Aprilia RXV 450

Devoradora. Se ha hecho de rogar, pero ya esta aquí la nueva Aprilia RXV 450. Una enduro que sigue presentándose con su original motor bicilíndrico, único en su especie, que reúne todas las cualidades para ser una perfecta devoradora de caminos y pistas de tierra.
M. Nilsson/ Ll. Llurba. Fotos: Ll. Llurba -
Aprilia RXV 450
Aprilia RXV 450

Hay un certero dicho que asegura aquello de: más vale tarde que nunca. Pues bien, Aprilia, tras una larga temporada lidiando con diversos problemas logísticos, ha lanzado la deseada RXV 450 2009. Un modelo que aterriza justo cuando gran parte de la competencia presenta sus modelos 2010, pero que no constituye un problema para esta nueva versión que sigue aportando unas características atípicas en el sector. Sin ir más lejos, sigue contando al igual que su hermana de cross –MXV–, de un propulsor bicilíndrico. Un motor que marca su singularidad frente a los habituales «mono» de sus rivales. Está claro que, como buena italiana, además del exclusivo diseño de su propulsor, muestra una estética incluso demasiado llamativa para una moto «off road». Su decoración da una mayor presencia al color blanco y cuesta estrenarla metiéndola dentro de un barrizal o rodando entre zarzas y caminos pedregosos…

Lo cierto es que no cuenta con demasiados cambios respecto a la versión anterior. El motor sería prácticamente el mismo de no ser porque ahora monta un CDI reprogramado con dos curvas de encendido. Sea cuál sea nuestra opción –«hard» o «soft»–, lo que está claro es que la Aprilia RXV 450 no podrá presentar batalla a las monocilíndricas, debido a la entrega de potencia de su propulsor. Éste resulta perezoso hasta que no alcanza las 3.000 rpm, momento en el que empuja con determinación, constancia y fuerza. No obstante, su esplendor no dura demasiado, ya que a máximo régimen no es capaz de estirarse y corta encendido con demasiada facilidad. Un motor que busca velocidad para permanecer constantemente aireado, pues en zonas lentas su refrigeración líquida no resulta suficiente para mantener a raya a las altísimas temperaturas que debe soportar su mecánica. Las exigencias son propias de una moto de rallies, donde su hábitat son las pistas kilométricas y las altas velocidades.

Trabajo de contención
Además, su peso total no es precisamente algo a destacar. Sus más de 120 kilos nos causa un mayor desgaste, más si nuestra intención es completar un auténtico enduro. Cierto que la firma del león ha trabajado bastante para contener esos kilos de más –de los 123,4 de la versión anterior a los 121,1 actuales–, pero no lo suficiente para lidiar con sus adversarias de categoría. Para reducir esos casi 2,5 kilos, Aprilia ha optado por sustituir sus dos pequeños silenciosos alojados bajo la parte trasera del asiento, para dar paso a un único silencioso de aluminio con salida lateral –EURO 3–. Una solución que, de paso, también ayuda a mejorar la respuesta del motor. A causa de ello, los técnicos se han visto obligados a cambiar las placas portanúmeros laterales para darle cobijo y, ya puestos, han rematado el tren trasero con un nuevo basculante convencional y un subchasis con nuevos parámetros.

El chasis –mixto de aluminio y acero–, por su parte, sigue perfectamente las directrices marcadas por el propulsor. Es extremadamente estable en recta y proporciona una total confianza a altas velocidades. Además, en curva también goza de una excelente estabilidad y se muestra firme en las roderas. Unas cualidades que no serán tan positivas cuando queramos «bailar» en un tramo o crono revirada. Su mayor peso, sus distancia entre ejes y unas cotas de dirección pensadas para aplomar el tren delantero, nos impedirá ser ágiles entre curvas cerradas.

Un apartado que nos sorprendió fue el de las suspensiones. Pese a que son bastante blandas, sus nuevos tarados son más efectivos y cómodos que los de la versión anterior. En los saltos no logramos hacer tope con ellas a pesar del sobrepeso y lo adsorbía todo con una respuesta casi inmediata. Al igual que los frenos, con buen mordiente y de excelente tacto en ambos trenes –la pinza del freno trasero ahora es más compacta y ligera–. Por último, la posición de conducción está muy bien lograda. La rebaja de 5 mm del asiento es de agradecer para los menos altos. Los estribos y la posición del manillar están muy bien situados para rodar de pie. Lástima que los puños sean demasiado duros y que los nuevos plásticos laterales se enganchen, en ocasiones, con la caña de la bota…

En conclusión, la Aprilia RXV nos pide a gritos largas e interminables pistas para sacar partido a su motor de casi 50 CV y a su chasis multitubular perfectamente diseñado para dicho uso. Por otro lado, si vas en busca de trialeras, zonas extremas o barrizales, vete pensando en las tradicionales «monos» del mercado.
 

 

Ficha tipo moto: Aprilia RXV 450 2009
Categoría Enduro
Tipo de Carnet A
Precio de lanzamiento* 9.699 €
Disponibilidad Agosto de 2009
*El precio de lanzamiento suele variar con el paso del tiempo, por lo que este dato es sólo orientativo.

 

 

PRUEBAS RELACIONADAS

Rivales: Últimas pruebas:

 

Galería relacionada

Aprilia RXV 450

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...