Akrapovic celebra su 30 aniversario

El fabricante esloveno se ha convertido en una de las grandes referencias mundiales en la fabricación de sistemas de escape para motos.

Akrapovic celebra su 30 aniversario
Akrapovic celebra su 30 aniversario

La marca Akrapovic fue fundada en el año 1991, pero los orígenes de este fabricante de escapes de fama mundial se remontan incluso antes de aquella fecha, cuando se empezó a trabajar en un pequeño taller a tan solo un kilómetro de distancia de la actual sede ubicada en la localidad eslovena de Ivancna Gorica.

Orígenes

Igor Akrapovic era un piloto de motos que se encargaba de la puesta a punto de sus propias monturas durante su trayectoria, siempre en busca de mejorar las prestaciones del motor. Al principio, trabaja únicamente en sus monturas personales, pero poco a poco otros pilotos, incluidos algunos de sus rivales, fueron requiriendo el conocimiento  y el buen hacer de Igor.

Esa pasión por la tecnología y el celo por mejorar sus trabajos  fue lo que le motivó a crear su propio negocio dedicado a la fabricación de tubos de escape de altas prestaciones. Igor Akrapovic vio una gran oportunidad en este segmento ya que por aquel entonces no había muchas alternativas en la industria auxiliar. A base de trabajo y creatividad, sus escapes pronto empezaron a ganarse una gran reputación, lo que permitió a la compañía  convertirse en una de las principales marcas de escape en el sector de las motos y, más tarde, también en el de los automóviles.

Igor Akrapovic
Igor Akrapovic

Instalaciones ejemplares

Tres décadas después de la fundación de la compañía, Akrapovic cuenta con dos bases de producción en Eslovenia en las que trabajan cerca de 1.300 personas. Las instalaciones de la sede localizada en la población de Ivancna Gorica cuentan con una fundición de titanio propia, un banco de potencia de durabilidad robotizado y un laboratorio de metalurgia, así como departamentos independientes dedicados a I+D y también a la competición. El proceso de producción, desde la confección de los tubos hasta en ensamblaje final, se realiza en una generosa línea de producción localizada en Cnomelj.

La creciente demanda de sus productos ha llevado a Akrapovic a buscar siempre la perfección en sus artículos. Una filosofía por la excelencia, la calidad y la plena satisfacción de los usuarios que ha calado en la mentalidad de todos sus empleados.

Akrapovic celebra su 30 aniversario
Akrapovic cuenta con fundición propia de titanio

Compromiso con la competición

Este compromiso con la inversión constante en el desarrollo de sus productos y nuevas tecnologías ha estado íntimamente ligado con el ámbito de la competición, que para la marca supone un escenario ideal para comprobar la eficacia, la resistencia y la validez del diseño y los materiales de sus productos.

El primer triunfo en un campeonato de ámbito mundial llegó en el Mundial de Superbikes de 1997, cuando el japonés Akira Yanagawa se hacía con la victoria a los mandos de una Kawasaki dotada con sistema de escape Akrapovic. Pocos años llegaría el primer título mundial, también en SBK, esta vez el logrado por Colin Edwards y su Honda oficial en la temporada del año 2000.

“Al principio -explica el propio Igor Akrapovic-, me encargaba de preparar las motos de otros pilotos y utilizaba lo que ganaba para poder competir yo en las carreras. Trabajar en la puesta a punto de las motos me parecía tan interesante como correr con ellas, así que fue cuestión de tiempo que me hiciera con una máquina para doblar tubos. Así fue como empezó todo. Al echar la vista atrás me siento muy orgulloso de lo que hemos logrado en estas tres décadas, especialmente en competición, porque las carreras es el escenario más difícil en el que un componente tiene que demostrar su eficacia”.

Actualmente, Akrapovic ha conseguido 140 títulos mundiales, y muchas más victorias, en colaboración con equipos de carreras de múltiples disciplinas y certámenes como MotoGP, SBK, MXGP, Campeonato del Mundo de Resistencia, el Rally Dakar, el TT de la Isla de Man, las 24 horas de Daytona… Y también en competiciones automovilísticas como las 24 Horas Nürburgring, las 24 Horas de Le Mans, el DTM y muchos más.

Akrapovic celebra su 30 aniversario
El primer título mundial de Akrapovic, el logrado por Colin Edwards (Honda) en SBK 2000.

Referencia en calidad

El buen hacer de Akrapovic ha estado validado, además de por los resultados en competición, por los múltiples premios y distinciones que han conseguido sus productos gracias a su elevada calidad. Uno de los más importantes ha sido la obtención del premio Red Dot en la categoría de Diseño de Producto gracias al sistema de escape Evolution Line fabricado en 2014 para la Ducati 1199 Panigale.

“Desde el principio de todo continúa explicando Igor Akrapovic-, la visión y la filosofía de la compañía ha permanecido igual: nos centramos continuamente en desarrollar el producto hasta la perfección, apostando por el desarrollo, la innovación tecnológica, la máxima calidad de fabricación y el uso de los materiales más avanzados. El desarrollo y el progreso nos ha permitido avanzar y buscar siempre nuevas soluciones para optimizar nuestros productos y hacerlos más atractivos para nuestros clientes. El desarrollo no tiene límites porque la tecnología no para de mejorar”.

Akrapovic celebra su 30 aniversario
Uno de los más recientes, el título de Joan Mir (Suzuki) en MotoGP 2020.

Ediciones especiales 30 aniversario

Con motivo del festejo de su 30 aniversario la marca ha empleado todo su saber hacer para dar vida a dos sistemas de escape Evolution Line 30th Annivesary en titanio, fabricados, en una serie limitada a treinta unidades, para la Kawasaki Ninja ZX-10RR / ZX-10R y el Ferrari F8 Tributo, que verán la luz próximamente.

Archivado en: