Zero S ZF9. Prueba

Probamos la nueva moto eléctrica Zero S ZF9.

Josep Armengoll. Fotos: Lluis Llurba con Chechu Lázaro | 11/07/2012
Votar
0 votos

Solemos asociar «moto eléctrica» con un aparato semiexperimental de reducidas prestaciones y corto alcance, pero ¿y si te digo que también las hay rápidas como una 250 y capaces de hacer más de 100 km sin tener que recargar baterías? La Zero S es hoy por hoy la mejor moto eléctrica que puedes comprar: su motor de casi 40 CV la equipara en prestaciones a motos de mediana cilindrada, y su batería de 9kWh de capacidad nos permite hacer unos 80 km «gas a fondo» o superar los 100 km si tenemos más cuidado con la muñeca derecha.

Todo esto, que parece un anticipo del futuro que sin duda nos espera a medio o largo plazo, a verano de 2012 tiene un precio… alto: 13.995 euros nada menos, aunque si no necesitamos tanta autonomía (y la mayoría no la necesita) podemos ahorrarnos 2.500 euros y quedarnos con la Zero S «ZF6» que lleva un 30 por ciento menos de capacidad (6kWh) y lógicamente aguanta también un 30 por ciento menos de distancia antes de necesitar un enchufe.

Las Zero son americanas, vienen de California para más señas, y sus padres son aficionados que en su momento vieron la oportunidad de meterse en el terreno de las motos eléctricas antes de que las grandes marcas lo hicieran (aunque todavía no lo han hecho), y de hecho tuve ocasión de probar su primera generación hace ya unos cuantos años. Por aquel entonces tenían un modelo de campo (no matriculable) que utilizaba componentes de bici de montaña con un bastidor más reforzado, en el que se montaba la batería (un cajón bastante grande) de forma que podías tener más de una batería y «repostar» cambiándola mientras la otra se cargaba; tenían también como novedad un modelo más evolucionado, matriculable, que tenía una batería del doble de capacidad pero «fija» y con el cargador incorporado.

La Zero S es la evolución de aquella moto semiprototipo que probé en su día: un chasis doble viga de aluminio abraza una gran caja metálica que contiene las baterías. Debajo de esa caja está el cargador, detrás -justo donde el eje del basculante- el motor y sobre él la electrónica de control de la aceleración, que ahora es mucho más sofisticado ya que el motor es trifásico (las antiguas usaban motor de escobillas) y tiene retención regenerativa (al frenar o cortar gas el motor actúa como generador y devuelve parte de carga a la batería). Y nada más, una moto eléctrica tiene la ventaja de ser mecánicamente muy sencilla ya que no hace falta mucho: la batería, el regulador y el motor (bueno el cargador es útil llevarlo puesto también). En el cuadro de instrumentos un interruptor permite elegir modo, «eco» o «sport».

De la parte ciclo ya he comentado que el chasis es de aluminio, el basculante también, y los componentes de suspensiones son de la marca Fast Ace, reconocida en la industria de la bicicleta pero cuya horquilla invertida y amortiguador trabajan muy bien en esta moto, aunque podrían venir con tarados menos durísimos. El freno delantero (también de origen de la industria ciclista: Highest) usa una pinza de doble pistón en un disco de 310 mm, detrás hay un disco más pequeño, y en las llantas de 17 pulgadas se montan neumáticos relativamente estrechos pero suficientes: 110 delante y 130 detrás. El peso, 154 kg «en seco o lleno», se debe en buena parte a las baterías, de hecho la versión de 6kWh se queda en 20 kg menos.

Incluso habiendo probado unas cuantas motos y scooter eléctricos eso de subirte, dar al contacto y… «nada»… sigue siendo extraño. Pero basta abrir gas y te pones en marcha, de forma muy tranquila, demasiado para mi gusto, incluso en modo «Sport». Las Zero que probé en su día tenían una mala leche tremenda al acelerar desde parado, y en el modo más agresivo hacían caballitos o salías derrapando en cuanto te descuidabas. Pero aparte de inseguro eso era un derroche de amperios, así que han decidido «civilizar» esta S… bien en modo «eco»¸ demasiado en «sport» en mi opinión.

