Maico GM Star 500, una clásica enduro de 61 CV

En 1.985, Maico incorporaba por primera vez la refrigeración líquida en su potentísima GM 500 de enduro, reina de la aceleración.
Joan Carles Orengo -
Maico GM Star 500, una clásica enduro de 61 CV
Maico GM Star 500, una clásica enduro de 61 CV

Maico es una de las marcas históricas con mayor prestigio en el panorama “off road”. Fundada en 1934 por los hermanos alemanes Wilhelm y Otto Maisch, fabricó desde piezas para la aviación hasta coches, pasando, cómo no, por las motocicletas y centrándose finalmente en esta actividad una vez acabada la II Guerra Mundial. Deportivamente hablando, su primera actividad “seria” fue en la disciplina de la velocidad, llegando incluso a firmar diversas victorias en el Campeonato del Mundo durante la primera mitad de los años 70.

Pero a pesar de estos éxitos, la trayectoria de la firma alemana fue progresivamente dirigiéndose hacia el “off road”, con una presencia importante tanto en motocross como en todo terreno, que se hizo especialmente patente a finales de los 70, principios de los 80.

¡61 CV!

Mientras en motocross se tuvo que conformar con títulos de marcas, en enduro las motos alemanas sí que lograron diferentes campeonatos de pilotos, siempre en las grandes cilindradas, segmento en el cual Maico demostró una gran capacidad para producir motos muy bien equilibradas entre la gran potencia disponible y la parte ciclo encargada de administrarla. Un perfecto ejemplo de ello es esta GM 500 Star, que introducía por primera vez en las todo-terreno de la marca la refrigeración líquida.

A pesar de su cilindrada, este motor seguía destacando por el tamaño contenido de sus cárteres, una característica marca de la casa, con un cilindro de 488 c.c. de seis transfers y camisa de hierro de corte ciertamente clásico. La admisión era por láminas, con un carburador Bing de 40 mm., y el resultado de todo ello era una potencia declarada de nada menos que 61 CV, aunque gracias a la amplia banda de erogación, toda esta caballería era más sencilla de administrar de lo que sus cifras podrían parecer sugerir.

La refrigeración líquida era la gran novedad de la Maico GM 500 de 1.985, que también recibía el nombre de M-Star, una denominación dirigida en principio al mercado americano. La calidad de los materiales empleados se reflejaba en los acabados del chasis y en el empleo de un monoamortiguador trasero Öhlins anclado a un sistema de bieletas. A pesar de la gran cilindrada, los cárteres seguían siendo excepcionalmente compactos.

Éste fue el último modelo fabricado por Maico con la familia Maisch todavía al frente de la compañía, puesto que una serie de problemas económicos hicieron que ésta cambiara de manos más de una vez, apareciendo y desapareciendo del mercado en diversas ocasiones, pero con una gama de modelos ya mucho menos competitiva y muy alejada de los brillantes momentos que había vivido hasta entonces.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...