Montesa Enduro 360 H7, la pentacampeona de Carlos Mas

Con el lanzamiento a la serie de la nueva Montesa Enduro 360 H7, el público por fin podía disponer de la auténtica y ansiada réplica de la moto Campeona de España de Enduro, en manos del pluricampeón Carlos Mas.
Joan Carles Orengo -
Montesa Enduro 360 H7, la pentacampeona de Carlos Mas
Montesa Enduro 360 H7, la pentacampeona de Carlos Mas

Tras la crisis del sector de la motocicleta en España a finales de los setenta que obligó a la retirada de OSSA y Bultaco, Montesa seguía viva, compitiendo y ofreciendo un producto al día. Muestra de ello, la presentación de su nuevo modelo estrella en 1982, la Enduro 360 H7, una moto con la que la firma de Esplugues marcaría un antes y un después en sus modelos de todo terreno. Para encontrar los orígenes de esta nueva Enduro hay que remontarse a finales de la temporada 1979, cuando Carlos Mas adaptaría un nuevo bastidor que Randy Muñoz había desarrollado en su Cappra 250 VE oficial de motocross, un bastidor con una nueva geometría que Carlos puliría para el enduro, consiguiendo una moto competitiva con la que se adjudicaría cinco campeonatos nacionales de enduro de forma consecutiva (1979-1983).

De ahí que Montesa publicitase este nuevo modelo bajo el lema de «Carlos Mas Réplica», dado que las anteriores «réplicas» tan solo guardaban una semejanza estética con la moto del campeón. Llamaban la atención en la H7 su diseño y cromática, con un depósito tipo jumbo muy estrecho en la unión con el asiento y más ancho en la parte delantera. Éste tenía la capacidad aumentada hasta los 11 litros, en lugar de los 10,2 del modelo anterior. El asiento estrecho y largo estaba estudiado para facilitar los movimientos del piloto encima de la moto. En la placa portanúmeros, Montesa publicitaba orgullosa los títulos obtenidos por Carlos Mas.

NUEVA PARTE CICLO

Pero sin duda la gran novedad de la 360 H7 se encontraba en su chasis doble cuna en acero cromo molibdeno de gran rigidez, con el motor colocado en una posición más elevada –para compensar el menor recorrido de las suspensiones obligado por la FIM–, lo que unido al gran radio de giro conseguido, hacía de la H7 una moto pensada para trazar las cronometradas de una forma muy eficaz. Las suspensiones estaban totalmente renovadas, la horquilla delantera se confiaba a la nueva Marzocchi de eje avanzado con barras de 38 mm. de diámetro y 250 mm. de recorrido, aunque las primeras unidades equipaban aún la de eje centrado de 35 mm. de las anteriores H6. Los amortiguadores traseros los firmaba Betor con sus nuevos modelos de gas con botella incorporada y doble muelle, ofreciendo un recorrido de 320 mm. y resultando con ello una moto alta pero suave de suspensiones.

En el apartado de los frenos nos encontramos en las primeras unidades un nuevo tambor Montesa muy efectivo de 140 mm. mientras que el trasero era un poderoso Nagesti Assimetric de 150 mm., pasando al disco delantero en las últimas versiones. A partir de 1984, la H7 equipaba freno de disco delantero como opción, aunque para los poseedores de modelos anteriores, el concesionario Motos Trueba ofrecía un kit adaptable, similar al que monta esta unidad

En el motor, las novedades más importantes se encontraban en una nueva distribución con cinco tránsfers, una caja de cambios más cerrada con seis marchas, una nueva caja de filtro y un escape tipo bufanda similar al de la 250. El silenciador cilíndrico sustituía al de petaca de las primeras versiones.  

La 360 H7 se mantuvo en catálogo hasta 1987, año en que Honda, propietaria ya de Montesa, decidió mantener la marca centrada solo en los modelos de trial.

 

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...