónica de Kawasaki. Como el sistema predice las reacciones, vas siempre en el límite pero sin los bruscos cortes de otros sistemas. Así que puedes exprimirla al máximo con mucha confi anza. En el modo 1, que te deja más libertad, ya aparecen latigazos un poco más notables, que incluso se transmiten a las suspensiones.

Pero esto es en un circuito y rodando a un ritmo muy rápido, algo en lo que no estará pensando el potencial cliente de esta moto. En cualquier caso su control de tracción es excelente y te permite sentir cosas impensables sin él.

Después de este divertido calentamiento, nos desplazamos de la pista de pruebas al óvalo. El anillo es impresionante por su amplitud, cuatro carriles de 16 metros en total y 12,5 km de largo, aunque no tiene un peralte exagerado.

Así que pilotar en él es más sencillo que en otros como Idiada o el del Kontidrome, con peraltes muy pronunciados y mucha aceleración lateral sobre tus cervicales. Antes de salir, conecto el mono Dainese D-Air, que tiene GPS y telemetría 2D en su interior, y permite medir los datos reales de velocidad y aceleración.

El caso es que vamos aumentando progresivamente la velocidad para ver cómo se comporta en una situación similar a una autopista. A unos 150 km/h da la impresión de ir a 80, por lo bajo de vueltas y suave que va el motor. La estabilidad y la protección son perfectas a esa velocidad. Llegado el punto de no retorno aceleras a tope en sexta y la moto sale como un verdadero cohete.

Tardas breves instantes, tan solo 15 segundos, en llegar recuperando desde 200 hasta 300 km/h. Bueno, a 298 km/h reales, ya que está limitada en sexta para no exceder esta velocidad. El empuje de la ZZR1400 a alta velocidad es espectacular, parece que vayas en tercera, de lo rápido que acelera. Gracias al trabajo realizado en el motor y al desarrollo más corto, tiene más «pegada» que la versión precedente, que ya era una moto rápida.

Según los hombres de la marca no tiene rivales en aceleración y en 500 metros ya les saca una buena ventaja. Habrá que enfrentarla a ellas cuando llegue a nuestro garaje. La estabilidad, cuando la aguja de la velocidad roza los 300 km/h y la de las revoluciones se queda a 10.900 rpm, es muy alta y puedes pilotar con bastante tranquilidad, a pesar de lo rápido que se mueve el mundo a tu alrededor.

La protección también se mantiene magnífica incluso a su velocidad máxima, ya que la cúpula protege bien y el cuerpo se acopla a la perfección a su carrocería.

La última prueba, para rematar la excitante jornada, fue una de aceleración de 0 a 400 metros en un pista similar a una de aterrizaje. Ahí pudimos ver el empuje en el modo «Full» y en «Low», que tiene un 25 por ciento menos de potencia.

La verdad es que la moto es tan poderosa que incluso en el modo «L» te obliga a agarrarte con mucha fuerza a los semimanillares, aunque es un poco más suave. Las series de aceleraciones que hicimos también sirvieron para comprobar el buen trabajo del «anticaballito », que, según el modo de control de tracción, permite más o menos levantamiento de la rueda delantera.

En el modo 1 evita que los caballitos vayan a más con una gran sutileza, demostrando otra vez la rapidez del sistema. Una vez volcados los datos de la telemetría hemos visto que ha hecho 9,9 segundos de 0 a 400 metros, una cifra muy baja para esta distancia.

Otro dato interesante son los 7,1 segundos que ha tardado en alcanzar los 200 km/h. Viendo de lo que ha sido capaz en este primer contacto se lo va a poner muy difícil a su competencia, siendo con toda probabilidad una de las motos que mejor acelera del mercado. Pero es mucho más que eso, ya que permite hacer turismo, gracias a su equipamiento, suavidad y extras.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.