Thierry Sabine, el hijo del desierto

La máxima expresión de la desolación es un lugar bello y atractivo, que te atrapa y doblega tu voluntad. Es el desierto, y ejerce un poder de fascinación sobre el ser humano. Fruto de ese sentimiento nació el París-Dakar.
Juan Pedro de la Torre. Fotos: Archivo MPIB. -
Thierry Sabine, el hijo del desierto