Requisitos para comprar una moto de segunda mano

La intensa actividad del mercado de las dos ruedas en años anteriores a la crisis ha provocado una avalancha de oportunidades en el panorama de ocasión. Hay motos para todos los gustos y bolsillos, con un poco de paciencia y esta guía de consejos y recomendaciones encontrarás lo que necesitas. Quien no va en moto es porque no quiere.

Andrés G. Dorado | 18/04/2012
Votar
4 votos

La venta de vehículos de segunda mano entre particulares no tiene ningún tipo de garantía, es decir, si compras una moto y se rompe al cabo de un mes, tendrás que pagar los gastos de reparación. En caso de una avería importante siempre puedes hablar con el vendedor y exponerle el problema, si es una persona responsable y está claro que la avería es por un mal uso por su parte, podrá ofrecerte pagar la reparación a medias.

La cosa cambia si compras una moto usada a un profesional en una tienda, están obligados a dar un año de garantía. Aunque este período puede ampliarse a dos años, dependerá del establecimiento, el modelo, o la negociación a la que llegues con el dependiente.

A la vez que el mercado de moto nueva (VN) no cesa de caer, el de moto usada (VO) experimenta constantes subidas. En 2011 aumentó un 6,8%, con 209.827 motos vendidas. Por comunidades, las que más crecen son Asturias (15%), País Vasco (12,4%), Baleares (11,9%) y Madrid (10,5%). La provincia en la que más motos usadas se han vendido es Barcelona, con 34.841 unidades.

Teniendo en cuenta tanto la naturaleza del vendedor como del comprador, en el año 2011 el 87,6% de las operaciones de motocicletas VO han sido realizadas de particular a particular, cifra muy similar a la obtenida en 2010 (88%).

Por último, las ventas realizadas por «profesionales» (empresas de alquiler, redes oficiales, vendedores independientes, etc.) han experimentado un crecimiento para el total del año 2011 del 8,6%, aunque éstas representan solo el 12,4% del conjunto de operaciones VO totales de motocicletas.

  • MOTOCICLISMO.ES En la sección de consejos encontrarás una serie de reportajes de las motos más interesantes para comprar de ocasión. Además, está el buscador Autoscout24, con una gran oferta de modelos y muchos parámetros para optimizar la búsqueda.
  • MOTOS.NET Es la mayor base de datos de moto usada de España. Además, dispone de un eficiente buscador en donde puedes buscar por precio, año, kilómetros, cilindrada, etc.
  • SEGUNDAMANO.ES Utiliza la misma base de datos que Motos.net, las motos son las mismas. Muy recomendable para buscar accesorios y recambio.
  • EBAY El «megastore» de la venta de segunda mano, con muchísimas motos y todo tipo de recambios y accesorios, tanto en España como en el extranjero. La ventaja es que puedes saber si un vendedor es seguro por las ventas que haya tenido favorables.
  • MILANUNCIOS.COM Portal de artículos de segunda mano con gran cantidad de motos y accesorios. Puedes buscar por palabras clave o por los campos ya establecidos.

Al comprar una moto o scooter de segunda mano entre particulares -en los concesionarios de ocasión se suelen encargar ellos de hacer los trámites- hay que hacer el cambio de nombre siempre y cuando esté matriculado. Esto excluye a las motos de cross y las destinadas en exclusiva a competición.

Tienes dos opciones: la cara es buscar una gestoría para que se encarguen de todo el papelo; la otra es hacerlo por tu cuenta para ahorrarte el coste de la gestoría, que ronda los 100 euros. Es un trámite sencillo que te llevará entre dos y tres horas si sabes qué es lo que tienes que hacer:

  1. Lo primero es firmar un contrato de compra-venta donde se reflejen los datos del vehículo (marca, modelo, matrícula, nº de bastidor y precio), y también los del comprador y el vendedor con la firma de ambos. En los estancos venden contratos de compra-venta «tipo», aunque al no ser un documento oficial basta con una hoja en la que aparezcan los datos antes mencionados, también se pueden añadir claúsulas siempre con el consentimiento de ambas partes.
  2. Con el contrato ya firmado hay que ir a la oficina de Hacienda de tu Comunidad Autónoma a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales (modelo 620), que es un 4% del valor del vehículo que se haya fijado en el contrato de compra-venta.
  3. Lo siguiente es ir a la Jefatura Provincial de Tráfico que te corresponda. Lo ideal es que antes te descargues de la web de la DGT la hoja informativa del Cambio de Titularidad del vehículo y que la firme también el vendedor. Con ese papel ya cumplimentado, solo hay que pagar la tasa, que está en torno a los 50 euros y esperar tu turno para entregar toda la documentación. El vendedor no hace falta que esté presente, eso sí, necesitarás una simple fotocopia de su DNI.
  4. Además, se requiere la siguiente documentación: DNI original del comprador, Permiso de Circulación original del vehículo, último recibo del Impuesto de Circulación (el denominado «numerito») original y fotocopia, y Tarjeta de Inspección Técnica en vigor.
  5. Si está todo correcto saldrás de allí con el nuevo Permiso de Circulación en la mano. Te lo entregan en el acto.

Hecha la red, hecha la trampa. Internet ha agudizado el ingenio de los tramposos, por llamarlos de alguna manera, un problema con difícil solución por la complicación que entraña perseguir este tipo de fraudes dada la naturaleza libre y pública de la «red de redes».

Pero no es difícil identificar al estafador online, lo primero es que ofrece sus productos a un precio muy bajo, en ocasiones ridículo, aduciendo un cambio de domicilio o una urgencia familiar. Nunca cogen el teléfono, sólo se comunican por mail y a veces incluso no escriben bien en castellano, esto último es una muy mala señal.

Otra clave inequívoca de la estafa es que una vez establecido contacto con el comprador y estar de acuerdo incluso con el envío de fotos y vídeos de la moto que quiere vender, de repente dice que no se encuentra en España. A partir de aquí puede ofrecerte varias opciones: que le hagas la transferencia y él te envía la moto contrarrembolso, que el dinero se quede en una cuenta hasta que la moto esté en tu poder y le des el visto bueno, y un largo etcétera.

Conclusión: nunca compres una moto que no hayas visto en persona. Si el vendedor está lejos, quedar en un punto intermedio o sencillamente busca otra. Tampoco pagues nada por adelantado ni dejes una señal a no ser que el vendedor sea alguien de auténtica confianza.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.