KTM 250 MX 1984, toda una campeona del mundo de MX

Tras lograr tres títulos mundiales de motocross en la década de los ’70 de la mano del piloto ruso Guennady Moiseev, KTM recuperaba el trono en 1984 gracias a un hombre que haría historia en la marca austriaca: Heinz Kinigadner.
Joan Carles Orengo | Moto: Jaume Ralde -
KTM 250 MX 1984, toda una campeona del mundo de MX
KTM 250 MX 1984, toda una campeona del mundo de MX

La trayectoria de KTM es sin duda alguna de las más laureadas y longevas de la historia en prácticamente todas las disciplinas del off road. Una historia que aunque tuvo sus inicios en el asfalto, ya desde su nacimiento en 1954, muy pronto salió de él para ir centrándose paulatinamente en el mundo de las motos con ruedas de tacos.

Los primeros éxitos internacionales para la firma austriaca (en aquella época aún no había elegido el color naranja como emblemático de la marca) llegaron en plena década de los ’70, con títulos mundiales tanto en cross como en enduro. Poco a poco el nombre de KTM se fue consolidando como uno de los más prestigiosos en todo lo que tuviera alguna relación con el off road, caracterizándose sus motos tanto por la potencia de sus motores como por el trabajo efectuado en la parte ciclo para lograr mayores recorridos de suspensiones en una época en la que los sistemas progresivos aún no habían hecho su aparición.

De hecho no fue hasta 1982 en que KTM adoptaba por primera vez su propio sistema de este tipo, bautizado como Pro-Lever, el mismo que emplea la unidad de 1984 que se corresponde con un año realmente brillante para la marca deportivamente hablando, puesto que con este mismo modelo, KTM recuperaría el Campeonato del Mundo de 250 cc con el ídolo local Heinz Kinigadner y también ganaría su primer Campeonato de España de la especialidad con Pablo Colomina, tres años después de haber entrado oficialmente en nuestro país de la mano del endurista Ton Marsinyach y su comercial Marsimoto.

La KTM 250 MX de 1984 era la única moto de su clase que equipaba detalles como frenos de tambor de doble leva en ambas ruedas, así como un subchasis trasero desmontable en acero. El monoamortiguador White Power y el basculante de aluminio eran una de las novedades de esta versión ’84 y ofrecían un recorrido de 330 mm a la rueda trasera. El motor, de refrigeración líquida, con unos 45 CV declarados, era uno de los más potentes de su categoría. Algo propio siempre de KTM, motos poderosas.

GRANDES CAMBIOS

Los ochenta eran años de grandes cambios en la evolución técnica de las motos, pero esta 250 MX aún conservaba elementos «clásicos», como los frenos de tambor en ambas ruedas, combinados con otros ya más «modernos» como la refrigeración líquida (que la marca había incorporado por primera vez en 1981) o la ya mencionada suspensión trasera progresiva Pro-Lever protagonizada por un flamante monoamortiguador White Power, empresa que con el tiempo sería absorbida por la propia KTM rebautizándola como WP Suspension. Delante, la faena de absorber los impactos estaba encomendada a una horquilla Marzocchi de 40 mm, con 300 mm. de recorrido. KTM repetiría título mundial al año siguiente, mientras que en España, Pablo Colomina iniciaba una racha de tres títulos consecutivos para repetir en 1987 pero esta vez a los mandos de una Honda.

Galería relacionada

KTM 250 MX 1984

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...