Pero esa limitación dura poco, hasta unos 50 km/h, porque a partir de ahí cuando abres gas descubres cuánto dan de sí esos casi 40 CV eléctricos, directos del motor a la rueda trasera a través de una suave correa dentada. Desde mediana velocidad la aceleración es muy buena, pocas motos aceleran así por debajo de 600, y superas los 120 km/h con mucha facilidad. A partir de ahí sigue estirando en llano y alcanza fácilmente los 140 km/h, y ahí ya depende de la orografía y el estado de carga que siga ganado velocidad (llegué a ver 160 km/h cuesta abajo con carga reciente).

También depende de la temperatura ambiente: el motor se refrigera con aire (y le llega poco, está demasiado escondido detrás de las baterías) y Zero ha elegido no limitar su moto de forma que el piloto debe estar pendiente del testigo de temperatura: si parpadea, mejor cortar so pena de que se quede fijo y, acto seguido, el motor se desconecte… Anuncian una velocidad máxima de 142 km/h que hemos comprobado (incluso superado), pero también anuncian una «máxima mantenible» de 120 (75 millas por hora) y diría que incluso con más de 35 grados de temperatura ambiente esos 120 son correctos.

El tema de los «cortes» de suministro me da pie a comentar algunas cosas que no me gustan de esta moto: como digo el motor está demasiado escondido y no hay un buen estudio del flujo de aire hacia él o las baterías, el pequeño carenado es sólo decorativo y podría ser más funcional. He comentado que las suspensiones son duras, pero es que ¡son muy duras! Tienes la sensación de ir en un prototipo de carreras, escuchando cada pequeña vibración y holgura. Eso tampoco ayuda al acabado general de la Zero, con detalles «toscos» en la caja de las baterías, la pata de cabra, el cuadro, los mandos… demasiados para una moto de más de 10.000 euros, cuyo remate es el icono del cuadro para indicar la carga de la batería: ¡un surtidor de gasolina! Indicador que dicho sea de paso sí marca muy bien cuánta batería hemos usado, algo que no es fácil.

Por último, pero importante, esta moto es monoplaza, y aunque basta ver que no hay estriberas de pasajero y que en el manual se insiste mucho en ello, confieso que lo descubrí cuando pretendía llevar a alguien a dar una vuelta.

Aunque la lista de cosas por mejorar no es corta, el caso es que se te olvida cada vez que te pones a los mandos. La dureza de suspensiones da un tacto inmediato, agilísimo, y la estabilidad es impecable aún a máxima velocidad. Da gusto pilotar al ataque. Y la sensación de rodar sin otro ruido que el del viento. Sobre esta moto, por fin y de verdad, puedes decir aquello de que en moto sientes la libertad y el viento. Cuando vuelves a coger una moto «sucia» te das cuenta de la cantidad de ruidos, incluso olores, que te alejan de ese idilio. Si vas por una carretera de poco tráfico, o a horas de madrugón, es sencillamente maravilloso… incluso por curvas y al ataque, sientes que estáis tú, la carretera y el aire, la Zero desaparece.

En realidad sigue estando ahí y querrás que te cuente alguna cosa más de ella. Ah, sí, el modo «eco»: no solo acelera más suavemente, sino que con el gas cortado el motor va ligeramente frenado, y esa retención recarga la batería; es muy sutil, difícil de medir aunque lo estimo en un 5 por ciento máximo (en ciudad, fuera ni eso), y pienso que podrían hacerlo más fuerte.

La autonomía declarada no es tan optimista como podría parecer. Estuve midiendo cuánta energía tomaba del enchufe el cargador según cómo quedaba la batería y haciendo cálculos con los kilómetros recorridos me sale un consumo eléctrico de entre 8 y 10 kWh por 100 km recorridos. Esto, en dinero, viene a ser 1 euro en tarifa normal (la mitad en nocturna), es decir, que el consumo «en gasolina» equivalente sería algo inferior a ¡un litro! No está nada mal para lo que corre y demuestra el rendimiento de la propulsión eléctrica.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.